La profecía se torna apremiante

EL LLAMADO DE BEREA

Agosto 2014

T. A. McMahon

TBCago14

La profecía es una parte muy importante de la Escritura. De hecho toda la Escritura es profecía. En algunos lugares, la Biblia nos da las palabras de Dios como Él nos revela lo que Él quiere que sepamos y hagamos (o no hagamos), y en otros lugares, nos da su revelación acerca de lo que sucederá en el futuro. La profecía ha sido referida como “narración progresiva” y “predicción”.

No hay mejor apologética para la afirmación de que la Biblia es realmente la Palabra de Dios que la profecía. Hablando a través de Isaías, Dios se caracteriza a Sí mismo como el Dios de la profecía y desafía a los dioses (es decir, a los demonios) detrás de los ídolos para probar su validez por sus profecías cumplidas: “¡Traigan, anúnciennos lo que ha de venir; dígannos lo que ha pasado desde el principio, y pondremos nuestro corazón en ello; sepamos también su postrimería, y hacednos entender lo que ha de venir. Dadnos nuevas de lo que ha de ser después, para que sepamos que vosotros sois dioses; o a lo menos haced bien, o mal, para que tengamos qué contar, y juntamente nos maravillemos.” (Isaías 41: 22-23).

Sólo Dios conoce el futuro. Su profecía es la prueba de que sólo Él es Dios: “Congréguense a una todas las naciones, y júntense todos los pueblos: ¿Quién de ellos hay que nos dé nuevas de esto, y que nos haga oír las cosas primeras? Presenten sus testigos, y justifíquense; oigan, y digan: [Es] Verdad. Vosotros [sois] mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí; para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado Dios, ni lo será después de mí.” (Isaías 43: 9-10). “Acordaos de las cosas pasadas desde la antigüedad; porque yo soy Dios, y no [hay] más Dios, y nada [hay] semejante a mí; que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero” (Isaías 46: 9-10). [Énfasis añadido]

Más de una cuarta parte de la Biblia es profecía predictiva. Gran parte de ella se centra en la persona de Jesucristo. En el libro del Génesis (3:15) la primera profecía es dada indicando la solución de Dios a través de Jesús para reconciliar a la humanidad consigo mismo tras el pecado de Adán y Eva. Numerosas profecías muy específicas en todo el Antiguo Testamento se dan para que Israel pudiera esperar y reconocer a Jesús como su Mesías, el “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Todas las profecías relacionadas con la primera venida de Jesucristo se han cumplido con exactitud.

Incluso más profecías se encuentran en las Escrituras prediciendo la Segunda Venida de nuestro Señor. No sólo las profecías se refieren a la persona de Jesús, sino que también hacen referencia a eventos y condiciones de las cuales los creyentes deben estar conscientes, tanto para el estímulo y para su bienestar espiritual. Es una tranquilidad maravillosa reconocer que la profecía se cumple en nuestros días.

Ciertamente, el restablecimiento de la nación de Israel en 1948 fue una experiencia emocionante para todos aquellos creyentes que estaban vivos en el momento. Este evento fue un cumplimiento asombroso de muchas profecías, como Amós 9: 14-15: “Y yo traeré el cautiverio de mi pueblo Israel, y ellos edificarán las ciudades asoladas, y las habitarán; y plantarán viñas, y beberán el vino de ellas; y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, dice Jehová Dios tuyo”.

No se puede negar que las palabras de Dios se han realizado en el moderno Israel en las últimas más de seis décadas. La tierra se ha convertido en un fenómeno agrícola cuya fecundidad ha alimentado gran parte de Europa. Israel, ante las circunstancias de su inicio, ha derrotado a las naciones vecinas que estaban empeñadas en su aniquilación. En las guerras que siguieron a esas mismas naciones, Dios ha cumplido su palabra profética que Israel “nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di” (v. 15).

La declaración profética del Apóstol Pablo de una enfermedad que también se está cumpliendo en nuestro tiempo es otra prueba de la presciencia y la exactitud de las Escrituras. Él escribió esta advertencia a Timoteo: “Sabe también esto; que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos…” (2 Timoteo 3: 1-2). Estamos sin duda en estos “tiempos peligrosos”, como la psicología, con su consejería específicamente humanista (amor propio), la psicoterapia, ha dominado y predicado mucho tanto fuera como dentro de la iglesia.

Estos son sólo un par de los numerosos ejemplos que se presentan en las Escrituras que dan una idea a los creyentes del calendario profético de Dios para el mundo y la iglesia. Son un mano a mano en relación con lo que está ante nosotros. Un creyente que no tiene en cuenta la profecía que predice eventos futuros elimina a sí mismo el discernimiento que Dios ha provisto en Su Palabra. Él puede encontrarse a sí mismo apoyando a programas y agendas que parecen “derecho al hombre”, pero, de hecho, están en desacuerdo con lo que nos dicen las Escrituras se llevará a cabo. Por ejemplo, si apoya un ministerio que está intentando transformar o resolver los problemas del mundo con el objetivo de inaugurar el Reino físico de Dios, entonces él se opone, sin saberlo, a las claras enseñanzas bíblicas que nos dicen que el próximo reino que será manifestado es el reino del Anticristo.

También hay una serie de abusos de la profecía bíblica, como la negación y la burla citadas por Pedro: “Sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su venida? Porque desde que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como [estaban] desde el principio de la creación. Porque ellos ignoran voluntariamente esto; que por la palabra de Dios fueron [creados] los cielos en el tiempo antiguo, y la tierra, que por agua y en agua está asentada; por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua. Pero los cielos que son ahora, y la tierra, son reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos” (2 Pedro 3: 3-7).

Por otra parte, hay quienes se erigen como profetas similarmente a los falsos profetas sobre quien el Señor advirtió a Jeremías: “Me dijo entonces Jehová: Los profetas profetizan mentiras en mi nombre: Yo no los envié, ni les mandé, ni les hablé; os profetizan visión mentirosa, adivinación y vanidad, y el engaño de su corazón” (Jeremías 14:14).

Entre los falsos profetas de nuestros días están los que fijan fechas para los eventos proféticos. En el pasado, este tipo de afirmaciones falsas han instigado sectas religiosas y grupos doctrinalmente aberrantes como los Testigos de Jehová y los Adventistas del Séptimo Día. Una de las principales figuras de estos últimos es Ellen G. White, quien alegaba tener “el espíritu de Profecía”, sin embargo hizo numerosas predicciones que nunca se cumplieron. Además de una serie de profecías fallidas relativas al regreso de Jesús, también predijo que la población de la Tierra (que era de 1,6 millones en ese momento) se reduciría debido a muchas enfermedades. La población actual de 7 mil millones demuestra que estaba equivocada. Justo antes del siglo 20, la señora White profetizó que la esclavitud sería revivida en los estados del sur. Pero eso no ha tenido lugar y es contrario a la ley estadounidense.

Las falsas profecías de los Testigos de Jehová también son numerosas y continuas. Los primeros líderes, CT Russell y el Juez JF Rutherford, hicieron muchas predicciones falsas sobre la venida de Jesús y el Armagedón, es decir, el fin del mundo. Rutherford tenía una mansión de diez habitaciones construida en San Diego, California, para aquellos que gobernarían la Tierra. Entre estos líderes que venían, a su juicio, sería el rey David y otros personajes del Antiguo Testamento, que él enseñó aparecerían pronto. La mansión ofreció un garaje para dos coches con un automóvil de 16 cilindros traspasado al rey David.

El profeta más importante de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es Joseph Smith. Sus numerosas declaraciones incluyen una predicción (hecho en 1835) que Jesús vendría en 56 años, que la Nueva Jerusalén y su Templo sería construido en su tiempo de vida en Sión, Missouri, y que el gobierno de Estados Unidos sería “completamente derrocado y desechado” por sus “errores cometidos a los Santos en el estado de Missouri” porque se estaba forzando a los mormones a huir del estado antes de que la profecía de Smith pudiera cumplirse.

Muchos de los falsos profetas de hoy, actuando dentro de la iglesia (Hechos 20: 29-31), se han generado por un supuesto movimiento del Espíritu Santo que inició en la década de 1940 en Saskatchewan, Canadá.

Una figura clave en el movimiento (que ha pasado bajo el nombre de La Lluvia Tardía / Los Manifiestos Hijos de Dios) era un “profeta” muy influyente llamado William Branham. La falsa teología de Branham incluía Pentecostalismo Unitario (una negación de la Trinidad), salvación por obras, un falso Jesús, profetas y apóstoles restaurados, el presunto sexo de Eva con la serpiente en Génesis 3, y la afirmación de que las pirámides de Egipto son una revelación de la Palabra de Dios. Entre sus falsas profecías están el regreso de Cristo en 1977 y la imposibilidad del hombre de llegar a la luna. Sin embargo, en gran medida ha influenciado a “profetas” posteriores como Paul Cain, Bob Jones, Kenneth Hagin, Oral Roberts, AA Allen, y, más recientemente, Rodney Howard Browne, Todd Bentley, y los que participan en la Nueva Reforma Apostólica (NRA) bajo orientación de C. Peter Wagner.

La afirmación de Branham de ser supuestamente guiado y capacitado por ángeles fue pasado a los que estaban llevando la “Bendición de Toronto”, un espectáculo de supuestas manifestaciones que fue apoyada por John Wimber y las iglesias Vineyard. Los discípulos de Branham y los líderes en el movimiento de la Lluvia Tardía, en los días poco después de su muerte, creyeron que Dios lo restauraría físicamente a la vida, un evento que nunca ocurrió.

Oral Roberts, quien murió en 2009, fue el más destacado de los llamados sanadores de “fe”, así como un falso profeta. Su enseñanza “semilla de fe”, que pervierte la fe bíblica, ha engañado a multitudes de cristianos para donar millones de dólares a él con el fin de obtener más de Dios por sí mismos. Roberts afirmó que Dios le dijo que construyera el Hospital la Ciudad de la Fe, y la visión de un Jesús de 900 pies de alto confirmó que el proyecto sería un éxito. En otro aspecto de “Jesús”, Roberts declaró que él fue instruido para utilizar la facultad de medicina para encontrar una cura para el cáncer. En 1989, la escuela de medicina en bancarrota y el hospital cerraron para siempre. Roberts no sólo fue respaldado por sus compañeros maestros de la Fe y de la Prosperidad, sino cristianos conservadores como Billy Graham y Bill Bright también apoyaron su ministerio. Graham presentó a Roberts en el Congreso Mundial de Evangelización en Berlín en 1966 y dedicó la Universidad Oral Roberts unos años más tarde; Bright visitó la universidad en una invitación de Oral y trajo la Cruzada Estudiantil para UOR a principios de 1980.

El reinante falso profeta de hoy es el favorito de Trinity Broadcasting Network, Benny Hinn. A pesar de que sus profecías son falsas, siguen en curso, y van más allá de lo ridículo, el entusiasmo de sus partidarios no se ha desvanecido. Algunos ejemplos de las falsas profecías de Hinn: predijo que habría filas de muertos en ataúdes junto a un televisor mientras esperaban los predicadores de TBN para resucitar con éxito; Fidel Castro iba a morir en los años 90; la comunidad homosexual en Estados Unidos sería destruida a no más tardar de mediados de los 90; Jesús aparecería físicamente en las cruzadas de Benny en Nairobi, Kenia; el Rapto ocurriría en dos años (profetizado en 1990, y luego de nuevo en 1997).

Aunque Benny Hinn es tan conocido, es posible que aún más personas han oído hablar de Harold Camping. Camping generó su propia publicidad de fecha de establecimiento por el gasto de 5 millones de dólares de donaciones en carteles en todo el país. Sus predicciones del regreso de Jesús y el fin del mundo fracasaron en 1994 y de nuevo en 2011.

La profecía fallida no es la única señal de que una persona no está hablando las palabras del Señor. En Jeremías 23: 16-17, se nos dice que algunos profetas hablan “una visión de su corazón, no de la boca de Jehová…” afirmando que “paz tendréis” y “No vendrá mal sobre vosotros”. Un ejemplo reciente de esto es Rodney Howard Browne, uno de los iniciadores de lo que se ha llamado el “Avivamiento de la Risa” que se manifestó en el Toronto Airport Vineyard. Aleccionador, al menos hasta cierto grado, Browne ve un renacimiento adelante y afirma que Dios le encargó decirle a América y la iglesia que se preparara para ella. Junto a él, en su conferencia de avivamiento-promoción Celebre América, estaba el “rabino” Jonathan Cahn, el autor de la publicación de Carisma El Heraldo. El libro de Cahn corrompe las profecías de Isaías capítulo 10, un juicio sobre el Reino del Norte de Israel, y les aplica erróneamente al ataque terrorista islámico en la ciudad de Nueva York en 2001. Eso constituye falsa profecía. A pesar de la distorsión de la Palabra de Dios, Cahn apareció en la portada de una revista de discernimiento cristiano conservador con el título: “Un Profeta del fin de los tiempos en América”. No. Esto es un engaño del “fin de los tiempos”. (Ver El Heraldo: Realidad o ficción)?

La profecía, como se ha señalado, es una parte muy importante de la Escritura. El apóstol Pablo lo utilizó en sus viajes misioneros para demostrar a los Judíos que su Mesías había venido en la persona de Jesucristo. Los profetas del Antiguo Testamento dieron los criterios mesiánicos, que Jesús tuvo que y cumplía perfectamente. La profecía bíblica dice a los creyentes de nuestros días qué esperar antes de la venida del Señor para Sus santos –un período que Jesús caracterizó como un momento de gran engaño (Mateo 24: 4). A medida que el mundo, que profesa el cristianismo, y la iglesia demuestra lo que Jesús advirtió, no hay ningún indicio de la Escritura o de la condición moral del mundo, que, o bien la reforma o la reactivación mundial o nacional está por delante, especialmente en relación con los países de Occidente.

Entonces, ¿cuál es hoy la situación de la profecía bíblica –es decir, lo que la Biblia dice que va a tener lugar? Es más importante que nunca. Los creyentes deben reconocer su valor con el fin de tener el discernimiento y para entender los tiempos en los que vivimos. Debido a la importancia sin embargo, Satanás ha inundado la cristiandad con falsos profetas pronunciando profecías falsas que han seducido multitudes y sometido las Escrituras (la verdadera profecía) a la confusión de los creyentes y la burla del mundo. Lunas de sangre, conjugación de heraldos, establecer fechas para el regreso de Cristo y el fin del mundo, un renacimiento global, códigos de la Biblia y las interpretaciones de misterio, profecías relativas a América, la toma de posesión (dominio) del mundo por los cristianos, etc., puede atraer a un gran número de seguidores, pero los caminos llevan al engaño en el mejor de los casos y en el peor destrucción. El antídoto para lo que puede parecer ser un abrumador flujo de engaño es muy simple y está disponible para todo verdadero creyente: todos nosotros, por la gracia de Dios, debemos ser Bereanos (Hechos 17:11), diligentemente escudriñar las Escrituras diariamente para saber si lo que se enseña o se declara es fiel a la Palabra de Dios.

TBC

 

***

Traducción: Alexis “El Broder” Rodríguez

Título en inglés: Profecy Run Amok

Versión bíblica: Reina Valera Gómez 2010

Un pensamiento en “La profecía se torna apremiante

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s