En un cerrar de ojos

MARK CAHILL E-NEWSLETTER

Septiembre 2015

MarkCahillPortrait

Eventos graves parecen estar ocurriendo a un ritmo increíble en este momento. La gente puede estar aquí en un momento y en la eternidad en el siguiente.

De hecho, podrías estar haciendo una entrevista por la mañana para la televisión; y poco después, estás a punto de conocer a su Creador.

reporter-and-gunman-185x300

Santiago 4:14,

“Cuando no sabéis lo que [será] mañana. Porque, ¿qué [es] vuestra vida? Ciertamente es un vapor que aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.”

La vida podría estar tan mal en tu propio país que decides convertirte en un refugiado. Es posible que planees tomar a tus hijos e irse, pero no tienes ni idea de que hoy será el día en que la eternidad está mirando a alguien que amas en la cara.

boy-dead-on-shore-300x233

Salmo 144:4,

“El hombre es semejante a la vanidad: Sus días son como la sombra que pasa.”

Conduje detrás de un camión, el otro día, y éste tenía una gran foto de un chico; y decía: “En memoria de…”. Por lo tanto, en el siguiente semáforo, me detuve al lado del chico. Él bajó la ventanilla. Yo dije: “Yo vi la pegatina de Patrick Brownlee en la parte posterior de tu camión. ¿Él nació de nuevo? ¿Era él salvo?”. El hombre me miró y dijo que él lo era. Pero entonces, las lágrimas salieron de sus ojos. Patrick era su hermano gemelo. Nacieron con tres minutos de diferencia. Patrick tenía 45 años cuando murió.

Él me dijo, a través de la ventana, que temprano en la mañana del día en que su hermano murió, él sintió en lo profundo de su espíritu de que algo no estaba bien. Luego, más tarde, ese día recibió la llamada de su madre de que su hermano había muerto. Cuando se enteró del tiempo de la muerte de su hermano, se dio cuenta que era el mismo momento exacto en que el sentimiento se había apoderado de él esa mañana.

Le lancé un libro a través de la ventana y lo animé; y entonces la luz se puso verde y nos separamos.

Salmo 102:11,

“Mis días son como la sombra que se va; y me he secado como la hierba.”

Llevé a mi madre al oculista, el otro día. Empezamos a hablar con Julie en la sala de espera. Le encanta leer, y ella ha estado estudiando otras religiones. Ella cree que cuando ella muera hay un Cielo, un Infierno, y un Purgatorio. Tuvimos una charla fascinante. Ella estaba intrigada con el sacrificio de sangre perfecto que Jesús proveyó para nosotros. Ahora tiene dos libros en sus manos que ella dijo que tiene la intención de leer. Sé que su encuentro con Dios viene, y vendrá rápidamente. Me alegro de que me importara su alma ese día.

2 Corintios 6:2,

“Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable, he aquí ahora el día de salvación.”

Mamá tenía hambre después de que le quitaran las vendas de los ojos. ¡¡¿No todas las mamás siempre tienen hambre?!! Así que la llevé a almorzar. Acabamos comprando las comidas de los cuatro chicos sentados en la mesa de al lado. Un hombre mayor me miró y me dijo que estaba en un viaje fuera de O’Hare un día. Él tuvo que volar en espera; y, finalmente, después de una pausa de cuatro vuelos, salió. En el avión, se sentó al lado de un hombre que lo miró y dijo: “Me alegro de que hizo la cita”. El hombre de más edad no tenía ni idea de lo que estaba hablando. Entonces el tipo le dijo al hombre de más edad que su madre había estado orando por él y que nadie puede estar bien con Dios a causa de su madre. Debemos tener nuestra propia fe para estar bien con Dios. El hombre mayor estaba aturdido. Lo que el chico había dicho era verdad. ¡Entonces el anciano dijo que el chico se sentó junto a él durante todo el vuelo de avión y no le dijo ni una palabra más! ¡¡NO!! No te limites a sentarte! Habla acerca del pecado, habla sobre el arrepentimiento, habla acerca de la creencia, habla acerca de la fe, ¡y da la verdad! Eso es lo que el hombre necesita.

Salmo 39:5,

“He aquí diste a mis días término corto, y mi edad es como nada delante de ti: Ciertamente el hombre, aun en su mejor estado, es completa vanidad. (Selah).”

Hemos recibido este correo electrónico en el ministerio de alguien que leyó el folleto One second after you… (“Un segundo después que tú…”):

“Encontré esto en la acera de camino a almorzar. ¿Te das cuenta de lo deshonesto que es? Sospecho lo que haces. Está lleno de falsedad, medias verdades y manipulaciones. Si eso es lo que se necesita para “salvar almas”, trabajas para un Dios lamentable. Vergonzoso.”

Cualquiera de ustedes que por ahí lanzaron este folleto sobre el terreno, ¡¡gracias!! Un hombre lo leyó. Le hizo pensar. Le hizo pensar lo suficiente para bombardearnos con un correo electrónico.

Proverbios 27:1,

“No te jactes del día de mañana; porque no sabes qué traerá el día.”

2 Reyes 19:35,

“Y aconteció que la misma noche salió el ángel de Jehová, e hirió en el campamento de los asirios ciento ochenta y cinco mil; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí, todo [era] cuerpos de muertos.”

La vida puede convertirse en una moneda de diez centavos. Ciento ochenta y cinco mil soldados en el ejército de Senaquerib pensaban que tenían más días de vida, pero todos ellos pasaron a la eternidad esa noche.

2 Crónicas 35:23,

“Y los arqueros tiraron al rey Josías flechas; y dijo el rey a sus siervos: Quitadme de aquí, porque estoy herido gravemente.”

Josías no sabía que era su día para conocer a nuestro Señor, pero lo fue.

¿Qué pasaría si quisieras entrenar en lo más difícil de tu deporte favorito? ¿Y si tu sueño está a punto de convertirse en una pesadilla y ni siquiera lo sabes?

Olympic-village-300x233

2 Samuel 14:14,

“Porque de cierto morimos, y [somos] como aguas derramadas en la tierra, que no pueden volver a recogerse; y Dios no hace acepción de personas, sino que provee los medios para que su desterrado no quede alejado de Él.”

¿Qué pasaría si decides ir a la boda de un amigo y tener un tiempo maravilloso? ¿Qué pasa si la eternidad te estará mirando a la cara, y no lo sabes?

Salmo 78:39,

“Y se acordó de que [eran] carne; soplo que va y no vuelve.”

La vida puede cambiar en un cerrar de ojos. Literalmente, en un minuto de Nueva York. En un instante. La muerte nos puede tomar por sorpresa.

No queremos que la eternidad tome a nadie por sorpresa. ¿Estás listo para conocer al Rey? ¿Estás consiguiendo que otros estén listos para el Día del Juicio? Mantén tus ojos abiertos. Las cosas que nos rodean están sucediendo a un ritmo rápido. Vida. Muerte. Eternidad. ¡Fíjate! ¡¡Nuestra redención está cerca!!

Romanos 13:11-14,

“Y esto, conociendo el tiempo, que ya [es] hora de despertarnos del sueño; porque ahora [está] más cerca nuestra salvación que cuando creímos. La noche está avanzada, y el día está por llegar; desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz. Andemos honestamente, como de día; no en desenfrenos y borracheras; no en lujurias y lascivias, ni en contiendas y envidias. Mas vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para [satisfacer] los deseos de la carne.”

Hasta que las redes estén llenas,

Mark Cahill

***

Instrucciones: ¡Las Buenas Noticias de Jesús son aún mejores cuando se comparten! Te animamos a compartir este artículo con tus amigos y familiares.

Traducción: Alexis “El Broder” Rodríguez

Citas Bíblicas: Versión Reina-Valera-Gómez 2010

Un pensamiento en “En un cerrar de ojos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s