Testimonio de un EX-Homosexual, Jesús Emilio Carbonell

carbonell

Cuando era muy chico, yo comencé a sentir atracciones del mismo sexo. Como a la edad de 10 años yo jugaba con niños mayores que abusaron de mí, entonces después también conocí a homosexuales adultos y hombres bisexuales. Vivía la vida como un Hombre Homosexual Regular.

Cuando me marché de casa, encontré a un hombre que pensé que era una mujer. Me introdujo a otros “hombres”, que me ofrecieron su amistad.

Pasamos mucho tiempo juntos. Conocí muchos transexuales y les pregunté cómo le hicieron para verse así. Entonces uno de ellos me introdujo a un médico céntrico, quien me evaluó y estuve en el camino para llegar a ser una mujer como mis otros amigos transgéneros.

A consecuencia de esto llegué a ser físicamente como una mujer, aunque yo no fuera una. El pelo en mi cuerpo y la cara comenzó a escasear. El tiempo pasó y estuve contento con lo que veía. Junto con los cambios físicos, mi personalidad también cambió. Llegué a ser muy arrogante.

Sin embargo, como el tiempo estaba pasando, llegué a estar muy deprimido. Yo nunca pude ser feliz ni encontrar el amor verdadero. Me enfermé con VIH y Hepatitis C. Estuve enamorado de un hombre que pensé fue lo mejor que jamás me había sucedido. Pero fue abusivo. A pesar del abuso, no había casi nada que yo no habría hecho para él. Pero fue todo para nada porque me dejó por alguien más joven.

En la vida de homosexual y transgénero, la juventud es muy importante. Como resultado, yo estuve obsesionado con mi cuerpo y con el aspecto físico. La aceptación por parte de otros en este estilo de vida requiere un buen cuerpo y mucha belleza.

Para formar parte de la multitud de transgéneros, los hombres deben encontrar ciertos criterios. Tenemos que tener el dominio de más características femeninas; es decir, verse más que una mujer sin serlo realmente.

Por el elogio de otros en mi multitud de amigos, fui el centro de atención y me sentí importante, pero con el pasar del tiempo estuve tan deprimido y solitario que quise matarme, y después de muchas decepciones, abusé así de drogas, sexo y alcohol. Estuve muy enfermo en el hospital con Cirrosis (Enfermedad del hígado) y también muchos días en el Hospital Psiquiátrico. Mi vida no tenía sentido… quería solo morir.

Un día yo quise cambiar mi vida. Giré mi ser a Cristo y puse un pare al abuso de drogas y alcohol. Volví al género de mi nacimiento. Volví a llamarme por mi nombre masculino, ese que mis padres me dieron y que había abandonado todo ese tiempo cuando trataba de fingir ser una mujer.

Comencé a ver que mi Señor Jesucristo me había convertido en una nueva criatura. Después de haberme arrepentido, Él me bautizó con Su Espíritu Santo… una nueva criatura en Cristo. Comencé a quererme y asociarme con personas cristianas. Me apoyaron incondicionalmente y me acogieron en su iglesia.

Finalmente, nadie podría decir que me había visto como una mujer por este tiempo , yo supe que Dios no deseaba que viviera de esta forma. Me había hecho completo en Su amor y Él me completaría ahora más; me sanó espiritual y físicamente; comencé a experimentar una confianza que yo nunca había tenido antes.

Ahora estoy listo para el Señor, para moverme a otro nivel para que continúe trabajando en mí. Jesucristo cambió tanto mi cuerpo como mi alma. He sido cambiado para ser inalterable. En un millón de años yo jamás pensé que estaría aquí dando este testimonio.

Crea que a pesar de lo que usted ha hecho o de lo que usted hizo, cuando Dios esté en usted, su vida nunca será igual. JESUCRISTO es la experiencia más hermosa que me ha podido pasar.

carbonell2

Voddie Baucham: Homosexualidad y Derechos Civiles: Usted es el blanco

Tomado del blog Lumbrera

El pastor Voddie Bauchaman -entrevistado por ‘Jannet Mefferd Show’-  explica cuáles han sido los tres ejes fundamentales para la agenda gay y los derechos civiles:

1) Desensibilizar a las personas

2) A los que se oponen a la agenda “agruparlos en la misma categoría de grupos extremos como los klu klux klan en contra de los negros”

3) y el tercero es  conversión [que la gente los apoye]

La mala noticia es… que lo han logrado

Este es el libro en inglés que el menciona “After The Ball”  en pdf.

Fuente: Conoze

Las tácticas del Movimiento Homosexual: Ud. es el blanco

Dos ex-alumnos homosexuales de Harvard, Marshall Kirk, un investigador en neuropsiquiatría, y Hunter Madsen, un experto en las tácticas de persuasión pública y en marketing social, escribieron en 1989 After the Ball: How America Will Conquer Its Fear & Hatred of Gays in the 90s.

En la introducción, los autores declaran que el editor Marshall De Bruhl les contactó y les pidió que escribieran «un manifiesto gay para los ’90». El resultado fue After the Ball, un verdadero proyecto para hacer aceptable la revolución cultural homosexual en Estados Unidos.

Los autores trataron de trazar caminos para cambiar el modo de ver la homosexualidad por los norteamericanos. Un cambio duradero viene sólo cuando la gente está persuadida. Kirk y Madsen afirman que las tácticas del movimiento homosexual no fueron persuasivas y muestran cómo se podría revertir esta situación. After the Ball defiende la realización de cambios radicales en las tácticas: «La campaña que delineamos en este libro, aunque compleja, depende principalmente de una incesante propaganda, basada sólidamente en principios de psicología y de publicidad ampliamente establecidos».[1]

a. Difundiendo una imagen fea

El movimiento homosexual estaba en crisis cuando el libro fue escrito. La explosión de la liberación sexual de los sesenta y de los setenta había terminado y el SIDA había hecho progresos devastadores. Sobre todo, la percepción del público era decididamente negativa. Kirk y Madsen concluyeron que esto se debía en parte al comportamiento público promiscuo y chocantemente vulgar de algunos elementos del movimiento. Algunas de las razones de esta imagen negativa que ellos enumeraron fueron:

  • La transformación de los baños públicos (incluyendo las salas para hombres en el Ivy League colleges), parques y callejuelas en «burdeles» homosexuales,
  • Homosexuales y lesbianas travestidos, conduciendo poderosas motocicletas en desfiles homosexuales,
  • Participación en esos desfiles de organizaciones como la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA)(Asociación Americana de Amor Hombre/niño);
  • La nota dominante de sadomasoquismo y riñas en los bares y saunas.[2] Los autores insisten en que el manejo de la imagen es vital para el éxito. Hicieron un llamado al movimiento homosexual a «limpiar su actuación» y desechar todo lo que contribuyera a dar esa imagen negativa. La percepción lo es todo en esta guerra cultural y, para vencer, los homosexuales tienen que aparecer como buenos.

b. Argumentos diferentes para públicos diferentes

Los autores recomiendan que los activistas homosexuales usen diferentes argumentaciones de acuerdo al público receptor. Todas las argumentaciones deberían hablar, sin embargo, al corazón y no a la cabeza. El punto central debería ser la manipulación de las emociones del público, y no dirigirse a él con argumentos lógicos.[3]

Kirk y Madsen dividen al público americano en tres grupos aproximadamente iguales y recomiendan tácticas correspondientes:

  1. los que se oponen con vehemencia a la homosexualidad → aislar y silenciar;
  2. el indeciso Centro americano → insensibilizar, paralizar y convertir;
  3. a los simpatizantes del movimiento homosexual → movilizar[4]

El ataque psicológico del movimiento debe ser desencadenado simultáneamente en los tres frentes, una vez que los resultados en cada frente es fruto del esfuerzo combinado.

c. Lo más importante: Insensibilizar, paralizar, convertir

Kirk y Madsen afirman que el grupo más vital al que se debe apuntar es el Centro indeciso de Estados Unidos, o, según su descripción, «los escépticos ambivalentes». Explican así las tácticas que deben ser usadas con este sector crucial del público:

La insensibilización busca disminuir la intensidad de las reacciones emocionales anti—gay a un nivel que se aproxime a una verdadera indiferencia; el paralizar trata de bloquear o contrarrestar el gratificante «orgullo en el prejuicio»…atribuyendo a la homofobia un fuerte sentimiento de vergüenza preexistente de ser un intolerante …. Tanto la Insensibilización como la paralización… son meros preludios de nuestro objetivo más alto —pero necesariamente a mucho más largo plazo— que es la Conversión. No es suficiente que los fanáticos anti-gay puedan quedar confundidos a nuestro respecto, o incluso indiferentes — estaremos más seguros a largo plazo si nosotros conseguimos realmente hacerlos como nosotros. La Conversión está dirigida exactamente a esto…

Por Conversión en realidad entendemos algo mucho más profundamente amenazador para el American Way of Life, sin lo cual no puede ocurrir un verdadero cambio social radical. Buscamos la conversión de las emociones, de la mente y de la voluntad del americano medio, a través de un ataque psicológico planificado, bajo la forma de propaganda dada a la nación a través de los medios de comunicación.[5]

d. Pasando a la ofensiva

Kirk y Madsen proporcionaron varias sugerencias sobre el modo de llevar a cabo esta propaganda «tridentada» contra el American Way of Life. Algunas de las tácticas para estos tres grupos son:

1) Para los amigos y aliados del movimiento homosexual:

  • Animar al mayor número posible de homosexuales y lesbianas, de todas las actividades y profesiones, especialmente a las celebridades, a «mostrarse». Esto crea una inseguridad en el rechazo público a la homosexualidad.[6]
  • Enfocar mucho más la no-discriminación, los derechos humanos y la igualdad. No tratar de defender el comportamiento o el estilo de vida homosexuales. Mantener la discusión en abstracto, bien alto en las nubes de la teoría social y filosófica.
  • Usar la epidemia del SIDA para pedir derechos civiles para los homosexuales, y levantar la cuestión de la discriminación.
  • Usar los medios de comunicación. Realizar campañas en los medios junto con —antes es aún mejor— acciones políticas.
  • Crear redes con organizaciones no homosexuales, pero que deseen dar apoyo moral a la causa homosexual.
  • Siempre presentar a los homosexuales como buenos.

2) Para los que se oponen de modo vehemente a la homosexualidad:

  • «Demonizar» a los anti-homosexuales. Pintarlos tan malos como sea posible, de modo que el público en general se sienta incómodo en su presencia y los evite. Etiquetarlos como miembros del Ku Klux Klan, nazis, racistas, anti-semitas o desequilibrados y anormales.
  • Por ejemplo, usar la «técnica de agrupación» («bracket technique») para demonizar a los anti-homosexuales y describir a los homosexuales como víctimas. En otras palabras, desarrollar anuncios que muestren, por ejemplo, los apocalípticos sermones de los predicadores del Sur que envían a los homosexuales al infierno. Contrastar esta retórica con imágenes de homosexuales decentes, de apariencia común, pero víctimas de graves maltratos. [7]
  • Presentar la doctrina conservadora y tradicional de la Iglesia como fosilizada e ignorante de los avances de la ciencia, particularmente en el dominio de la psicología.

3) Para el Centro indeciso de EUA:

  • Los homosexuales deben ser presentados como víctimas de las circunstancias y necesitados de protección. El público debe ser llevado a una convicción psicológica por la que sientan que, para ser coherentes con sus propios principios, deben extender su protección a los homosexuales.
  • Presentar a los homosexuales como personas que nacieron de ese modo y que no pueden cambiar aunque lo quieran. Esto deja al público psicológicamente dilacerado, sin saber como actuar en relación a los homosexuales: Si no es su culpa, ¿cómo se puede condenar a los homosexuales?
  • En los avisos comerciales de TV, no introducir mujeres masculinizadas, travestís o cosas del género. Es mejor presentar personas con la apariencia más común: mostrar imágenes de jóvenes, mujeres maduras, personas mayores que son padres y amigos de homosexuales.
  • Más que actos públicos de autoafirmación, los desfiles homosexuales deben procurarcomunicarse con el público. Deben ser marchas y no actos de ostentación. No imponer la homosexualidad al público. Más bien, ayuden al público a comprender a los homosexuales.
  • Evitar chocar al público exponiendo prematuramente un comportamiento homosexual.
  • Debilitar la oposición religiosa enturbiando las aguas. Divide y reinarás. Lancen a las iglesias liberales y moderadas contra las conservadoras.
  • Insistir en el mensaje: Hablar en todo lugar, en todo tiempo, solamente acerca de la homosexualidad en un tono neutro, hasta que el público se sature. Una vez saturado, el público deja de prestar atención. Se ha tornado encallecido e insensible acerca del problema. Vencer por cansancio.
  • Educar al público es más importante que conseguir victorias inmediatas apoyados por las élites liberales en el gobierno. A no ser que el público esté persuadido (o insensibilizado por la indiferencia), todos las victorias son efímeras.
  • Usar personajes célebres para apoyar el estilo de vida homosexual. No es necesario que ellos mismos sean homosexuales, todo lo que se espera de ellos es que den a la homosexualidad la aprobación de su sello de celebridad.[8]
  • En los primeros pasos de la campaña de propaganda, usar lesbianas como modelos en los afiches, no homosexuales. El público será más receptivo. Los hombres son percibidos como siendo una amenaza mayor.
  • Presentar a los grandes personajes históricos como homosexuales. Figuras históricas muertas no demandarán por daños a su reputación. La idea de que la homosexualidad es asociada a la grandeza, en alguna medida, debilita las creencias de la gente.Kirk y Madsen concluyen que el resultado de esta enorme Guerra de propaganda será la aceptación de la homosexualidad, si no directamente como algo «bueno», al menos como una variante tolerable de la normalidad.

e. Los hechos confirman las tácticas

El libro de Kirk y Madsen removió el debate. Algunos activistas homosexuales no le dieron importancia. Otros trataron de desacreditar su análisis simplificado. Los homosexuales más radicales, vieron su llamado a la «moderación» como una entrega a la sociedad heterosexual.[9]

Tal debate esconde la cuestión principal. Importa poco si los activistas homosexuales vieron After de Ball como su libro de cabecera, meditando en él diariamente, o si ellos minimizaron su importancia. Lo que importa es que el Movimiento Homosexual como un todo adoptó muchas de las estrategias y tácticas sugeridas por sus autores. En realidad, si se escribiera un libro describiendo las tácticas empleadas por las organizaciones homosexuales desde 1989, tendría mucho en común con el esquema de Kirk y Madsen.

Además, After the Ball es importante porque deja muy claro que la revolución homosexual está conduciendo una guerra de propaganda, describe sus estrategias y tácticas e identifican al americano cristiano medio como su blanco.

f. La persuasión es la clave

El especialista de mercado Paul E. Rondeau analizó el libro de Kirk y Madsen en su estudio «Vendiendo la Homosexualidad a Estados Unidos», y destacó el papel vital de la persuasión en la Guerra Cultural para cambiar la posición de Estados Unidos en relación a la homosexualidad:

Entre las guerras culturales americanas, una de las controversias actuales más intensas arde en torno del problema identificado alternativamente —dependiendo del punto de vista de cada uno— como «normalización de la homosexualidad» o «aceptación de la homosexualidad» (gayness). El debate es realmente una guerra conceptual socio-ético-moral que trasciende lo científico y legal, aunque la ciencia y la ley son las armas elegidas. La munición de estas armas, sin embargo, es la persuasión.[10]

La victoria en esta Guerra Cultural estará del lado que consiga llevar o mantener a la opinión pública de su parte. Kirk y Madsen vieron esto muy bien. Los americanos que quieran conservar la familia tradicional deben también estar convencidos de esta realidad.

Notas

[1] Marshall Kirk y Hunter Madsen, After the Ball: How America Will Conquer its Fear & Hatred for Gays in the 90s (New York: Penguin Books USA, Inc., 1990), p. xxviii. Los lectores que quieran tener una visión más profunda pueden adquirir un ejemplar de After the Ball.

[2] Cf. ibid., pp. 306-313.

[3] Cf. ibid., p. 162.

[4] Cf. ibid., pp. 175-177.

[5] Ibid., p. 153.

[6] La «aparición» en la TV, en 1997, de la actriz Ellen Degeneres es un ejemplo de esta táctica sugerida por Kirk y Madsen.

[7] Kirk y Madsen, pp. 189-190.

[8] Creemos que el beso voluptuoso de Madonna, Britney Spears y Cristina Aguilera en Agosto de 2003 y el de la ceremonia del Premio MTV es un ejemplo del endoso de los personajes célebres al modo de vida homosexual.

[9] Cf. Steve Miller, «Culture Watch,» Independent Gay Forum, 24 de Mayo de 2002, http://www.indegayforum.org/culturewatch/2002_05_19_archive.shtml.

[10] Paul E. Rondeau, «Selling Homosexuality to America,» (Vendiendo la Homosexualidad a Estados Unidos) Regent University Law Review, 2002, Vol. 14, p. 443. Available at http://www.regent.edu/acad/schlaw/lawreview/articles/14_2Rondeau.pdf. 25 Nov 2010

Un pensamiento en “Testimonio de un EX-Homosexual, Jesús Emilio Carbonell

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s