“No dejes que tus hijos crezcan para ser rufianes”

MARK CAHILL E-NEWSLETTER

Diciembre 2014

MarkCahillPortrait

Lucas 2:11-19:

“Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Y esto os será por señal; hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente fue con el ángel una multitud de los ejércitos celestiales, que alababan a Dios, y decían: Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres. Y aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, que el Señor nos ha manifestado. Y vinieron aprisa, y hallaron a María, y a José, y al niño acostado en el pesebre. Y al verlo, hicieron notorio lo que les había sido dicho acerca del niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

¿Puedes imaginar lo que José y María estaban pensando al ver al niño acostado en el pesebre? ¿Qué pasaba por sus mentes? ¿Qué es todo eso que ella meditaba en su corazón?

Ustedes mamás y papás de aquí, ¿qué pasa por su cabeza cuando están sosteniendo ese niño nacido en el hospital o en casa? ¿Es gratitud a Dios por la oportunidad de criar a un guerrero de Jesucristo? ¿O piensan acerca de cuánto dinero este chico va a costar? ¿Están emocionados al momento en que reciben la primera llamada de un profesor porque el joven va mal en la escuela? ¿Se sientan allí y se abrazan y dicen: “¡No puedo esperar hasta que pueda ir a visitarlo en la cárcel!”.

¿Cómo le plantean a Jesús? ¿Qué le hicieron ellos al enseñarle como un hombre joven? En realidad, es bastante simple de entender:

Deuteronomio 6:4-9:

“Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es: Y amarás a Jehová tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón: Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes: Y las atarás por señal en tu mano, y estarán por frontales entre tus ojos: Y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus portadas.

Como pueden ver, ellos querían que su hijo sirviera al Dios Altísimo, por lo que se le enseñó todo sobre Él durante sus años más jóvenes. Tenían las promesas de Dios, pero todavía se aseguraban de que iba a salir bien en este mundo. Ahora sabemos que Jesús iba a salir bien, pero yo sólo que María y José también criaron a sus otros hijos de esta manera, también.

¿Alguna persona que esté un poco enferma y cansada de ver rufianes a través de nuestras pantallas de televisión todo el tiempo? Rufianes que roban en las tiendas; matones que atacan a la policía; rufianes que no tienen respeto por sus padres o por la ley. Tengo una pregunta simple: ¿Cuál fue su vida hogareña? ¿Cómo fueron criados? ¿Sus padres les dan el tratamiento de Deuteronomio 6? ¿Estaban incluso siendo criados por ambos padres en la misma casa?

Estás entrenando a tus hijos con preguntas sencillas como: “¿Qué oíste hoy en la escuela o en el trabajo que no era bíblico”,¿Qué has oído en la escuela o en el trabajo hoy que era bíblica”. ¿Mantienes esta formación pasando por sus cabezas? Deben pensar con una cosmovisión bíblica. Se está guardando y protegiendo sus corazones del mal que acecha en cada esquina y a veces justo en nuestras caras.

Es increíble cómo nos fijamos en nuestras computadoras y nuestros televisores, y vemos toda esta violencia, pero lo que la gente realmente quiere es la paz. Por cierto, eso no va a suceder. Estén siempre felices y emocionados cuando se tiene paz por todos lados durante las temporadas de sus vidas, porque eso es sólo por temporadas. No va a ser toda la vida.

Juan 16:33:

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Habrá un poco de falsa paz que vendrá en algún momento pronto, también.

1 Tesalonicenses 5:3:

“Que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer que da a luz; y no escaparán.”

La verdadera paz no llegará hasta que el Príncipe de la Paz llegue al final de los días.

Isaías 9:6:

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado será sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”

Como cosa de hecho, en el final de los días, cuando el Príncipe de la Paz llegue a la tierra, ¡la gente todavía va a tratar de luchar contra Él!

Apocalipsis 19:19:

“Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para hacer guerra contra el que estaba sentado sobre el caballo, y contra su ejército.”

Por causa del pecado, la gente va a querer rebelarse contra el Señor todo el tiempo hasta el final.

Lucas 2:52:

“Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.”

Pasen mucho tiempo con sus hijos y familiares. Enseñe a todos la Palabra de Dios. No dejes que lleguen a ser rufianes. Pueden optar por ir por ese camino en la vida, pero haz todo en tu poder para impedirlo.

Recuerda que llegó un día en que el pesebre estaba vacío. Llegó un día en que la tumba de Jesús estaba vacía. Llegará un día en que tu tumba estará vacía, también. Habrá un día en que finalmente habrá la paz que todos buscamos cuando podamos pasar la eternidad lado a lado con el verdadero dador de la paz, ¡¡el Príncipe de la Paz!!

Hasta que las redes estén llenas,

Mark Cahill

 

MCmetro

Cuando la gente está pasando el rato libre, tienen el tiempo para pensar en las cosas que realmente importan en la vida. Y nada ni siquiera está cerca de ser tan importante como dónde van a pasar la eternidad. Queremos estar dándoles una fuerte llamada de atención para pensar mucho sobre dónde van cuando llegue ese último aliento.

“Así que, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; [os] rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.” (2 Corintios 5:20)

***

Instrucciones: ¡Las Buenas Noticias de Jesús son aún mejores cuando se comparten! Te animamos a compartir este artículo con tus amigos y familiares.

Traducción: Alexis “El Broder” Rodríguez

Citas Bíblicas: Versión Reina-Valera-Gómez 2010

Un pensamiento en ““No dejes que tus hijos crezcan para ser rufianes”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s