Cristo preserva Su Iglesia

SÓLO PARA CATÓLICOS

Agosto 2017

Por Joe Mizzi

iglesiacolumna

La Iglesia Católica Romana es antigua… hasta pueden “rastrear” su evolución todo el camino de regreso a los tiempos de los apóstoles. Sin embargo, la edad por sí misma no es el criterio para identificar a las verdaderas iglesias de Cristo. Una iglesia puede comenzar bien, pero luego puede degenerar y convertirse en apóstata a través de los años. La prueba ácida de cualquier individuo o comunidad es la fidelidad a la enseñanza de Cristo:

Entonces dijo Jesús a los judíos que habían creído en Él: Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:31, 32).

La importancia central es la VERDAD. De menor importancia es la ANTIGÜEDAD de una institución. De hecho, desde el punto de vista católico romano, el problema con los Protestantes no es tanto que se ramifiquen en la Iglesia Católica en el siglo XVI (después de todo, la rama todavía está orgánicamente conectada a las raíces). La principal acusación contra los protestantes es que han excluido ciertas creencias apostólicas e incluyeron novedades no-apostólicas.

Desde la perspectiva Protestante, la Reforma fue un proceso de eliminación de ciertas tradiciones humanas que se habían introducido en la iglesia post-apostólica y restaurar a la prominencia las verdades que habían sido ignoradas, como la centralidad de la Escritura y la salvación por gracia a través de la fe.

Por otra parte, Roma no puede justificar su posición apelando a su antigüedad. Como los Protestantes, Roma debe probar que sus doctrinas son apostólicas. Siempre hay una tendencia a la decadencia en cualquier iglesia u organización. El hecho de que sea más antigua significa que hubo más tiempo y oportunidad para el deterioro y la introducción de tradiciones humanas.

La Iglesia Romana es vieja, pero más vieja todavía es el Judaísmo. Sin embargo, el Judaísmo es una religión falsa. Hubo un tiempo en que los judíos eran el pueblo de Dios, pero como retorcieron el mensaje de las Escrituras por sus tradiciones y rechazaron al Mesías prometido, han sido apartados. Sin embargo, Dios siempre tuvo un remanente según la elección de Su gracia entre la nación apóstata. Ellos creen. Ellos son parte del verdadero Israel de Dios. Debe ser lo mismo entre los cristianos profesos en la era del Nuevo Testamento.

Abro los libros de historia para buscar a la Esposa virgen de Cristo. Estoy consternado cuando leo cuántos cristianos profesantes negaron la Deidad del Señor Jesús durante la controversia arriana. Me sorprende encontrar las semillas de las herejías condenables ya presentes en la iglesia apostólica y primitiva. Ya en el siglo II algunos cristianos se habían apartado del Evangelio y abrazaban falsas doctrinas como el Purgatorio. Más tarde, otros aprobaron la creación y la reverencia ante las imágenes esculpidas, contrariamente al mandamiento de Dios. Me preocupa cuando leo acerca de los donatistas en África del Norte que fueron perseguidos por los católicos, no debido a alguna herejía, sino simplemente porque mantuvieron una norma diferente sobre el gobierno de la iglesia. A la iglesia se le dio la Palabra, la Espada del Espíritu, para extender el reino de Cristo sobre la Tierra. Sin embargo, la iglesia dejó sus armas espirituales y tomó la espada para matar y matar a los musulmanes en una serie de cruzadas sangrientas para recuperar la Tierra Santa. Lloro cuando leo acerca de la profunda ignorancia de la Palabra de Dios entre el pueblo de Dios y la superstición que los esclavizó. Busco la santidad en las vidas de los líderes, pero en vez de eso hay a menudo suciedad, corrupción y vergüenza. Busco la iglesia predicando el Evangelio y persuadiendo al hombre, pero leí sobre las torturas de la Inquisición española y romana.

Sin embargo, incluso en esos momentos más oscuros, Dios envió preciosos rayos de luz: personas piadosas como Waldo, Savonarola, Wycliffe y Huss. En los desiertos más secos hay oasis de agua dulce y vida. Siempre había verdaderos cristianos genuinos, tanto dentro de las iglesias de Oriente como de Occidente, y fuera, como los valdenses. Porque Cristo prometió que construiría su Iglesia y que las puertas del infierno nunca prevalecerán contra ella.

iglesiasentada

Dios no ha desechado a Su pueblo que antes conoció. ¿O no sabéis lo que dice la Escritura de Elías, cómo suplica a Dios contra Israel, diciendo: “Dios no ha desechado a su pueblo, al cual antes conoció. ¿O no sabéis qué dice la Escritura de Elías, cómo hablando con Dios contra Israel dice: Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han destruido, y sólo yo he quedado, y traman contra mi vida? Pero, ¿qué le dice la respuesta divina? Me he reservado siete mil varones, que no han doblado la rodilla ante Baal. Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido según la elección de gracia”. Aun así, en este tiempo presente hay un remanente según la elección de la gracia (Romanos 11:2-5).
Hay cristianos genuinos e iglesias genuinas hoy también. Son reconocidos por su obediencia a la verdad del Evangelio.

***

Copyright © 2000 – 2017 Dr Joseph Mizzi, Sólo para Católicos

Citas bíblicas: Versión Reina-Valera-Gómez 2010

Traducción: Alexis “El Broder” Rodríguez

Anuncios

Un pensamiento en “Cristo preserva Su Iglesia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s