Los tratados funcionan… En las prisiones y en las calles

GRITO DE BATALLA

Mayo/Junio 2015

¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, porque os digo la verdad? (Gálatas 4:16 RVG)

algo_pequeno_es_grande

Descarga gratis esta historia de victoria en evangelismo

 

Prisiones mexicanas:
El misionero Eric Brockhoff sigue dando tratados al ministerio de prisión en México. Su plan ha funcionado maravillosamente bien. Los equipos de cristianos locales están siendo bienvenidos una vez por semana ya que traen en cajas bolsas de golosinas de nueces de alta calidad, dulces y tratados. Algunas de las cárceles ya tienen pequeños grupos de creyentes. “Los tratados son muy bien recibidos, fortalecen a los cristianos que están ya allí en su intento de difundir la Palabra entre los otros presos”, dice Brockhoff.

Brockhoff se ha asociado con los pastores locales para ampliar al mayor número de cárceles diferentes como sea posible. Al frente de la divulgación el pastor Alonzo, que es un veterano del evangelio, después de haber guiado a la plantación de 13 congregaciones de la iglesia local. “Dios nos ha dado el favor de las autoridades para que las prisiones hayan dado la bienvenida a los equipos y muchos de los funcionarios de prisiones también han respondido al evangelio”, informa.

Calles de Sudáfrica:
El misionero Mike Fleuch escribe desde Sudáfrica que él está entrenando a otros trabajadores en evangelismo en las calles mediante tratados evangelísticos como parte de la divulgación. Dios ha bendecido a sus esfuerzos, casi 200 asisten a los servicios de domingo por la mañana y de la tarde. Combina efectivamente tratados, predicación en la calle y videos de discipulado en el crecimiento de los cristianos emocionados, con ganas de evangelizar y plantar nuevas congregaciones.

Él está empezando un tercer año de entrenamiento de la Escuela Bíblica de una visión de “ver iglesias plantadas arriba y abajo en este país que creen en la Biblia”. Él, como otros misioneros, han descubierto que la saturación de una comunidad con tratados evangelísticos y evangelismo en las calles obtendrá la atención de suficientes personas “que tienen oídos para oír” para iniciar una joven congregación. Los tratados se convierten en una parte importante de la mezcla, por tanto proporcionan instrucción básica en el evangelio y es fácil para los nuevos creyentes testificar.

Los tratados se convierten también en un primer comprador de la atención. Los que responden a la semilla plantada por los tratados son objeto de seguimiento con videos de capacitación y cursos bíblicos. Fleuch dice que sus servicios de adoración han crecido requiriendo más sillas y espacio. Muchos de los que asisten a “mega-iglesias” locales no están expuestos a ganar almas, pero algunos están descubriendo la alegría de ser testigo de la calle mediante el aprendizaje del ministerio de Fleuch.

Él relata cómo un grupo fue introducido a ganar almas en público: “Para las próximas tres horas, paramos a cada alma que pudimos. Después de predicar a un chico por un tiempo, empecé a alejarme cuando vi una mirada de terror en su rostro. Le pregunté si estaba bien, a lo que respondió: “¡No! ¿Qué pasa si yo muriera esta noche; yo no iría al Cielo!”. Unos momentos más tarde ese joven inclinó la cabeza y le pidió a Jesucristo que lo salvara del infierno.

“¡El grupo que estaba observando se sorprendió! Nunca habían visto a alguien ser salvo antes. Esa noche se llevó a cabo tres horas de sesiones de P&R (Preguntas y Respuestas) de la Biblia, asistieron a ese grupo 15 personas. Al día siguiente, nos dirigimos de nuevo a las calles para otras tres horas. En esta ocasión, nuestro grupo había crecido a seis personas. Iban hacia arriba y abajo por las calles repartiendo folletos y hablando con la gente.”

Esto es típico de los misioneros que han encontrado el valor de los tratados Chick como primer cebo en la pesca de almas. Dios ha permitido que Chick Publications traduzca folletos en más de 100 idiomas y mantiene equipos de impresión capaz de producir cientos de miles de tratados en un plazo muy corto.

Como misioneros están descubriendo esta fuente conveniente del evangelio, la demanda en el Fondo Misión Chick está aumentando. Si deseas ayudar, consulta la siguiente información.

***

Muchos cristianos quieren ofrecer tratados Chick a los misioneros.

¡Podemos ayudar!

A pesar de que no estamos estructurados legalmente como una organización sin fines de lucro, y por lo tanto no podemos dar recibos deducibles de impuestos, definitivamente sabemos cómo poner la literatura en las manos de los misioneros. A menudo nos escriben preguntando si alguien puede ayudarles a conseguir tratados Chick.

Frecuentemente recibimos solicitudes de los misioneros que necesitan tu ayuda. Sólo en los últimos meses, envíos se han previsto a:

Israel Bulgaria Hong Kong Filipinas India
Zimbabwe República Checa Zambia Tailandia
Italia China Pakistán Puerto Rico Brasil
Nigeria Fiji Ucrania República Dominicana
Alemania Honduras Colombia Sudáfrica Taiwán
Costa Rica Guatemala México Polonia

Si deseas ayudar para extender las manos de un misionero, por favor envía tu donación a:

Chick Missions Fund
Chick Publications
PO Box 3500
Ontario, CA 91761

100% de los fondos que envías al Fondo Misión Chick se utilizan para enviar literatura a los misioneros. Recibimos solicitudes todo el tiempo de misioneros que necesitan ayuda. Si tienes alguna pregunta, nos puedes llamar [en inglés] al (909) 987-0771 o enviarnos un email a postmaster@chick.com.

***

Bolsa de correo de Chick

El mes pasado aproveché su venta de 1000 La tumba vacía. No tenía ni idea de cómo iba a repartir tantos tratados. ¡Parecía imposible! Bueno, nuestra comunidad tiene un evento llamado el Sabor de Forsyth. Decidí pasar tratados en ese evento. Confieso que estaba más que atemorizado por ser arrestado o ser objeto de malos tratos por parte del público. También yo estaba solo ya que nadie de mi iglesia me ayudaría. Estoy feliz de informar que los tratados fueron bien recibidos, no me molestó la policía, y hasta donde yo sé no hay tratados descartados. En el evento muchos me preguntaron a qué iglesia asistía y estoy seguro que me van a visitar.
F.B., E-mail

Sólo quería compartir con ustedes, que les hice un pedido hace una o dos semanas, de 1000 tratados La tumba vacía, y alrededor de 7 ¿Creador o mentiroso? (Los pedí principalmente por las profecías en ellos). Bueno, para no hacer el cuento largo. Le di un par de ¿Creador o mentiroso? a mi hijo, y luego se lo dio un a su viejo amigo de 58 años, Henry, con el que había estado hablando, trabajando y orando por, desde hace mucho tiempo. Henry confió en Jesús como su Salvador a través de ese tratado. Dijo que había estado “pensando en eso desde hace mucho tiempo, y se dio cuenta de lo simple que la salvación es en realidad”. ¡Alabado sea el Señor! ¡Fue un gran estímulo!
M.S., E-mail

 

Un mensaje de Jack Chick

Amados en Cristo,

Mi corazón está con los mil millones de católicos romanos preciosos atrapados en las garras de la gran ramera que se encuentra en Apocalipsis, capítulo 17.

Ellos tienen miedo de dejar este monstruo religioso que los controla desde el nacimiento hasta la muerte. Están atrapados en una red de tradiciones religiosas que no se mencionan en las Escrituras. Ahora están en las manos de un muy peligroso jesuita como su nuevo papa, que cree que es Dios en esta tierra –y los católicos romanos lo creen también.

Si una persona católica se salva y hace a Jesucristo su Salvador personal, la ramera lo condena por el pecado de presunción, una ley del Consejo de Trento. La mayoría van arrastrándose de nuevo a los brazos del monstruo. En la década de 1950, no se podía encontrar diciendo a un católico ser un “cristiano”, sino era siempre: “Yo moriré como un católico romano”. Ahora, todos ellos dicen ser “cristianos” desde el Concilio Vaticano II de 1960… ¡un nuevo rostro!

¿Pueden ser alcanzados con nuestros tratados evangelísticos? Puedes apostar que pueden. Recibí una carta de un soldado estadounidense que daba tratados cuando estaba estacionado en Alemania. Durante el mal tiempo, algunos coches y camiones se involucraron en un accidente terrible. Él llegó a la escena y comenzó a repartir folletos a los atrapados en el tráfico. Llegó a un coche que tenía tres monjas y entregó a cada una una copia de ¿Son cristianos los católicos? y siguió su camino.

Su casa estaba en Alemania y cuando le dieron licencia se alistó de nuevo. Unos años más tarde, en un torneo de tenis grande, dos señoras se acercaron a él diciendo emocionadas, “¿Nos recuerdas?”. Él dijo: “Lo siento, no lo sé”.

Ellas respondieron: “Nosotros fuimos las tres monjas a las que diste ¿Son cristianos los católicos? en el gran accidente. ¡¡¡Leimos los tratados y las tres fuimos salvadas!!! ¡Salimos de la Iglesia Católica Romana y estamos dando tratados, también!”

¡Amado, sí trabajan! Muchos ex-católicos romanos en el cielo te bendecirán por decirles la verdad.

Su hermano en Cristo,

Jack Chick

Un pensamiento en “Los tratados funcionan… En las prisiones y en las calles

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s