Por el bien de la misericordia

MARK CAHILL E-NEWSLETTER

Octubre 2016

Por Mark Cahill

mchabla

2 Crónicas 33:1-25

1 Doce años [tenía] Manasés cuando comenzó a reinar, y cincuenta y cinco años reinó en Jerusalén.
2 Mas hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a las abominaciones de las naciones que había echado Jehová delante de los hijos de Israel:
3 Porque él reedificó los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a los Baales, e hizo imágenes de Asera, y adoró a todo el ejército del cielo, y les sirvió.
4 Edificó también altares en la casa de Jehová, de la cual había dicho Jehová: En Jerusalén será mi nombre perpetuamente.
5 Edificó asimismo altares a todo el ejército del cielo en los dos atrios de la casa de Jehová.
6 Y pasó sus hijos por fuego en el valle del hijo de Hinom; y observaba los tiempos, miraba en agüeros, era dado a adivinaciones, y consultaba adivinos y encantadores; hizo mucho mal ante los ojos de Jehová, provocándole a ira.
7 Además de esto puso una imagen de fundición que hizo, en la casa de Dios, de la cual había dicho Dios a David y a Salomón su hijo: En esta casa y en Jerusalén, la cual yo elegí sobre todas las tribus de Israel, pondré mi nombre para siempre;
8 y nunca más quitaré el pie de Israel de la tierra que yo entregué a vuestros padres, a condición que guarden y hagan todas las cosas que yo les he mandado, toda la ley, estatutos, y ordenanzas, por mano de Moisés.
9 Y Manasés hizo que Judá y los moradores de Jerusalén se desviaran, para hacer más mal que las naciones que Jehová destruyó delante de los hijos de Israel.
10 Y habló Jehová a Manasés y a su pueblo, pero ellos no escucharon;
11 por lo cual Jehová trajo contra ellos los generales del ejército del rey de los asirios, los cuales aprisionaron con grillos a Manasés, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia.
12 Mas luego que fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres.
13 Y habiendo orado a Él, fue atendido de Él, pues oyó su oración, y lo volvió a Jerusalén, a su reino. Entonces conoció Manasés que Jehová [era] Dios.
14 Después de esto edificó el muro de afuera de la ciudad de David, al occidente de Gihón, en el valle, hasta la entrada de la puerta del Pescado, y amuralló Ofel, y levantó [el muro] muy alto; y puso capitanes del ejército en todas las ciudades fortificadas de Judá.
15 También quitó los dioses ajenos, y sacó el ídolo de la casa de Jehová, y todos los altares que había edificado en el monte de la casa de Jehová y en Jerusalén, y [los] echó fuera de la ciudad.
16 Reparó luego el altar de Jehová, y sacrificó sobre él sacrificios de ofrendas de paz y de alabanza; y mandó a Judá que sirviesen a Jehová Dios de Israel.
17 Pero el pueblo aún sacrificaba en los lugares altos, [aunque] sólo a Jehová su Dios.
18 Lo demás de los hechos de Manasés, y su oración a su Dios, y las palabras de los videntes que le hablaron en nombre de Jehová el Dios de Israel, he aquí todo [está] escrito en los hechos de los reyes de Israel.
19 Su oración también, y cómo fue oído, todos sus pecados, y su prevaricación, los lugares donde edificó lugares altos y había puesto imágenes de Asera e ídolos antes que se humillase, he aquí estas cosas [están] escritas en las palabras de los videntes.
20 Y durmió Manasés con sus padres, y lo sepultaron en su casa; y reinó en su lugar Amón su hijo.
21 Veintidós años [tenía] Amón cuando comenzó a reinar, y dos años reinó en Jerusalén.
22 E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, como había hecho Manasés su padre: porque a todos los ídolos que su padre Manasés había hecho, sacrificó y sirvió Amón.
23 Pero nunca se humilló delante de Jehová, como se humilló Manasés su padre; antes bien Amón aumentó el pecado.
24 Y conspiraron contra él sus siervos, y lo mataron en su casa.
25 Mas el pueblo de la tierra hirió a todos los que habían conspirado contra el rey Amón; y el pueblo de la tierra puso por rey en su lugar a Josías su hijo.

Al leer acerca de la vida de Manasés, te das cuenta de que realmente cometió un gran pecado. Era tan grande que causó que Dios se moviera en gran manera. Pero a través de todas esas circunstancias, Dios estaba tratando de conseguir que Manasés se arrepintiera y volviera a Él.

Una cosa que realmente me impactó cuando estaba leyendo este capítulo de la Biblia fue el humilde y contrito espíritu de Manasés. Dios quería su atención. Manasés básicamente tenía su propia agenda. Así que Dios hizo algo para llamar su atención.

Siempre recuerda que cuando Dios hace algo como esto, es Su lado amoroso, cariñoso y misericordioso el que sale. Eso es lo que Él es. Este es el tipo de amor que Él tiene por Manasés y por todos los que Él ha creado. Él sabe que cuando la gente camina y vive arrogante o orgullosamente, a veces tiene que soltar el martillo para llamar su atención.

Dios trajo un ejército entero contra Manasés. Cuando ves la guerra o el desastre que sucede en un país, ¿te preguntas siempre si Dios está permitiendo que ocurra para conseguir la atención del rey y de la gente de esa nación? ¿Alguna vez te has preguntado si Dios podría estar causando que algunas de estas mismas cosas ocurrieran hoy por las mismas razones?

Pero yo amo, y Dios ama, la respuesta de Manasés en el versículo 12: “Mas luego que fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres”.

Cuando vienes al Padre en humildad, siempre es la actitud que Él busca. Es la razón por la que estaba tratando de llamar su atención en primer lugar.

Estaba en Atlanta testificando en un concierto de Kanye West hace unas pocas semanas. Este chico no quería tomar un tratado de mí. Tuvimos una breve discusión. Le hice saber que necesitaba acertar con Jesús. Me miró, señaló el lugar del concierto y dijo: “Yeezus”. Ese es el nombre de uno de los álbumes de Kanye, que es una obra de su sobrenombre Yeezy. Básicamente, es una burla del nombre de Cristo, que es una burla de la vida de Cristo, también. Le dije: “Jesús”. Él entonces respondió, “Yeezus”, mientras señalaba de nuevo al lugar. Esto ocurrió tres veces. Ese tipo está muy cerca de convertirse en cristiano. Todo lo que tiene que hacer es humillarse y llegar al verdadero Jesús.

Kanye también está cerca de convertirse en un cristiano, también. Todo lo que tiene que hacer es llegar humildemente a la cruz de Cristo y darse cuenta de su error de compararse con el Rey de Reyes. ¿Hará eso o seguirá el camino de Tupac Shakur y Biggie Smalls?

Estaba obteniendo mi coche de alquiler en el aeropuerto de Baltimore el otro día. Cuando fui a conducir y salir, ¡había un carril con tres coches en él y un carril sin nadie! Bueno, esta es una decisión fácil de tomar! Oro por las personas que conozco durante mis viajes, y también oro para ir a los cajeros correctos para conocer a la gente adecuada allí, también.

Mientras conducía, Avery me saludó y le dije: “Si no fuera por esos picos grandes de allí, ¡sería mucho más fácil robar este coche!”. Ella me miró y dijo, “Tenemos problemas mucho más grandes que robar en este mundo”. Entonces dije:”¿Cuál sería uno de ellos?”. Ella me dijo: “Racismo”. Después de escuchar eso, ¡supe que íbamos a tener una buena conversación!

No retrocedo ni huyo de discusiones como éstas. Sí, pueden ser un poco polémicas a veces. Sí, las emociones pueden subir un poco de calor. Pero estos son también los momentos en que la verdad puede ponerse en la mesa para que la gente piense.

Le dije: “Yo diría que ‘no robarás’ es un problema mucho mayor que el racismo en nuestro país. Bien, ¿por qué dices eso?”.

Ella se abrió y compartió mucho. Fue un muy agradable y muy amable dar y tomar. Dijo que fue parada una vez, y el oficial le dijo que la única razón por la que él la detuvo era porque ella era negra. Si ocurrió ese incidente, que no tengo motivos para pensar que no lo hiciera, entonces no era más que racismo. No había sido una experiencia divertida para pasar.

Así que miré a Avery y le dije: “¿Recuerdas cuando eras niña cuando bajabas las escaleras la mañana de Navidad y doblabas la esquina y veías el árbol, los adornos y los paquetes? ¿No te gustó cuando todos los adornos, paquetes y todo no tenían exactamente el mismo color?”.

Ella tenía esta mirada extraña en su rostro. Ella dijo: “No”. dije, “No”. Entonces continué: “Lo que amábamos en la mañana de Navidad estaba dando vuelta a la esquina y viendo la amplia gama y la explosión de colores de todo el espectro. Nuestros ojos empapados en toda esa belleza en esa mañana. Pero de repente, cuando Dios envuelve a la gente en diferentes paquetes de colores, parece que nos desviamos de ella”.

Ella me miró humildemente y respondió: “Esa es la mejor analogía que he escuchado en mi vida”.

Así como charlamos (¡¡No había coches en mi carril!!) sobre Cristo, le di un poco de literatura para leer y un buen consejo. Entonces la miré y le dije: “Avery, nunca olvides que la Biblia dice que has sido hecha a la imagen de Dios (Génesis 1:26: ‘Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree sobre los peces del mar, sobre las aves de los cielos, sobre las bestias, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra’)”.

“La Biblia dice, Avery, que estabas unida, pieza por pieza, en el vientre de tu madre. Jeremías 1:5: ‘Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que salieses de la matriz te santifiqué, [y] te di por profeta a las naciones’).”

“¿Y sabías que la Biblia dice que eres temerosa y maravillosamente hecha a los ojos de Dios Todopoderoso? (Salmo 139:14: ‘Porque tú formaste mis riñones; me cubriste en el vientre de mi madre’).”

“Y, Avery, si alguien te dice algo diferente, está 100% equivocado; y no te olvides nunca de eso.”

Ella me miró con sinceridad y dijo, “Gracias”. ¡Y me fui a disfrutar de algún tiempo en el tráfico de Baltimore!

Nunca olvidaré a Avery ni esa mirada en su rostro al final de nuestra conversación. Sólo otra de esas citas divinas que Dios tiene para nosotros mientras caminamos por la vida.

Salmo 51:17:

“Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.”

Isaías 57:15:

“Porque así dice el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.”

Isaías 66:2:

“Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que [es] pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.”

Miqueas 7:18:

“¿Qué Dios como tú, que perdonas la maldad, y olvidas el pecado del resto de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque es amador de misericordia.”

Dios se complace en mostrar misericordia, ya sea a un Manasés, o una Avery, o alguien como yo y tú. ¡Alabado sea el Señor!

Hasta que las redes estén llenas,

Mark Cahill

mcindigena

¡Cada persona de cada lengua, tribu, clan, familia y nación necesita escuchar el Evangelio!

Tomado de la página Mark Cahill Ministries

Traducción: Alexis “El Broder” Rodríguez

Anuncios

Un pensamiento en “Por el bien de la misericordia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s