Ellos dicen hablar en nombre de Dios (Segunda parte)

EL LLAMADO DE BEREA

Junio 2013

T. A. McMahon

 The Berean Call

“Me dijo entonces Jehová: Los profetas profetizan mentiras en mi nombre: Yo no los envié, ni les mandé, ni les hablé; os profetizan visión mentirosa, adivinación y vanidad, y el engaño de su corazón.” (Jeremías 14:14 RVG)

 

En la primera parte de estas series enfocamos un movimiento dentro del Cristianismo que está debilitando la fe de multitudes de Cristianos, especialmente aquellos que se consideran ser creyentes bíblicos. Ya sea que esto es hecho intencionalmente o sin mala intención de parte de los líderes de tal movimiento, sus enseñanzas y sus métodos seriamente privan a sus feligreses de una verdadera base de discernimiento bíblico.  El principal método que emplean es el menospreciar la naturaleza objetiva de las Escrituras.  Cuando un creyente cae en esa falsa enseñanza, él o ella,  es llevado a una área de subjetividad, es decir,  el creyente no puede objetivamente determinar lo que realmente es de Dios o es solamente imaginación del hombre.

Una gran fuente de información para poder haber escrito estas últimas publicaciones o éstas series, ha sido un libro escrito por Keith Gibson titulado: “Estrellas Errantes: Manteniendo la fe con los Nuevos Apóstoles y Profetas“.  En este libro Keith Gibson resume los errores fundamentales de las nuevas tendencias o movimientos que son hostiles a la Biblia haciendo las siguientes preguntas y comentarios: “¿Qué podemos concluir como resultado de este breve estudio o encuesta acerca de las actitudes y palabras de los apóstoles  y profetas modernos en lo que se refiere a las Escrituras? Uno puede concluir que la Biblia en sí es una guía insuficiente para la iglesia de los últimos tiempos.  Nuevas doctrinas, que no se encuentran en la Biblia, son necesitadas para perfeccionar la iglesia. La Escritura es generalmente inspirada pero básicamente no  fidedigna y en algo que no se puede confiar.  No es suficiente el convencer al mundo de la verdad de Dios…ya que no provee los parámetros de la fe y para la práctica y tampoco nos da las normas para la actividad del Espíritu Santo.  El Canon de las Escrituras no está cerrado y en realidad muchas de las palabras de los profetas actuales llevan un nivel de revelación, de unción y de autoridad, que es aún más alto que las palabras de las Escrituras.  Y en conclusión, la Biblia no puede ser entendida por métodos normales.  La gramática, la historia y el contexto son completamente irrelevantes.  Las palabras de las Escrituras pueden ser redefinidas y arrancadas fuera del contexto para descubrir un significado más ‘profundo’ para la iglesia actual.  No hay una interpretación objetiva o un entendimiento de las Escrituras. La Biblia significa cualquier cosa que uno quiera que signifique.”

Este descarado asalto a las Escrituras es claramente una reflexión del gran plan de Satanás para debilitar la Palabra de Dios, lo cual él demostró desde el comienzo cuando engañó a Eva para que desobedeciera lo que Dios había ordenado.  Dios declaró: “Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer.  El día que de él comas, ciertamente morirás” (Génesis 2:16-17).  Esa fue la palabra para Adán y Eva.

Las primeras palabras de Satanás a la humanidad fueron dirigidas a debilitar las instrucciones de Dios: “la serpiente … dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? (Génesis 3:1). Después que la dejó a Eva que reconsiderara lo que Dios había ordenado, el adversario de Dios continuó con una negación categórica de las consecuencias de la desobediencia: “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis” (Génesis 3:4).  Este debilitamiento de la Palabra de Dios tuvo éxito con Eva, ya que ha sido la estrategia principal de Satanás a través de la historia. Como previamente se ha dicho, la obstrucción de las Escrituras es la parte principal de las enseñanzas de aquellos quienes afirman el escuchar directamente de Dios, y eso abre las puertas para la aceptación de las prácticas y manifestaciones escandalosas e indignantes, incluyendo la meta que de acuerdo a ellos es el dominio total del mundo por Cristo.

Estas personas que siguen las enseñanzas de los profetas y apóstoles modernos despliegan manifestaciones como el caerse y retorcerse en el piso, temblar incontrolablemente, reírse histéricamente, y el hacer sonidos como proveniente de animales y ellos atribuyen dichas manifestaciones como expresiones y obras del Espíritu Santo. Para un verdadero creyente el ver tales manifestaciones lo haría deducir que estas personas hayan perdido la razón, aunque sería más lógico es deducir que estas personas hayan abandonado totalmente las Escrituras. Aunque puede que exista el poder del adversario envuelto en estas prácticas (“No luchamos en contra de carne y sangre”), podemos estar seguros que la víctima de tales manifestaciones carece totalmente de la armadura completa de Dios, que está disponible para la protección de cada creyente (Efesios 6:1-18), especialmente la “espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.”  Cuando eso falta en la vida del creyente, él o ella se encuentra totalmente vulnerable a las “asechanzas del diablo” y sus secuaces, quienes algunas veces se presentan como ángeles de luz (2 Corintios 11:14).

Muchos Cristianos están al tanto de estas extrañas y manifestaciones estrafalarias y también de las personalidades extravagantes y descabelladas que están envueltas en este tipo de despliegues, como por ejemplo Todd Bentley, el predicador tatuado quien acostumbra a dar cabezazos y rodillazos a sus seguidores en las entrepiernas (seguidores cuyo número está en los miles de personas y que asisten a sus reuniones provenientes de todo el mundo) para que supuestamente puedan impartir el poder del Espíritu Santo para el acto de sanidad.  Aún así, pocos son conscientes de la organización, agendas, y redes mundiales de aquellos quienes afirman hablar en nombre  de Dios.  Existen numerosos ministerios, sitios de blog, sitios de Internet, etc., los cuales promueven y fomentan las falsas doctrinas y manifestaciones del movimiento. Podemos nombrar algunos como La Lista de Elías, La Casa Internacional de Oración, La Iglesia de Betel (Redding, California), La Cadena de Identidad, Los Ministerios de la Estrella Matutina, Ministerios Internacionales de Corrientes, La Gloria de Sión, La Iglesia de la Ciudad Bíblica (Portland, Oregón), y la Cadena Cristiana Apostólica Internacional.  La Coalición Internacional de Apóstoles dirigida por C. Peter Wagner, tiene una membrecía de cientos de personas quienes profesan ser apóstoles manifestando autoridad apostólica.

Aunque no todos estos ministerios están de acuerdo en todos sus puntos, todos ellos creen firmemente que Dios está restaurando a la iglesia ciertos dones que han carecido por muchos siglos y que se han perdido a través de los años, y que por lo tanto han hecho a la iglesia inefectiva. Gibson resume la meta de estos individuos cuando declara: “El cuerpo de Cristo en estos últimos tiempos tienen que madurar y restaurar apóstoles y profetas, y estos ministerios restaurados deben guiar a la iglesia hacia una nueva y final dimensión de poder y autoridad que no solamente va a traer la final cosecha, sino que también traerá el establecimiento del Reino de Dios en la tierra.”

Uno de estos “profetas modernos” declara lo siguiente: “Desde la Edad Media, Dios ha venido restaurando la verdad a la Iglesia para que así ella pueda obtener un nivel o un lugar de finalización y conclusión donde nosotros realmente podamos gobernar y reinar en el mundo en vez de estar dominado por las mismas fuerzas, sobre las cuales debemos lograr nuestra victoria.”  Otro declara: “Jesús, una vez que haya recuperado su autoridad en la tierra, podría ahora mediar y reinar en los asuntos de la tierra.  Sin embargo, Jesús no se quedó en la tierra para gobernar y reinar, sino que Él ascendió hacia el Padre y está ahora sentado a su diestra.  Por lo tanto ¿quién es ahora responsable para gobernar y reinar en la tierra?  Crean o no lo crean, es la iglesia, la cual es el cuerpo de Cristo”.

Más específicamente, estos individuos afirman que deben ser los nuevos apóstoles y los nuevos profetas quienes deben gobernar en los asuntos de la tierra, y dando por entendido que no existe mucho interés en aprender la doctrina objetiva de la Palabra de Dios, el supuesto gobierno de estos individuos será mayormente en habladurías, es decir, el decir o proclamar lo que los supuestos líderes afirman haber escuchado de Dios.  Ellos se ven a sí mismos como líderes de un ejército de los últimos tiempos.

Casi todos los líderes de este movimiento enseñan alguna forma de la doctrina del “Ejército de Joel,” que afirma que la esperanza de la iglesia en la transformación del mundo depende solamente en la juventud actual.  Estos jóvenes serán indispensables, porque ellos recibirán una súper unción en el establecimiento de una teocracia, donde ellos gobernarán bajo las órdenes de Dios.  De acuerdo a John Crowder, autor de “Los Nuevos Místicos: Cómo ser parte de la Generación Sobrenatural” quien declara: “Cada uno quien haya nacido después que el aborto fue legalizado puede considerar su nacimiento como una invitación personal para tomar parte en este gran ejército”.  Gibson nos da un ejemplo de cómo esto puede ser implementado: “Un joven quien pasó la mayoría de su niñez y juventud en una iglesia escuchando estos mensajes mencionó de un servicio en particular, en el cual los miembros mayores de la iglesia se reunieron para lavar los pies de los jóvenes en la iglesia.  Este acto no se hizo para enseñarles acerca de la humildad de Cristo y de Su servicio, sino para brindar un homenaje a los jóvenes, ya que ellos son la generación ungida. El corazón de este joven se quebrantaba mientras relataba esta experiencia de observar a los ancianos de la iglesia, quienes pasaron sus vidas sirviendo a Jesús y ahora estaban inclinándose en reverencia a los jóvenes a quienes les habían dicho que era su derecho de nacimiento el ser los creyentes más grandes en la historia de la iglesia.”

Pongámonos a pensar ¿cuán seductivo puede ser esto para jóvenes Cristianos de hoy en día? Consideren la popularidad de la Casa Internacional de Oración dirigida por Mike Bickle, que ha atraído a miles de jóvenes a su salón de oración de 24 horas al día, al igual que a su universidad.  Lou Engle, un “apóstol” que reside y trabaja en esta organización atrae a un número similar de jóvenes a lo que él llama “El Llamado”, que consiste en un evento anual de oración y de ayuno y que toma lugar en muchas ciudades en los Estados Unidos y están dirigidas a traer un arrepentimiento y un avivamiento nacional.  Tristemente, el celo y entusiasmo desplegado por la gente joven está mal dirigido, porque estos jóvenes carecen el discernimiento necesario para reconocer que aquello que les están enseñando está  sin apoyo Bíblico o en contra de las Escrituras. Mucho de lo que escuchan les parece correcto, pero como podemos leer en el libro de Proverbios: “Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte” (Proverbios 14:12; 16:25).  Desafortunadamente este es el ambiente en que los líderes de este movimiento están dirigiendo a estos jóvenes que carecen de conocimiento bíblico.

Una seductiva doctrina que es enseñada es la llamada “Paradigma Nupcial,” y que Gibson nos hace notar que refleja la mayoría de los programas de esta organización: “Las Escrituras son vistas como una constante búsqueda del novio celestial quien está buscando la novia que su corazón desea o la búsqueda del Padre por una novia para Su Hijo, quien estará igualmente unida a Él en Su amor.  Este mensaje realmente pone el mensaje del evangelio al revés.  El énfasis no es en Dios quien está trabajando para Su propia gloria y que está desplegando Su majestad en redimir a una humanidad perdida y no merecedora. La historia es ahora acerca de un Dios quien está buscando a una novia perfecta para Su Hijo.  Tampoco la cruz es vista como el lugar donde Jesús hace la propiciación por nuestros pecados y satisface la justicia, la santidad y la ira de Dios, ni tampoco es el lugar de redención, donde el precio es pagado por nuestro rescate, que es lo que la Biblia gráficamente nos dice.  Ahora la cruz es el dote  que tiene que ser pagado por la novia, una afirmación que no está en la Biblia.  Dotes (o más exacto, el precio por la novia) son pagados porque es el precio que vale la novia…”  Pero de acuerdo a las Escrituras nosotros no tenemos ningún valor. No tenemos nada para merecer de Dios.  Todo es “gracia.”  ¿Qué joven quien tiene un corazón hacia Jesús, pero que no tiene madurez en la Palabra, puede resistir estas erróneas nociones románticas que son aplicadas a Cristo?

Las doctrinas falsas que provienen de aquellos quienes afirman estar escuchando directamente de Dios van desde lo absurdo a lo fraudulento, desde la falsedad hasta la blasfemia.  Estos dos artículos que estamos publicando pueden abarcar solamente algunas de las enseñanzas, pero gracias al libro de Keith Gibson Estrellas Errantes, podemos decir que su publicación ha iluminado la oscuridad que existe en estas organizaciones. Muy a menudo cuando una enseñanza absurda aparece uno trata de ignorarla ya que a veces no se le puede tomar en serio, pero tal enseñanza, aún siendo tan absurda, cuando es ignorada puede que esté conectada a una herejía y a su vez puede ocasionar un gran daño en la gente sin madurez espiritual. Por ejemplo, las llamadas profecías de los nuevos profetas, siempre llegan a ser erróneas, una vez que uno trata de verificarlas. Pero, aún así, sabemos que de acuerdo a estos individuos ellos están correctos el 65 por ciento de las veces y eso para ellos es aceptable.  Lo absurdo de todo esto es que los nuevos profetas afirman estar trabajando a un nivel más alto que los profetas bíblicos, pero sabemos que aquellos supuestos “inferiores” profetas de antaño podrían ser apedreados a muerte si su precisión y exactitud era menos del 100 por ciento.

El tema que es aún más crítico es el razonamiento de estos nuevos profetas para cubrir su falta de precisión y exactitud y eso es:  la herejía del teísmo abierto.  Esta es una doctrina que declara que “Dios no puede saber las buenas o malas decisiones de las personas que Él crea, hasta Él que las haya creado, y estas gentes a su vez crean sus propias decisiones”.  Por lo tanto, la profecía de los profetas modernos es simplemente un poco más que una adivinanza, y la omnipotencia de Dios es tirada a la basura junto con el resto de Sus atributos. Gibson hace hincapié acerca del resultado de creencias erróneas tales como éstas: “Dios no posee conocimiento de las acciones de Sus criaturas porque estas acciones no han sido realizadas; por lo tanto, no hay nada que Dios pueda saber de antemano.  Dios no es omnisciente en el sentido que la iglesia históricamente ha definido omnisciencia.  Dios no es inmutable porque Él crece en Su conocimiento de Sus criaturas a medida que ellas actúan en su libre albedrío y así Dios se adapta a estas decisiones hechas por Sus criaturas.  Dios no es omnipotente ni omnisciente. Dios no está más allá del tiempo.  Él aprende observando las acciones de Sus creaciones.”  ¡Este no es el Dios de la Biblia!

Las falsas enseñanzas de aquellos quienes afirman escuchar directamente de Dios, los llamados nuevos apóstoles y nuevos profetas, han atraído millones de personas quienes sin percatarse totalmente de lo que están haciendo, han contribuido a estas agendas anti bíblicas y por lo tanto están en contra de lo que Cristo nos enseña en Su palabra.  Todo esto convierte la guerra espiritual bíblica totalmente al revés.  Los métodos que estas falsas organizaciones utilizan para conseguir el dominio y gobernar el mundo incluye una guerra con estratégias a nivel espiritual, usando tácticas como “tomado ciudades para Cristo” a través de mapas espirituales, vinculando territorios espirituales, caminatas de oraciones, viajes de oración, expediciones de oración, arrepentimiento nacional, liberación de pecados generacionales, misticismo, oraciones contemplativas, etc.

El número de estos Cristianos quienes creen y practican estas doctrinas es alarmante.  En su mayor parte ellos son Pentecostales y Carismáticos. Pero en lo que se refiere a las metas que se han forjado ciertamente no están solos.  La agenda de convertir el mundo entero en un Reino de Cristo antes de Su retorno, o para que así Él pueda regresar y reinar, es compatible en muchos aspectos con muchas sucursales del Cristianismo cuyas creencias enfocan en el milenio o el Cristianismo de reconstrucción Cristiano o el movimiento después del milenio o restauración nacional, o aquellos que se subscriben a la teoría o doctrina de “salvación por buenas obras”, es decir, el solucionar los problemas mundiales del  hambre, enfermedad, pobreza, injusticia y problemas ambientales usando cooperación ecuménica.  Cuando uno examina la cantidad de personas envueltas en todas estas obras los números son impresionantes.  Existen variaciones de la doctrina del “establecimiento del Reino” antes del retorno de Cristo, pero todas estas organizaciones y movimientos indudablemente van a añadir al establecimiento del próximo reino que ya se avecina, de acuerdo a la cronología presentada explícitamente en la Biblia: el reino del Anticristo.

Las malas noticias acerca de todo esto es que muchos de aquellos quienes han sido seducidos en esta decepción son nuestros hermanos y hermanas en Cristo; las buenas noticias es que sus ojos pueden ser abiertos de este engaño,  esta falsa ilusión temporal que los ha hecho cautivos.  Las Escrituras declaran que la apostasía aumentará en los últimos días y no nos da ninguna indicación de un avivamiento mundial.  Aún así, la Palabra de Dios nos da nuestras “órdenes de marcha” para que continuemos la operación de rescate: “Y un siervo del Señor no debe andar peleando; más bien, debe ser amable con todos, capaz de enseñar y no propenso a irritarse. Así, humildemente, debe corregir a los adversarios, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento para conocer la verdad, de modo que se despierten y escapen de la trampa en que el diablo los tiene cautivos, sumisos a su voluntad.” (2 Timoteo 2:24-26).

TBC

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s