El Camino al Padre

SÓLO PARA CATÓLICOS

Diciembre 2015

Joe Mizzi

SpCdic15

El Señor Jesús nos dijo claramente cuál debe ser el propósito de nuestra vida. Él dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). Nuestro objetivo final debe ser cumplir con el Padre, ahora y por la eternidad. Fuimos creados para conocerlo y glorificarlo, para experimentar Su amor y ser cautivado por Su majestuosa belleza.

Jesús también nos dijo cómo llegar a nuestra meta. “Yo soy el camino”, dijo. Podemos acercarnos al Padre por medio del Hijo, que ha bajado del Cielo para este fin.

Jesús insiste en que sólo Él es el camino. Ninguna persona será jamás bien recibida por Dios excepto por medio de Su Hijo. Tal exclusividad taladra en los oídos de la sociedad moderna. El místico del siglo XIX, Ramakrishna Paramahamsa, expresó el sentimiento de nuestra propia cultura. Él dice que hay varias maneras de ir a Dios, así como “un hombre puede alcanzar el techo de una casa por una escalera de piedra o una escalera de cuerda o una cuerda o incluso por una caña de bambú”. La mayoría de la gente hoy en día cree que todas las religiones, en última instancia conducen a Dios.

Ramakrishna pudo tener éxito en subir a la parte superior del techo con una cuerda. Allí se reuniría con muchas otras personas con ideas afines, tan religiosas como él. Pero seamos honestos: ¿iba a encontrarse con Dios? El Creador y Gobernador de todas las cosas no vive en una azotea; el Dios Todopoderoso mora en los cielos en luz inaccesible. Sólo un puente cubre la distancia infinita entre la criatura y el Creador, entre el pecador y un Dios tres veces santo. El puente es Jesucristo, el único mediador designado por el mismo Padre. “Nadie viene al Padre, sino por mí”.

Abraham, David, María la madre de Jesús, la mujer arrepentida que lavó Sus pies con sus lágrimas, el malhechor crucificado a Su lado, los apóstoles Pedro y Pablo, junto con todos los otros santos, están en el Cielo en comunión gozosa con Dios, a través del Señor Jesús. Si honestamente deseamos unirnos a su compañía en la felicidad eterna tenemos que, como ellos, encomendarnos al Señor Jesús y tratar de convertirnos en Sus discípulos.

Jesús es el camino, porque Él es el Hijo único de Dios, la imagen del Dios invisible. Cuando uno de los apóstoles le pidió que les mostrara al Padre, Jesús respondió: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Juan 14: 9). En otra parte, declaró: “Nadie conoce al Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quisiere revelar” (Mateo 11:27).

Por otra parte, Jesús es el camino al Padre porque Él llevó el pecado que separa al hombre de Dios. El Hijo eterno se hizo hombre para que pudiera ofrecerse a Sí mismo como una ofrenda por el pecado. Él limpia a Su pueblo de toda iniquidad y nos califica para acercarnos a la luz de la gloria de Dios Padre.

Señor Jesús, hasta ahora he vagado en las tinieblas; Estoy perdido y no sé a dónde voy. No puedo depender de la sabiduría, religiones o sistemas de filosofía artificiales humanos. Guíame al Padre, Señor Jesús, porque sólo tú eres el camino hacia él.

***

Copyright © 2000 – 2015 Dr Joseph Mizzi, Sólo para Católicos

Traducción: Alexis “El Broder” Rodríguez

Citas bíblicas: Versión Reina-Valera-Gómez 2010

Recomendamos dar a conocer este artículo

Un pensamiento en “El Camino al Padre

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s