El Centinela del Señor

EL LLAMADO DE BEREA

Mayo 2013

T. A. McMahon

 The Berean Call May 2013

Recordando cariñosamente a Dave Hunt: 1926-2013

“Estimada es a los ojos del Señor la muerte de Sus santos.” (Salmo 116:15)

 

“Hijo de hombre, a ti te he puesto como centinela del pueblo de Israel. Por tanto cuando oigas Mi palabra, adviértele de Mi parte.” (Ezequiel 3:17)

 

Yo he tenido la tremenda bendición de haber trabajado con Dave Hunt por 35 años. Solamente aquellos quienes han conocido a Dave Hunt personalmente pueden entender cuán privilegiado he sido.  Todo empezó el día que fui llevado a su casa por un cineasta Cristiano.  Hacía unos meses que yo había estado en Irán como escritor de películas trabajando en una producción cinematográfica de la novela Caravanas escrita por James Michener. Una vez que regresé a los Estados Unidos algo ocurrió, algo eternamente muy significativo: me convertí en un Cristiano nacido de nuevo.

 

Yo estaba orando acerca de lo que podría hacer con mi nueva vida en Cristo cuando el Señor me llevó a conocer a Dave.  El motivo de tal encuentro fue un guión cinematográfico que Dave quería que se escribiera y que estaba basado sobre una historia ficticia que él había estado desarrollando. Yo leí la historia y le dije, muy a pesar mío, que aunque yo sabía escribir guiones cinematográficos, mi conocimiento del Cristianismo bíblico era casi inexistente, y que estaba seguro que no estaba habilitado para traducir apropiadamente su historia a la realidad de la cinematografía.  La respuesta de Dave, por la cual estoy agradecido eternamente, fue que él no tendría ninguna objeción en trabajar conmigo y que él sería el indicado en proveer la parte bíblica que se necesitara. Yo era un creyente tan nuevo para poder gritar “¡Alabado sea el Señor!”, pero sí sé que algo parecido pasó por mi mente.  En ese tiempo yo no tenía idea alguna a lo que un “llamado” significaba, o lo que un don bíblico quería decir, pero de alguna manera supe en mi corazón que yo iba a ayudar a Dave a realizar lo que Dios había dispuesto hacer en su corazón.  Ese fue el comienzo de tres décadas y media de aprendizaje acerca de vivir las Escrituras a través de mi asociación con el hombre más santo que yo he conocido.  Y lo llegué a conocer bastante bien.

 

Los primeros 30 años de mi vida los pasé como Católico Romano  y esto ocurrió antes de ser expuesto al Evangelio bíblico y antes de creerlo como el único medio de salvación.  Fueron ciertos evangélicos jóvenes los que por primera vez me mostraron en la Biblia que Cristo pagó la pena completa por mis pecados y que yo podría recibir el regalo de vida eterna si simplemente reconocía mi propio pecado y recibiera Su perdón  solamente por fe.  Yo hice eso, aunque realmente ignoraba muchas enseñanzas de la Biblia.  Cuando yo empecé a trabajar con Dave, mi entendimiento y enseñanza de las Escrituras también comenzó.  La “enseñanza” puede que no sea la palabra apropiada ya que nunca hubo un enfoque académico en mi educación bíblica con Dave.  Al comienzo era yo era el que hacía las preguntas acerca de lo que él había dicho o escrito. Su respuesta en aquel entonces era casi siempre en la siguiente forma: “¡Aquí está el pasaje Tom, léelo por ti mismo!”. Después sus palabras eran simplemente: “¡Sé un Bereano! Compruébalo por ti mismo”.

 

Aunque el conocimiento bíblico de Dave era bastante conocido y respetado, él también era un fiel creyente y proponente de familiarizarse uno con la Palabra de Dios.  Yo no he conocido a otra persona que haya tenido un conocimiento tan íntimo de la Biblia. Eso puede que no signifique mucho para algunos, pero es algo tremendo cuando uno se da cuenta que las Escrituras mismas son el mejor intérprete de las Escrituras.  El decir que la Biblia se explica a sí misma no es una exageración.  El conocer el consejo de Dios en su totalidad es crítico y de suma importancia para poder entenderlo.  Jesús muy a menudo reprendía a los líderes religiosos y aún a Sus discípulos por no estar al tanto de lo que las Escrituras enseñan.  Las lecciones más valiosas que Dave me enseñó y las que fueron mostradas como ejemplo personal a través de los años, fueron cuando pude observar su amor por la Palabra de Dios, su diligencia en leerla, y ser testigo cuando la estaba aplicando en su vida.

 

Lo que también me impresionó acerca de Dave fue su humildad, su amabilidad y su gentileza cuando discutía temas controversiales.  Tal controversia era para mí algo totalmente extraño durante el tiempo de mi crecimiento como Católico; no quiere decir que tales controversias no existían en la iglesia Católica, pero además que aceptar que algunos Católicos eran más liberales que otros y que no todos los Católicos estaban de acuerdo en ciertos dogmas de la iglesia, esos temas casi nunca eran discutidos.  Yo me di cuenta  casi inmediatamente que éste no era el caso entre los evangélicos, ¡especialmente cuando yo estaba asociado con el “hombre de la controversia”, Dave Hunt!  Yo creo que una de las razones por las cuales la controversia  es más pronunciada entre los evangélicos es porque ellos tradicionalmente han puesto las Escrituras como la autoridad por sus creencias y por sus prácticas.  Cuando enseñanzas aparecen que son contrarias a la Palabra de Dios, eso crea divisiones entre aquellos que profesan ser creyentes bíblicos y muy a menudo tales divisiones son bastante hostiles.

 

Muy temprano en mi relación laboral con Dave, me sorprendió mucho escuchar las críticas de amigos y asociados acerca de él cuando yo mencionaba que estaba trabajando con Dave.  Cuando yo les preguntaba las razones por tales críticas ellos no me sabían dar una respuesta coherente o algo que tuviera sentido.  Muchas de estas personas no conocían a Dave personalmente, ni tampoco habían leído sus libros y tampoco habían escuchado ninguna de sus charlas.  Todo esto era un misterio para mí, y fue después que empecé a comprender lo que cierta genta estaba criticando y eso sucedió cuando tuve el privilegio de ayudar (aunque realmente él no necesitaba de mi ayuda) a Dave en el libro titulado La Seducción de la Cristiandad. Aún así, el aspecto de la controversia no resultó ser muy complicado.  Una enseñanza es fiel a las Escrituras o no lo es.  Si no lo es, la división entre creyentes se hace presente, como un monstruo alzando su horrible cabeza (Hechos 16:17).

 

La Seducción de la Cristiandad fue el resultado a las respuestas de tantas preguntas que se hicieron acerca de dos libros que Dave había escrito: La Explosión de los Cultos y Los Fabricantes de dioses (escrito con Ed Decker).  Aunque el contenido de estos dos libros estaban dirigidos a las falsas prácticas y doctrinas de parte de los cultos, críticas que también fueron expresadas en un documental fílmico con los mismos títulos, se pudo apreciar comentarios inesperados y sorprendentes de muchos creyentes que habían leídos esos dos libros y habían visto los dos documentales. Estos evangélicos Cristianos y Carismáticos habían empezado a reconocer que algunas enseñanzas de los cultos que nosotros habíamos expuesto estaban siendo enseñadas en sus propias iglesias. Esto se pudo comprobar muy fácilmente, pero lo más inquietante era que numerosas librerías Cristianas estaban repletas de libros que promocionaban las metodologías del ocultismo.  Muchos de ellos estaban promocionados por los ministerios de “sanidad por fe” y que eran muy populares entre los Carismáticos y Pentecostales, incluyendo aquellas creencias que los Cristianos eran realmente “pequeños dioses bajo un sólo Dios”. Además, aún Cristianos conservadores eran introducidos a ciertas técnicas como la visualización del ocultismo bajo el disfraz o camuflaje de la psicoterapia. Descubrimos también que esos ejemplos no eran solamente la punta del témpano de hielo de estas doctrinas falsas, sino que también estaban navegando en las aguas de la iglesia. A nosotros no nos quedó otra opción que presentar estos temas a la iglesia en general.

 

El libro La Seducción de la Cristiandad resultó ser un gran éxito de ventas, pero tristemente por la razón equivocada, por lo controversial que era esta publicación.  Probablemente haya sido el primer libro que se haya publicado por una compañía Publicitaria Cristiana que se atrevió a nombrar nombres y documentar las enseñanzas falsas de populares líderes Cristianos.  Dave dejó bien claro en su introducción que el libro no era un enjuiciamiento o condenación de individuos, sino que había sido escrito para alertarlos y también ésta advertencia iba dirigida a aquellos que seguían las enseñanzas de estos líderes religiosos quienes muchas veces, sin percatarse ellos mismos,  habían enseñando estas doctrinas en ignorancia.

 

Muchos pastores añadieron a la controversia condenando al libro desde sus púlpitos, advirtiendo a sus feligreses de no leer tal publicación.  Aunque para ese entonces yo ya había estado trabajando con Dave por aproximadamente 6 años, no estaba preparado para lo que se avecinaba.  El número de personas que me confrontaron personalmente por mi participación en este libro fue, podríamos decir, bastante intimidante.  Dave me dijo que yo le informara a los que me confrontaban que estábamos dispuestos a corregir cualquier error que estaba en el libro o algo que no fuese fiel a las Escrituras.  Mientras me preparaba para trasmitir tal información, me quedé muy sorprendido cuando descubrí que la mayoría de los que criticaban el libro no lo habían leído y tampoco tenían la intención de hacerlo.

 

Por otra parte, la Seducción del Cristianismo impactó las vidas de cientos de miles de creyentes. Hasta ahora recibimos correspondencia de muchos individuos, aún décadas más tarde, cuyas vidas fueron afectadas positivamente y revividas en las Escrituras debido a la influencia de este libro.  La correspondencia más memorable fue la de un prisionero condenado a la pena de muerte y esperando por su ejecución.  Él había entregado su vida a la oración de intercesión, es decir el orar por otros,  cuando empezó a leer publicaciones “Cristianas” que hablaban de la Palabra/Fe y la confesión-positiva.  El creyó la mentira que se propagaba en estas publicaciones, que su fe era la clave para que fuera liberado de su situación y por lo tanto empezó a confesar su liberación de la prisión constantemente.  Él nos escribió que todo este procedimiento había destruido su oración de intercesión ya que se había alejado de la verdadera oración bíblica hacia la corrupción de la ciencia-mental.  No fue hasta que estando en prisión pasó un carro con libros y él eligió una copia usada de la Seducción del Cristianismo y allí fue cuando sus ojos se abrieron. Él nos dijo que el Señor usó nuestro libro para “liberarlo” de la esclavitud de auto-complacencia que fue a consecuencia de la falsa enseñanza de la fe y confesión positiva y lo restauró a su ministerio de orar por otros.

 

Aunque multitudes han sido bendecidas, algunos de los líderes religiosos que fueron mencionados en el libro no lo fueron.  Fue debido a la invitación de algunos de estos líderes religiosos que Dave y yo tuvimos ciertas reuniones con algunos de ellos para discutir la razón por la cual ellos habían sido incluidos en el libro y también para manifestar nuestras inquietudes y tratar de clarificar las de ellos.  No todas las reuniones con estos líderes fueron cordiales; algunos de ellos acusaron a Dave de ser “divisivo” y de hacer daño a “los ungidos de Dios”. Un líder acusó a Dave de ser un “asesino” por alejar a Cristianos de la consejería psicológica.  Otros afirmaron verbalmente las explicaciones que Dave daba pero solamente fue uno de ellos que corrigió algo que se había escrito. A través de todas estas reuniones Dave fue siempre cortés pero firme en su perseverancia a lo que la Biblia enseña.  Yo realmente era como un espectador durante estas reuniones pero aprendí cómo un hombre de Dios puede corregir a otra persona.  Esto me hizo recordar que lo que hacía Dave era muy semejante a la amonestación de Pablo a Timoteo acerca de la manera de ministrar a un hermano cuando él estuviera en error (2 Timoteo 2:24-26).

 

Habían muchas personas quienes habían leído algunos de los libros escritos por Dave pero no lo conocían personalmente y tampoco lo habían escuchado, pero siendo expuestos a las palabras escritas pudieron apreciar su ferviente entrega y fidelidad a la verdad de las Escrituras y su celo por la sana doctrina.  Muy a menudo las personas no se dan cuenta de la compasión y del corazón del hombre cuyas obras uno está leyendo.  Nosotros en esta organización “The Berean Call” (El Llamamiento Bereano), nos dimos cuenta de este problema cuando oyentes nos comunicaron que ellos “sentían” el haber conocido a Dave en una forma más personal después de haber escuchado sus programas radiales a través de los años. Aunque los programas eran grabados había en ellos un “sentimiento” viviente ya que Dave no recibía el tema de discusión con anticipación, y por lo tanto sus reacciones eran siempre espontáneas y llenas de “vida”. También muchos temas eran tan controversiales y Dave a veces no podía contenerse en su crítica y eso también era algo que los oyentes apreciaban.

 

Sin lugar a dudas, todos los hijos de Dios son únicos y hechos maravillosamente, no existen dos personas en forma idéntica.  Por lo tanto, puedo decir con toda confianza que nunca más habrá otro Dave Hunt.  Su gentileza y humildad era obvias a todos quienes lo conocieron.  Mentalmente era brillante; su memoria era insuperable y yo soy testigo de eso.  Él podía citar libros enteros de la Biblia, poemas que parecía durar por días (muchos de ellos que él mismo escribió), y algunas estrofas y versos que muy pocos sabían que provenían de himnos familiares. Cuando uno cenaba con Dave y alguien hacía un comentario cómico o una broma, él también seguía con una serie de bromas de su parte que parecían nunca parar.  Su sentido del humor contradecía totalmente a aquellos que lo acusaban de ser “un empedernido cazador de herejes”. Aunque él no era la persona de decir bromas desde el púlpito, de vez en cuando empezaba sus historias con una historia cómica en la cual  era él la víctima de sus propias bromas.  Eso era muy a menudo bastante efectivo ya que muy pocas congregaciones lo esperaban. Él no solamente era humorístico, sino también era el más optimista, y la persona más animada que yo he conocido.  Ciertamente, él podía ser abrumado por una aflicción, pero aún así, nunca lo vi deprimido.

 

Cada persona que me conoce personalmente sabe que a mí me encanta  pescar.  Eso también pudo atribuirlo a Dave.  Nuestras excursiones en las montañas buscando lagos para poder pescar fueron hermosas y refrescantes para nuestras mentes y para nuestros cuerpos.  Las historias de aquellas aventuras pueden llenar volúmenes. Si algunas vez hubo alguna rivalidad entre nosotros podría haber sido acerca de quién era el mejor cocinero en tales excursiones.

 

Sin embargo, las historias favoritas de Dave eran las que el compartía con todos los empleados de la organización y era acerca de las experiencias que había tenido durante sus charlas en diferentes sitios.  El nos decía que podía probar la existencia de Dios por el mismo hecho de la gente que se sentaba al lado de él cuando viajaba en avión, gente que aparentemente estaba lista y dispuesta para que ser ministrada por Dave.  Si alguien dudaba acerca de estas “citas divinas”, tomaba solamente un par de ejemplos de parte de Dave para convencer  al incrédulo.  Yo no dudaba lo que Dave decía, pero mi confianza en sus reportes fue aumentada por varias experiencias personales.  Ocurrió una vez que viajábamos en un avión y en uno de nuestros asientos reservados estaba sentado un soldado de la Infantería de Marina.  En vez de pedir al soldado que se sentara en otro asiento Dave se sentó junto a él.  Durante el viaje tuvo una larga conversación con este soldado y se enteró que él se dirigía a una conferencia pagana y después a una fiesta ceremonial.  El soldado escuchó muy atentamente lo que Dave le decía al mismo tiempo que recibía una educación en la teología y las falsedades del Paganismo.  ¿Cuál es la probabilidad que tal situación ocurra al azar?  Las citas divinas no solamente le ocurrían a Dave, sino que le ocurrían continuamente.

 

Una vez más, nunca habrá otro centinela como Dave Hunt.  Entonces, la pregunta en las mentes de muchos puede ser: “¿Qué va a pasar ahora con El Llamamiento Bereano y con el ayudante del centinela” (este ayudante que va extrañar muy profundamente a su mejor amigo en el Señor)?  Como lo dije anteriormente, yo creo que mi llamado por los últimos 35 años ha sido simplemente el ayudar a Dave a realizar lo que Dios le había llamado a hacer.  Ahora que Dave está con el Señor, yo creo que mi llamado  es preservar la integridad de lo que Dave ha producido y, por la gracia de Dios, hacer disponible todos sus libros, artículos, sermones, videos y otros materiales para la próxima generación de creyentes.  Ciertamente, manteniendo el patrimonio que Dave nos ha dejado, un patrimonio centrado en la Palabra de Dios, nosotros confrontaremos nuevos temas a medida que ellos vengan, temas que pueden afectar adversamente el cuerpo de Cristo.  Por lo tanto, nosotros deseamos y pedimos sus oraciones para que Dios nos habilite a mantener la senda sobre la cual Él dirigió a Dave.  Nos sentimos bendecidos y privilegiados en continuar con esta labor.

EL LLAMADO DE BEREA

El Centinela del Señor

Mayo 2013

T. A. McMahon

Recordando cariñosamente a Dave Hunt: 1926-2013

“Estimada es a los ojos del Señor la muerte de Sus santos.” (Salmo 116:15)

 

“Hijo de hombre, a ti te he puesto como centinela del pueblo de Israel. Por tanto cuando oigas Mi palabra, adviértele de Mi parte.” (Ezequiel 3:17)

 

Yo he tenido la tremenda bendición de haber trabajado con Dave Hunt por 35 años. Solamente aquellos quienes han conocido a Dave Hunt personalmente pueden entender cuán privilegiado he sido.  Todo empezó el día que fui llevado a su casa por un cineasta Cristiano.  Hacía unos meses que yo había estado en Irán como escritor de películas trabajando en una producción cinematográfica de la novela Caravanas escrita por James Michener. Una vez que regresé a los Estados Unidos algo ocurrió, algo eternamente muy significativo: me convertí en un Cristiano nacido de nuevo.

 

Yo estaba orando acerca de lo que podría hacer con mi nueva vida en Cristo cuando el Señor me llevó a conocer a Dave.  El motivo de tal encuentro fue un guión cinematográfico que Dave quería que se escribiera y que estaba basado sobre una historia ficticia que él había estado desarrollando. Yo leí la historia y le dije, muy a pesar mío, que aunque yo sabía escribir guiones cinematográficos, mi conocimiento del Cristianismo bíblico era casi inexistente, y que estaba seguro que no estaba habilitado para traducir apropiadamente su historia a la realidad de la cinematografía.  La respuesta de Dave, por la cual estoy agradecido eternamente, fue que él no tendría ninguna objeción en trabajar conmigo y que él sería el indicado en proveer la parte bíblica que se necesitara. Yo era un creyente tan nuevo para poder gritar “¡Alabado sea el Señor!”, pero sí sé que algo parecido pasó por mi mente.  En ese tiempo yo no tenía idea alguna a lo que un “llamado” significaba, o lo que un don bíblico quería decir, pero de alguna manera supe en mi corazón que yo iba a ayudar a Dave a realizar lo que Dios había dispuesto hacer en su corazón.  Ese fue el comienzo de tres décadas y media de aprendizaje acerca de vivir las Escrituras a través de mi asociación con el hombre más santo que yo he conocido.  Y lo llegué a conocer bastante bien.

 

Los primeros 30 años de mi vida los pasé como Católico Romano  y esto ocurrió antes de ser expuesto al Evangelio bíblico y antes de creerlo como el único medio de salvación.  Fueron ciertos evangélicos jóvenes los que por primera vez me mostraron en la Biblia que Cristo pagó la pena completa por mis pecados y que yo podría recibir el regalo de vida eterna si simplemente reconocía mi propio pecado y recibiera Su perdón  solamente por fe.  Yo hice eso, aunque realmente ignoraba muchas enseñanzas de la Biblia.  Cuando yo empecé a trabajar con Dave, mi entendimiento y enseñanza de las Escrituras también comenzó.  La “enseñanza” puede que no sea la palabra apropiada ya que nunca hubo un enfoque académico en mi educación bíblica con Dave.  Al comienzo era yo era el que hacía las preguntas acerca de lo que él había dicho o escrito. Su respuesta en aquel entonces era casi siempre en la siguiente forma: “¡Aquí está el pasaje Tom, léelo por ti mismo!”. Después sus palabras eran simplemente: “¡Sé un Bereano! Compruébalo por ti mismo”.

 

Aunque el conocimiento bíblico de Dave era bastante conocido y respetado, él también era un fiel creyente y proponente de familiarizarse uno con la Palabra de Dios.  Yo no he conocido a otra persona que haya tenido un conocimiento tan íntimo de la Biblia. Eso puede que no signifique mucho para algunos, pero es algo tremendo cuando uno se da cuenta que las Escrituras mismas son el mejor intérprete de las Escrituras.  El decir que la Biblia se explica a sí misma no es una exageración.  El conocer el consejo de Dios en su totalidad es crítico y de suma importancia para poder entenderlo.  Jesús muy a menudo reprendía a los líderes religiosos y aún a Sus discípulos por no estar al tanto de lo que las Escrituras enseñan.  Las lecciones más valiosas que Dave me enseñó y las que fueron mostradas como ejemplo personal a través de los años, fueron cuando pude observar su amor por la Palabra de Dios, su diligencia en leerla, y ser testigo cuando la estaba aplicando en su vida.

 

Lo que también me impresionó acerca de Dave fue su humildad, su amabilidad y su gentileza cuando discutía temas controversiales.  Tal controversia era para mí algo totalmente extraño durante el tiempo de mi crecimiento como Católico; no quiere decir que tales controversias no existían en la iglesia Católica, pero además que aceptar que algunos Católicos eran más liberales que otros y que no todos los Católicos estaban de acuerdo en ciertos dogmas de la iglesia, esos temas casi nunca eran discutidos.  Yo me di cuenta  casi inmediatamente que éste no era el caso entre los evangélicos, ¡especialmente cuando yo estaba asociado con el “hombre de la controversia”, Dave Hunt!  Yo creo que una de las razones por las cuales la controversia  es más pronunciada entre los evangélicos es porque ellos tradicionalmente han puesto las Escrituras como la autoridad por sus creencias y por sus prácticas.  Cuando enseñanzas aparecen que son contrarias a la Palabra de Dios, eso crea divisiones entre aquellos que profesan ser creyentes bíblicos y muy a menudo tales divisiones son bastante hostiles.

 

Muy temprano en mi relación laboral con Dave, me sorprendió mucho escuchar las críticas de amigos y asociados acerca de él cuando yo mencionaba que estaba trabajando con Dave.  Cuando yo les preguntaba las razones por tales críticas ellos no me sabían dar una respuesta coherente o algo que tuviera sentido.  Muchas de estas personas no conocían a Dave personalmente, ni tampoco habían leído sus libros y tampoco habían escuchado ninguna de sus charlas.  Todo esto era un misterio para mí, y fue después que empecé a comprender lo que cierta genta estaba criticando y eso sucedió cuando tuve el privilegio de ayudar (aunque realmente él no necesitaba de mi ayuda) a Dave en el libro titulado La Seducción de la Cristiandad. Aún así, el aspecto de la controversia no resultó ser muy complicado.  Una enseñanza es fiel a las Escrituras o no lo es.  Si no lo es, la división entre creyentes se hace presente, como un monstruo alzando su horrible cabeza (Hechos 16:17).

 

La Seducción de la Cristiandad fue el resultado a las respuestas de tantas preguntas que se hicieron acerca de dos libros que Dave había escrito: La Explosión de los Cultos y Los Fabricantes de dioses (escrito con Ed Decker).  Aunque el contenido de estos dos libros estaban dirigidos a las falsas prácticas y doctrinas de parte de los cultos, críticas que también fueron expresadas en un documental fílmico con los mismos títulos, se pudo apreciar comentarios inesperados y sorprendentes de muchos creyentes que habían leídos esos dos libros y habían visto los dos documentales. Estos evangélicos Cristianos y Carismáticos habían empezado a reconocer que algunas enseñanzas de los cultos que nosotros habíamos expuesto estaban siendo enseñadas en sus propias iglesias. Esto se pudo comprobar muy fácilmente, pero lo más inquietante era que numerosas librerías Cristianas estaban repletas de libros que promocionaban las metodologías del ocultismo.  Muchos de ellos estaban promocionados por los ministerios de “sanidad por fe” y que eran muy populares entre los Carismáticos y Pentecostales, incluyendo aquellas creencias que los Cristianos eran realmente “pequeños dioses bajo un sólo Dios”. Además, aún Cristianos conservadores eran introducidos a ciertas técnicas como la visualización del ocultismo bajo el disfraz o camuflaje de la psicoterapia. Descubrimos también que esos ejemplos no eran solamente la punta del témpano de hielo de estas doctrinas falsas, sino que también estaban navegando en las aguas de la iglesia. A nosotros no nos quedó otra opción que presentar estos temas a la iglesia en general.

 

El libro La Seducción de la Cristiandad resultó ser un gran éxito de ventas, pero tristemente por la razón equivocada, por lo controversial que era esta publicación.  Probablemente haya sido el primer libro que se haya publicado por una compañía Publicitaria Cristiana que se atrevió a nombrar nombres y documentar las enseñanzas falsas de populares líderes Cristianos.  Dave dejó bien claro en su introducción que el libro no era un enjuiciamiento o condenación de individuos, sino que había sido escrito para alertarlos y también ésta advertencia iba dirigida a aquellos que seguían las enseñanzas de estos líderes religiosos quienes muchas veces, sin percatarse ellos mismos,  habían enseñando estas doctrinas en ignorancia.

 

Muchos pastores añadieron a la controversia condenando al libro desde sus púlpitos, advirtiendo a sus feligreses de no leer tal publicación.  Aunque para ese entonces yo ya había estado trabajando con Dave por aproximadamente 6 años, no estaba preparado para lo que se avecinaba.  El número de personas que me confrontaron personalmente por mi participación en este libro fue, podríamos decir, bastante intimidante.  Dave me dijo que yo le informara a los que me confrontaban que estábamos dispuestos a corregir cualquier error que estaba en el libro o algo que no fuese fiel a las Escrituras.  Mientras me preparaba para trasmitir tal información, me quedé muy sorprendido cuando descubrí que la mayoría de los que criticaban el libro no lo habían leído y tampoco tenían la intención de hacerlo.

 

Por otra parte, la Seducción del Cristianismo impactó las vidas de cientos de miles de creyentes. Hasta ahora recibimos correspondencia de muchos individuos, aún décadas más tarde, cuyas vidas fueron afectadas positivamente y revividas en las Escrituras debido a la influencia de este libro.  La correspondencia más memorable fue la de un prisionero condenado a la pena de muerte y esperando por su ejecución.  Él había entregado su vida a la oración de intercesión, es decir el orar por otros,  cuando empezó a leer publicaciones “Cristianas” que hablaban de la Palabra/Fe y la confesión-positiva.  El creyó la mentira que se propagaba en estas publicaciones, que su fe era la clave para que fuera liberado de su situación y por lo tanto empezó a confesar su liberación de la prisión constantemente.  Él nos escribió que todo este procedimiento había destruido su oración de intercesión ya que se había alejado de la verdadera oración bíblica hacia la corrupción de la ciencia-mental.  No fue hasta que estando en prisión pasó un carro con libros y él eligió una copia usada de la Seducción del Cristianismo y allí fue cuando sus ojos se abrieron. Él nos dijo que el Señor usó nuestro libro para “liberarlo” de la esclavitud de auto-complacencia que fue a consecuencia de la falsa enseñanza de la fe y confesión positiva y lo restauró a su ministerio de orar por otros.

 

Aunque multitudes han sido bendecidas, algunos de los líderes religiosos que fueron mencionados en el libro no lo fueron.  Fue debido a la invitación de algunos de estos líderes religiosos que Dave y yo tuvimos ciertas reuniones con algunos de ellos para discutir la razón por la cual ellos habían sido incluidos en el libro y también para manifestar nuestras inquietudes y tratar de clarificar las de ellos.  No todas las reuniones con estos líderes fueron cordiales; algunos de ellos acusaron a Dave de ser “divisivo” y de hacer daño a “los ungidos de Dios”. Un líder acusó a Dave de ser un “asesino” por alejar a Cristianos de la consejería psicológica.  Otros afirmaron verbalmente las explicaciones que Dave daba pero solamente fue uno de ellos que corrigió algo que se había escrito. A través de todas estas reuniones Dave fue siempre cortés pero firme en su perseverancia a lo que la Biblia enseña.  Yo realmente era como un espectador durante estas reuniones pero aprendí cómo un hombre de Dios puede corregir a otra persona.  Esto me hizo recordar que lo que hacía Dave era muy semejante a la amonestación de Pablo a Timoteo acerca de la manera de ministrar a un hermano cuando él estuviera en error (2 Timoteo 2:24-26).

 

Habían muchas personas quienes habían leído algunos de los libros escritos por Dave pero no lo conocían personalmente y tampoco lo habían escuchado, pero siendo expuestos a las palabras escritas pudieron apreciar su ferviente entrega y fidelidad a la verdad de las Escrituras y su celo por la sana doctrina.  Muy a menudo las personas no se dan cuenta de la compasión y del corazón del hombre cuyas obras uno está leyendo.  Nosotros en esta organización “The Berean Call” (El Llamamiento Bereano), nos dimos cuenta de este problema cuando oyentes nos comunicaron que ellos “sentían” el haber conocido a Dave en una forma más personal después de haber escuchado sus programas radiales a través de los años. Aunque los programas eran grabados había en ellos un “sentimiento” viviente ya que Dave no recibía el tema de discusión con anticipación, y por lo tanto sus reacciones eran siempre espontáneas y llenas de “vida”. También muchos temas eran tan controversiales y Dave a veces no podía contenerse en su crítica y eso también era algo que los oyentes apreciaban.

 

Sin lugar a dudas, todos los hijos de Dios son únicos y hechos maravillosamente, no existen dos personas en forma idéntica.  Por lo tanto, puedo decir con toda confianza que nunca más habrá otro Dave Hunt.  Su gentileza y humildad era obvias a todos quienes lo conocieron.  Mentalmente era brillante; su memoria era insuperable y yo soy testigo de eso.  Él podía citar libros enteros de la Biblia, poemas que parecía durar por días (muchos de ellos que él mismo escribió), y algunas estrofas y versos que muy pocos sabían que provenían de himnos familiares. Cuando uno cenaba con Dave y alguien hacía un comentario cómico o una broma, él también seguía con una serie de bromas de su parte que parecían nunca parar.  Su sentido del humor contradecía totalmente a aquellos que lo acusaban de ser “un empedernido cazador de herejes”. Aunque él no era la persona de decir bromas desde el púlpito, de vez en cuando empezaba sus historias con una historia cómica en la cual  era él la víctima de sus propias bromas.  Eso era muy a menudo bastante efectivo ya que muy pocas congregaciones lo esperaban. Él no solamente era humorístico, sino también era el más optimista, y la persona más animada que yo he conocido.  Ciertamente, él podía ser abrumado por una aflicción, pero aún así, nunca lo vi deprimido.

 

Cada persona que me conoce personalmente sabe que a mí me encanta  pescar.  Eso también pudo atribuirlo a Dave.  Nuestras excursiones en las montañas buscando lagos para poder pescar fueron hermosas y refrescantes para nuestras mentes y para nuestros cuerpos.  Las historias de aquellas aventuras pueden llenar volúmenes. Si algunas vez hubo alguna rivalidad entre nosotros podría haber sido acerca de quién era el mejor cocinero en tales excursiones.

 

Sin embargo, las historias favoritas de Dave eran las que el compartía con todos los empleados de la organización y era acerca de las experiencias que había tenido durante sus charlas en diferentes sitios.  El nos decía que podía probar la existencia de Dios por el mismo hecho de la gente que se sentaba al lado de él cuando viajaba en avión, gente que aparentemente estaba lista y dispuesta para que ser ministrada por Dave.  Si alguien dudaba acerca de estas “citas divinas”, tomaba solamente un par de ejemplos de parte de Dave para convencer  al incrédulo.  Yo no dudaba lo que Dave decía, pero mi confianza en sus reportes fue aumentada por varias experiencias personales.  Ocurrió una vez que viajábamos en un avión y en uno de nuestros asientos reservados estaba sentado un soldado de la Infantería de Marina.  En vez de pedir al soldado que se sentara en otro asiento Dave se sentó junto a él.  Durante el viaje tuvo una larga conversación con este soldado y se enteró que él se dirigía a una conferencia pagana y después a una fiesta ceremonial.  El soldado escuchó muy atentamente lo que Dave le decía al mismo tiempo que recibía una educación en la teología y las falsedades del Paganismo.  ¿Cuál es la probabilidad que tal situación ocurra al azar?  Las citas divinas no solamente le ocurrían a Dave, sino que le ocurrían continuamente.

 

Una vez más, nunca habrá otro centinela como Dave Hunt.  Entonces, la pregunta en las mentes de muchos puede ser: “¿Qué va a pasar ahora con El Llamamiento Bereano y con el ayudante del centinela” (este ayudante que va extrañar muy profundamente a su mejor amigo en el Señor)?  Como lo dije anteriormente, yo creo que mi llamado por los últimos 35 años ha sido simplemente el ayudar a Dave a realizar lo que Dios le había llamado a hacer.  Ahora que Dave está con el Señor, yo creo que mi llamado  es preservar la integridad de lo que Dave ha producido y, por la gracia de Dios, hacer disponible todos sus libros, artículos, sermones, videos y otros materiales para la próxima generación de creyentes.  Ciertamente, manteniendo el patrimonio que Dave nos ha dejado, un patrimonio centrado en la Palabra de Dios, nosotros confrontaremos nuevos temas a medida que ellos vengan, temas que pueden afectar adversamente el cuerpo de Cristo.  Por lo tanto, nosotros deseamos y pedimos sus oraciones para que Dios nos habilite a mantener la senda sobre la cual Él dirigió a Dave.  Nos sentimos bendecidos y privilegiados en continuar con esta labor.

The Berean Call

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s