Iglesias, lo siguiente para los homoactivistas

GRITO DE BATALLA

Mayo/Junio 2015

¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, porque os digo la verdad? (Gálatas 4:16 RVG)

homoactivistas

Si la Corte Suprema de Estados Unidos este mes de junio concluye que nuestra Constitución contiene la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, sólo habrá una importante institución que no dejará de hablar la verdad: La iglesia que cree en la Biblia. Y la ira de los homoactivistas se centrará sobre nosotros.

La capitulación es casi completa. Uno por uno los gobiernos, estatales y locales, universidades y colegios, los protestantes de la línea principal, los jueces de todos los niveles, la Casa Blanca, las legislaturas… todos han cedido a los bullies homosexuales. Su marcha es bajo la bandera de la tolerancia, pero cuestionan su comportamiento y demuestran rápidamente que la tolerancia es una calle de sentido único. La aprobación completa es su único objetivo.

La violencia de su reacción instintiva fue evidente de forma temprana. En 1978, San Francisco aprobó una ordenanza contra la discriminación sexual para proteger la “orientación”. Poco después, una iglesia local encontró que su organista era un homosexual practicante. Incapaz de convencerlo de su pecado, lo despidieron. Él demandó, basado en la nueva ordenanza.

Pronto los medios agitaron la olla y el pastor y la iglesia fue inundada con llamadas obscenas, cartas que contenían pornografía, amenazas de muerte, y planes detallados para secuestrar, asaltar y asesinar a los hijos de los líderes de la iglesia.

homoactivistas2

El caso fue resuelto a favor de la iglesia, que sólo aumentó el acoso. Los manifestantes visitaron los servicios, rompiendo las Biblias, quebrando las ventanas, acechando alrededor del santuario. Este tipo de respuesta bullying ha estado debajo de la superficie desde entonces. Algunas otras iglesias han tenido experiencias similares en los últimos años, pero las homoactivistas han estado tan ocupados consolidando su control sobre las masas, que las iglesias han estado en su mayoría bajo su radar.

Ahora, el único foco de resistencia que les queda son los creyentes bíblicos. El columnista homosexual del New York Times, Frank Bruni, es aquel que está emitiendo la llamada contra nosotros: “Las iglesias cristianas deben ‘sacar la homosexualidad de la lista de pecados'”. Él dice que “la ciencia y el conocimiento” han avanzado, y se ha vuelto obsoleta la línea estándar de “… pasajes dispersos de textos antiguos” que apoyan la opinión de “gays, lesbianas y bisexuales como pecadores”.

Y esa llamada a la violencia está siendo escuchada. Apenas la semana pasada llegó el informe de dos iglesias en Carolina del Norte descaradamente destrozadas. En Jamestown, miembros de la iglesia Wesleyana encontraron ventanas rotas, letreros tirados y atascados en el radiador del autobús de la iglesia. El edificio había sufrido una lluvia de huevos, fue cubierto de papel higiénico y etiquetados con graffiti “Los gays están bien”, y “Dios te odia”. Al día siguiente, la Iglesia Bautista de la Gracia en Greensboro recibió un trato similar.

Los dos pastores respondieron a los ataques con un Sermón del Monte pidiendo perdón y diciendo que los vándalos estaban expresando el pecado que reside en todos nosotros. Sin embargo, había un sabor de “¿por qué nosotros?” en su respuesta. Esto tipifica la actitud de la cabeza en la arena de demasiados pastores que no pudieron ver esta ofensiva que viene en el camino.

Los homoactivistas han tenido éxito en la sustitución de la verdad bíblica de que la sodomía es una elección, con el mantra de que “nacen de esa manera”. El público cristiano compró la idea de que si a los pobres homosexuales se les daba espacio, el silencio haría lo suyo y todos nosotros podíamos coexistir en feliz libertad de religión.

Ese no es el carácter de los espíritus demoníacos que impulsaron a los hombres a la puerta de Lot, que rechazaron a las hijas de Lot y exigieron violar en grupo a los ángeles. La destrucción fue sólo la elección de Dios.

Para la iglesia de hoy, es el final del juego pero no debemos simplemente hacernos el muerto. El evangelio es todavía lo suficientemente potente como para transformar aún el corazón más duro. Los pastores deben levantarse de pie con valentía por el poder de la Verdad de Dios. Y los creyentes bíblicos de todo el mundo pueden saturar sus comunidades con tratados evangelísticos.

Ganadores de almas, algunos todavía pueden ser salvados “así como por fuego”. Tenemos mucho trabajo por hacer.

laciudaddepecado

Un pensamiento en “Iglesias, lo siguiente para los homoactivistas

  1. Líder homosexual llama para que las iglesias se vean obligadas a sacar la homosexualidad de la “lista de pecados”. Sus seguidores responden con ataques violentos.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s