La fe obra por el amor

SÓLO PARA CATÓLICOS

Marzo 2014

Joe Mizzi

Sólo para Católicos

“Porque en Jesucristo ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por amor” (Gálatas 5:6)

La justificación es un aspecto del propósito de Dios en nuestra salvación. Él quiere perdonar nuestros pecados y salvarnos de la condenación y el castigo en el Infierno. Pero eso no es todo. Dios también quiere salvar a Su pueblo de la suciedad y de la práctica del pecado. El Padre quiere que sus hijos sean santos como Él es santo. Así que desde el mismo momento en que los justifica, también renueva su corazón y comienza un proyecto de toda la vida para darles forma a la imagen de Su Hijo. Este aspecto de la salvación se llama santificación.

En otras palabras, la justificación tiene que ver con nuestra posición legal. Dios declara al creyente justo por causa de Cristo. La santificación tiene que ver con nuestro carácter y conducta; Dios quiere que Su pueblo se convierta en justo.

Mientras que la justificación se basa en la obra de Cristo en la cruz en nuestro favor, y no en los méritos de nuestras obras, la santificación consiste en la renovación de nuestros pensamientos, deseos, palabras y acciones. Dios nos enseña y nos permite hacer buenas obras en obediencia a Su voluntad. Sólo podemos llegar a ser justos a través de nuestra obediencia, nuestras buenas obras, y no solamente por la fe.

Estos dos aspectos de la salvación deben distinguirse, pero no pueden ser separados. Una persona no puede ser justificada a menos que él también esté en el proceso de santificación. Por otro lado, no se puede realizar una sola buena obra, siempre y cuando permanezca en el pecado. No importa lo que un enemigo de Dios haga (por eso es que la Biblia los llama a quienes aún no están justificados), no puede agradar al Señor. Primero debe conciliarse y justificarse. Entonces Dios se agrada con las buenas obras de Sus hijos, aun con sus imperfecciones. El primero debe ser justificado por la fe, aparte de sus obras, y sólo entonces puede comenzar a hacer buenas obras.

Así que, sería un error fatal suponer que podemos añadir cualquier mérito de nuestras obras para justificación, sería igualmente fatal si presumimos de ser salvos si nuestra fe está sola, estéril y sin fruto. El apóstol nos enseña que Dios lo justifica ‘al que no obra sino cree’ pero también nos ha enseñado que en nuestra experiencia cristiana lo que realmente importa es “la fe que obra por amor” (Gálatas 5:6). Para justificación la fe no trabaja; porque la fe trabaja en la vida incansablemente, amando a Dios y al prójimo en respuesta al asombroso amor que el creyente ha recibido.

Santiago dice lo mismo. “Hermanos míos, ¿qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?” (Santiago 2:14). Pone a prueba la fe por el fruto que produce. Si las obras están ausentes la fe está muerta. La fe muerta no justifica. Por lo tanto, concluye que “el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe” (2:24). La persona que dice que tiene fe, sin la evidencia de la vida divina, se está engañando a sí mismo y está en peligro de perdición eterna.

Tenemos dos cuestiones ante nosotros. La primera de ellas es ésta: “¿Cómo puede un pecador justificarse ante Dios?”. La respuesta es: ‘Por la fe en Cristo, no en razón del mérito de nuestras obras’. La segunda pregunta es: “¿Cómo sabemos que la fe es real?”. La respuesta es: ‘La fe que obra por amor’.

Haremos bien en reflexionar sobre estas cuestiones ante Dios. No debemos descansar hasta que descartemos toda confianza en nosotros mismos, y confiemos por la fe solo en Cristo y Su cruz para nuestra justificación. Pero no debemos pensar que tenemos fe a menos que experimentemos el poder transformador de Dios en nosotros como lo demuestra el amor sincero, la santidad y la abundancia de las buenas obras.

***

Copyright © 2000 – 2014 Dr Joseph Mizzi, Sólo para Católicos

Citas bíblicas de la versión Reina-Valera-Gómez 2010

Recomendamos dar a conocer estos artículos

Un pensamiento en “La fe obra por el amor

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s