Mi paz os doy

SÓLO PARA CATÓLICOS

Enero 2016

Joe Mizzi

mar

La paz que Cristo nos da es genuina y duradera, la paz del mundo es poco profunda y de corta duración.

Jesús no vino al mundo para traer la estabilidad política entre las naciones. A pesar de todos los esfuerzos y los tratados de paz, la humanidad nunca ha encontrado paz. El mundo que rechaza al Príncipe de la paz está destinado a vivir sin paz. Hubo guerras en el pasado, hay guerras hoy, y continuarán hasta el fin. Ya se trate de conflictos dentro de las familias o de hostilidades entre naciones, culturas y religiones, no habrá fin a los conflictos, siempre y cuando el pecado, los celos y el odio sigan reinando en el corazón humano.

Los discípulos de Cristo no están exentos de problemas. A menudo se encuentran enredados en conflictos a pesar de que hacen todo lo posible por vivir en paz con todos los hombres. Por otra parte, también sufren a causa de su fidelidad a Cristo. Pasó Su vida haciendo el bien a todos, y sin embargo, fue odiado y crucificado porque expone el pecado y la hipocresía del mundo. Puesto que los cristianos llevan su nombre, no pueden esperar ser tratados mejor que su Maestro. Así como el mundo rechazó a Jesús, también perseguirá a Sus discípulos. La paz de Cristo no es sin duda unas vacaciones agradables en esta tierra rebelde.

¿Cuál es entonces la paz que Cristo da? En primer lugar, el Señor Jesús vino a reconciliar al hombre con Dios. La paz de Dios con la humanidad es la necesidad más apremiante y urgente. ¡El pecado nos hace enemigos de Dios! A menos que nos alejemos del pecado, no tenemos nada que esperar a excepción de Su ira y condenación. Jesús trajo la reconciliación con Su muerte en la cruz. Todos los que creen en Él son justificados, bien con Dios, y por lo tanto en paz con Su Creador.

Además de la paz con Dios, el Señor Jesús da a Sus discípulos la paz de Dios. Jesús les enseña a intercambiar sus ansiedades y preocupaciones con oraciones y una confianza infantil en Dios, su Padre amoroso, que tiene un control perfecto de todas las cosas. ¿Por qué deberían preocuparse cuando Dios se hace cargo de ellos? Dios no siempre calma la tempestad que les rodea, pero calma sus corazones y les concede una paz interior que sobrepasa todo entendimiento.

Los discípulos de Jesús pueden afrontar el futuro con confianza, porque conocen que les depara un futuro con su Todopoderoso, Soberano y con las manos llenas de gracia. Ellos están seguros de que el Señor va a cumplir Su Palabra. El último capítulo de su historia es feliz porque el Señor Jesús les llevará a la paz eterna en la casa de Su padre, tal como lo ha prometido.

***

Copyright © 2000 – 2016 Dr Joseph Mizzi, Sólo para Católicos

Traducción: Alexis “El Broder” Rodríguez

Citas bíblicas: Versión Reina-Valera-Gómez 2010

Recomendamos dar a conocer este artículo

Un pensamiento en “Mi paz os doy

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s