Peregrinos y Extranjeros

MARK CAHILL’S E-NEWSLETTER

Julio 2013

Mark Cahill

Tenemos una sede en Atlanta llamado Philips Arena que es un gran lugar para repartir folletos evangelísticos y entrar en conversaciones con la gente. Así que el mes pasado, me decidí a salir a un concierto de One Direction que estaba actuando allí. Esa es la última banda de chicos que las jóvenes pueden ir a ver y tener lujuria después. ¡Y vaya si eran aficionadas con toda su fuerza! Todas ellas tenían sus camisetas de One Direction y estaban haciendo su agosto los vendedores comprándoles otras, ¡incluso antes de llegar al concierto!

 

Era una multitud interesante esa noche. ¡Probablemente el 98% eran chicas y dos por ciento eran novios, hermanos o padres que probablemente fueron arrastrados para proteger a sus damas!

 

Como yo estaba entregando algunos tratados a un grupo de muchachas que caminaban al concierto, dijo una madre: “No tomen nada de él”. Le dije: “¿Por qué no quiere que las chicas tomen tratados evangelísticos?”. Ella respondió: “Yo les enseño a no tomar nada de extraños”.

 

¡Qué declaración tan interesante! Y lo oí más de una vez esa noche. Pero echemos un vistazo a esto un poco más de cerca: Los cinco chicos de estos conciertos –cuyos asistentes gritaban más, incluso antes de hicieran el concierto, cuando una de sus canciones se escuchó por el altavoz– son desconocidos para todas esas chicas y sus mamás. Al escuchar sus CDs, son extraños cantando para ellas. Cuando los chicos hablan de los escenarios, las chicas escuchaban a extraños. ¿Crees que la mamá dijo a las chicas que no escucharan a los chicos cuando hablaban en los escenarios, ya que son completos desconocidos? Creo que todos sabemos la respuesta a esa pregunta.

 

Éxodo 6:4

“Y también establecí mi pacto con ellos, de darles la tierra de Canaán, la tierra en que fueron extranjeros (extraños), y en la cual peregrinaron”

 

A mí me gustan los extraños. Cada uno de nosotros ha sido un desconocido antes en un momento u otro, y a veces en una tierra extraña. Siempre he apreciado a los que me han ayudado a no sentirme como un extraño, y yo siempre he apreciado a los que han llegado y han ayudado a otros que son extraños. Los Judíos estaban en una tierra extraña en Egipto, y los egipcios fueron muy amables con ellos durante una franja de tiempo.

 

Ruth 2:10

“Ella entonces bajando su rostro se inclinó a tierra, y le dijo: ¿Por qué he hallado gracia en tus ojos para que tú me reconozcas, siendo yo extranjera?”

 

¡Estoy tan contento de Boaz fuera tan agradable con una desconocida!

 

Salmo 119:19

“Advenedizo soy yo en la tierra; no encubras de mí tus mandamientos.”

 

1 Juan 3:23

“Y éste es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo…”

 

Estoy muy contento de que Dios no escondió Sus mandamientos de mí. Estoy tan contento de que Él incluso utilizó un tratado evangelístico que las personas estaban repartiendo en Nueva Orleans para ayudar a enseñarme la verdad.

 

Mateo 25:43-45

Fui extranjero, y no me recogisteis; [estuve] desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o extranjero, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá, diciendo: De cierto os digo, en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

 

Entonces, ¿cómo has estado tratando a los extraños últimamente? ¿Ha sido de la misma manera en que Jesús nos ha instruido?

 

Hebreos 11:13

“Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido las promesas, sino mirándolas de lejos, y creyéndolas, y saludándolas, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.”

 

¡Es tan agradable ser un extraño en este lugar! Estamos pasando a través de él, ¡así que no lo olvides!

 

Efesios 2:19

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y de la familia de Dios”

 

Guau, yo era un desconocido hace un versículo, y ahora no soy un extraño, ¡sino un conciudadano con todos los santos y de todos los de la casa de Dios! ¡Me encanta la Palabra de Dios!

 

La noche antes del concierto me aventuré a por Philips, había un concierto de New Kids On The Block, ¡y por supuesto que no quiero perderme uno de esos! Esta fue la banda juvenil de los años 80 de los que somos de veinticinco hasta treinta años más tarde, y estaban cantando de nuevo.

 

Era una multitud interesante esa noche. ¿Qué es lo que vi? ¡Probablemente 98% chicas y dos por ciento de novios o hijos arrastrados para proteger a sus damas y mamás!

 

Qué contraste. ¡Lo que realmente veía eran a las muchachas adolescentes del concierto de One Direction y cómo se verán en treinta años! Estas mujeres estaban viviendo en el pasado. Algunas de ellas habían pintado NKOTB en sus mejillas al igual que lo hicieron cuando estaban en la secundaria. La banda aún estaba tomando su dinero y su tiempo, y simplemente no les importaba.

 

Lamentaciones 5:2

“Nuestra heredad se ha pasado a extraños, nuestras casas a forasteros.”

 

Juan 10:5

“Mas al extraño no seguirán, sino que huirán de él; porque no conocen la voz de los extraños.”

 

Fue triste conocer a Cristianos que entraron en los conciertos las dos noches. Les informé de que no había nada dentro de allí que fuera a glorificar al Dios que ellos creen. Podría haber usado un poco de ayuda repartiendo folletos por la noche. Ninguno de los creyentes se ofreció a ayudar. Supongo que la adoración de ídolos era demasiado, como un empate.

 

1 Pedro 2:11

“Amados, yo [os] ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las concupiscencias carnales que batallan contra el alma”

 

Recibí un correo electrónico de un veterano de la Segunda Guerra Mundial el otro día. ¡Él fue un artillero en la Batalla de las Ardenas! Escribió:

 

“¡Visité el VA y encontré su libro sobre una mesa vacía COMO SI ESTUVIERA DESTINADO PARA MÍ!

Soy un vibrante joven de 87 años ex veterano combatiente condecorado de la Segunda Guerra Mundial y he estado buscando este tipo de salida.

Sin saberlo, lo tomé y comencé a leer. Ahora, en la segunda lectura, y he decidido entregar mi vida a Jesús como he pensado en ello toda mi vida. Nací y fui bautizado como Católico, igual como lo ha hecho toda mi familia por siglos.”

 

Guau, ¡estoy muy, muy contento de que un desconocido dejara el libro a ese hombre!

 

Recibí una llamada telefónica esta semana de Lucía. Tenía un maravilloso acento alemán, pero se crio en Argentina y se ha mudado a San Diego. ¿Qué hacía un alemán en Argentina? ¡Sus padres eran nazis! ¡Sus abuelos eran nazis! Su tío escribió el libro He pagado a Hitler. Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos de los nazis dejaron Alemania y se establecieron en Argentina. Joseph Mengele era una de esas personas. Lucía me dijo: “Cuando yo era niña, me enteré de Hitler, ¡pero no aprendí acerca de Dios!”. Ella ahora está leyendo A un latido de distancia que alguien le dio en San Diego, ¡y le gusta lo que está leyendo! ¡Alabado sea el Señor!

 

Mira a tu alrededor. Hay extraños en todas partes. Si no tienes tiempo para hacerte amigo de ellos, entrégales una obra literaria o entra en una conversación con ellos. Están escuchando a los extraños en forma de bandas, escritores de libros y sitios de Internet. Ya es hora de que aprendan acerca del Señor, ¡incluso si esa información proviene de un extraño! ¡Sé amigo de un extraño hoy!

 

Hasta que las redes estén llenas,

Mark Cahill

Un pensamiento en “Peregrinos y Extranjeros

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s