100%

MARK CAHILL’S E-NEWSLETTER

Mayo 2013

 Mark Cahill's E-Newsletter

Ustedes amigos que me conocen saben que me encanta un gran encuentro en el que comparten a Jesús con una persona perdida. Me parecen muy alentadores, y ellos me ayudan a “seguir continuando”, mientras que todavía tengo tiempo. Algunas de las historias que me han enviado realmente me han animado, así que quería pasarles unas pocas de ellas. ¡La primera es de un fisioterapeuta que testifica al 100% de sus pacientes!

 

Él compartió conmigo:

 

«El patrón envió a uno de sus hombres a mí esta semana [que había] estado en el ejército. Le di las gracias por su servicio y compromiso. Se crio Bautista, [pero] ahora era ateo. Su novia se crio Bautista, “pero ahora ella es agnóstica… que en realidad no es cierto, pero, soy un ateo”.

 

“Interesante. ¿Qué evidencia ha encontrado que no hay un Dios?”

 

Pausa. “Bueno, toda la destrucción y la devastación y desastres en el mundo”.

 

“Entonces, ¿básicamente crees, ‘¿cómo puede haber un Dios que permita todas estas cosas’ estás diciendo?”

 

“Básicamente.”

 

“Aprecio su honestidad. Al menos usted vive lo que profesa creer. Hablo con mucha gente de todas las religiones desde el Hinduismo, el Budismo, el Islam, al Cristianismo que no viven lo que dicen creer”. Él asentía con su cabeza. “Déjeme darle algo en qué pensar… ¿Alguien hizo ese taburete de ahí?”

 

“Sí”.

 

“Cierto. ¿Usted sabe que eso no ocurre en la naturaleza, ¿no?”

 

“De acuerdo.”

 

“Todo en esta clínica fue hecho por alguien.”

 

“De acuerdo.”

 

“Mis niños pequeños pueden hacer una bola de nieve. Si ellos hacen una bola de nieve y la ponen en la barandilla de la cubierta, usted sabe que alguien lo hizo y lo puso ahí porque eso no ocurre en la naturaleza. Pero, los monos pueden hacer eso. De hecho, cuando fui al Serengueti, se pueden ver monos hacer una bola de sus heces y tirarla. Sin embargo, no pueden hacer un sistema de armas de alta tecnología. Los monos no pueden hacer un avión de combate F-22 stealth. Cuando usted tiene algo que es más complejo, se necesita un mayor nivel de inteligencia para crearlo.”

 

“De acuerdo.”

 

“Usted puede ir al [Museo] Smithsoniano hoy y ver una estatua del modelo de ADN. Si usted toma esa estatua y la pone en el patio que está en frente de la clínica, usted sabe que alguien lo diseñó, construyó, cavó un hoyo en la tierra, vertió el hormigón, puso una base en el hormigón, después adjuntó el modelo en la base.”

 

“De acuerdo.”

 

“Cuando se compara ese modelo de ADN en el patio con el ADN en su cuerpo, las tres mil millones de piezas de la misma, el ADN en su cuerpo es infinitamente más complejo que la estatua en el patio. Infinitamente. Eso significa que hubo una inteligencia infinitamente superior para crearlo. La pregunta es: ¿Quién lo creó?”

 

“Nunca he pensado en eso antes.”

 

“No tengo tiempo ahora mismo para darle el resto de la historia, pero, tengo un libro aquí donde el autor buscó en todas las religiones del mundo para ver si había alguna evidencia para probar si cualquiera de ellas eran ciertas o no. Porque, no importa lo que creemos, importa lo que es verdad. Al igual que cuando usted sostuvo su arma en el ejército. ¿Importa si usted cree que hay una bala en el revólver cuando se aprieta el gatillo?”

 

“No.”

 

“Cierto. No importa lo que usted cree, importa si hay realmente una bala en el revólver. Si usted piensa que no hay ninguna, pero cuando se tire del gatillo, va a destruir todo lo que tiene como objetivo.”

 

“Eso es cierto.”

 

“Este libro de aquí tiene toda la evidencia en el mismo, de modo que usted puede saber lo que es verdad. Voy a dárselo de forma gratuita si usted lo lee.”

 

“Voy a leerlo.”

 

¡Impresionante!

 

Recuerda que debes utilizar la lógica cuando estás testificando. A las personas perdidas les encanta un buen argumento lógico. Esto significa que has pensado en tu fe y significa que deben pensar con lógica acerca de lo que creen, también.

 

La siguiente historia es de un padre e hijo que comparten su fe juntos. ¡Sigue leyendo!

 

“Yo vivo muy cerca de un museo de la creación, y durante la temporada de Navidad de este año pasado, planeamos invitar a la gente a ver la exhibición de la Ciudad de Navidad [que tienen allí], así que recogimos algunos volantes adicionales para ello. Mi hijo (de 4 1/2 años de edad) y yo normalmente vamos a Steak’n Shake después de la iglesia los domingos como un regalo especial (normalmente es sólo yo y mi hijo, ya que mi mujer por lo general está en casa tomando su tratamiento para el cáncer, que lo está haciendo muy bien por cierto. ¡Seguimos alabando a Dios y le damos toda la gloria por lo que está haciendo en este momento!). De todos modos, durante ese tiempo, tomamos algunos de los volantes con nosotros, y él les dio a algunos de los camareros y el gerente general. En las siguientes semanas, él les preguntaba si habían ido. Bueno, una semana, una de las camareras vino y nos dijo que había ido y le gustó mucho. Nos pusimos a hablar, y me enteré de que ella no tenía ningún trasfondo religioso, sin embargo, ahora quería “involucrarse más”, porque quería criar a su hijo (creo que un niño) en la iglesia. También me dijo que ella había estado haciendo estudios bíblicos con la familia de su novio. Me dijo que la presentación arqueólogica de la Ciudad de Navidad realmente respondió a algunas de sus preguntas. Entonces le pregunté si le gustaba leer, y fui a mi camioneta y tomé una [copia] de A un solo latido de distancia para dárselo, y luego nos fuimos. Como yo estaba, literalmente, saliendo de la zona de aparcamiento, miré hacia arriba y vi otra camarera que conocemos que iba a mi camioneta y me agita su mano. Pensé que iba a decirme que ella había estado orando por la otra camarera y me daba las gracias por hablar con ella. Yo estaba equivocado. Ella me preguntó si tenía algún otro libro para ella y otra camarera. Yo sólo tenía uno más conmigo, así que me dijo que se lo daría a la otra camarera, y yo [dije] traería más conmigo la próxima semana. Tomé un montón conmigo la próxima semana. Cuando empecé a darlos, todo el mundo quería uno. El gerente y la gerente general mandaron a decir que querían uno también. La segunda camarera de la semana anterior me dijo que ella y su abuela lo estaban leyendo y les gustó mucho. Perdí la cuenta, pero creo que di alrededor de 10 libros a los empleados allí. Después de esto, no pudimos ir [volver] por alrededor de un mes, porque estaba fuera de la ciudad por entrenamiento [de trabajo]. Durante ese tiempo, uno de los camareros y una camarera me enviaron correos electrónicos para saber sobre mi esposa y ver qué entrenamiento llevaba. En uno de los mensajes de correo electrónico, la camarera me dijo que la gerente general había renunciado y había enviado un texto pidiéndole que me pidiera un libro. Como yo pensaba que ya tenía uno, pensé que lo quería para otra persona. La próxima vez que fuimos, la ex gerente general estaba allí comiendo, y pudimos ser capaces de darle el libro directamente a ella. Mientras hablábamos, me dijo que ella nunca antes obtuvo un libro (no sé quién obtuvo el libro que había dejado para ella antes). Ella me dijo que ya no está trabajando ahora, “tiene un montón de tiempo para sí misma en su cabeza y tiene preguntas” y quería el libro que todo el mundo tiene para leer. La mañana de Pascua cuando fuimos, la camarera regular, la que fue al museo de la creación, no estaba allí. Cuando preguntamos dónde estaba, se nos dijo que se había ido [porque] quería “llevar a su hijo a la iglesia, y para una caza del huevo de Pascua”. Ha sido realmente increíble ver que todo esto suceda el último par de meses, y estoy agradecido contigo por hacerlo posible para mí al dar todos los libros.”

 

Me pareció esto un encuentro interesante, ya que la mayoría de las veces cuando una camarera viene corriendo del restaurante, ¡es porque yo no pagué la cuenta! ¡Nunca he visto a la gente correr por los libros antes! Guau, ¡qué encuentro!

 

Sé que sabes que es más bienaventurado dar que recibir, ¿pero lo vives? Vamos a ver lo que hizo Josh:

 

“Casi todas las tardes de lunes a viernes, voy a un banco para dejar depósitos por mi trabajo. He estado yendo allí durante mucho tiempo, y yo siempre trato de ser una luz de Cristo a los cajeros amándolos y alentándolos y orando por ellos. Esto ha abierto la puerta para que yo comparta el Evangelio con varios de los cajeros en los últimos años. El viernes por la tarde, yo estaba en el banco siendo ayudado por un cajero, y vi a un hombre en el extremo opuesto siendo ayudado por otro cajero. Estaba muy frustrado, porque le faltaban 30 dólares en su cuenta y ahora sólo tenía 75 centavos a la izquierda. Quería entender lo que pasó con su dinero. Mi corazón se dirigió inmediatamente hacia él, porque he estado en ese lugar antes. Inmediatamente supe que el Señor estaba impulsando a que le ayudara. Tomé 30 dólares de mi cuenta y poco a poco me acerqué a él. Puse el dinero sobre el mostrador y cuando levantó la vista, le dije, “Esto es una bendición de Dios. ¡Que Dios lo bendiga!”. Él se quedó sin habla. Toda su expresión cambió cuando me miró fijamente. Parecía que iba a llorar. Todo el banco se quedó en silencio en ese momento. Me di la vuelta y caminé hacia la salida y todas las miradas estaban sobre mí y nadie dijo una palabra. Cuando salí, las lágrimas brotaron de mis ojos, porque tenía un sentido tan abrumador que Dios iba a usar este incidente no sólo en la vida de este hombre, sino también en la vida de los cajeros que he estado tratando de llevar a Cristo. He pensado en ese momento toda la semana y se refleja en el suministro y la bondad de Dios. Hemos sido bendecidos por Dios, para que podamos bendecir a otros. Cuando me paré en el mostrador del banco y contemplé bendición a este hombre con el dinero, primero luché con eso en mi mente, porque tenía gran necesidad por el dinero mismo. Cada dólar cuenta donde estoy financieramente. Pero también recordé las muchas veces que Dios ha provisto tan fielmente por mí en mi tiempo de necesidad. ¡Me acordé de que realmente no puedo dar más que Dios! Mientras caminaba de vuelta al trabajo, sonreí todo el camino. Dios es nuestro proveedor.”

 

¡La alegría es muy contagiosa cuando realmente vives para el Señor y obedeces lo que Él nos manda a hacer!

 

Apocalipsis 22:16-21

 

“Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, y la estrella resplandeciente de la mañana.

17 Y el Espíritu y la esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiere, tome del agua de la vida gratuitamente.

18 Porque yo testifico a cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios añadirá sobre él las plagas que están escritas en este libro.

19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.

20 El que da testimonio de estas cosas, dice: Ciertamente vengo en breve. Amén, así sea. Ven: Señor Jesús.

21 La gracia de nuestro Señor Jesucristo [sea] con todos vosotros. Amén.”

 

Nos reuniremos con Jesús pronto. Como cuestión de hecho, el 100% de las personas que conocerás antes de morir también se reunirán con Jesús un día. ¡Así que puede ser que también testifiques al 100% de ellos antes de que muramos y conocer al Creador del Universo!

 

Hasta que las redes estén llenas,

Mark Cahill

Mark Cahill

Un pensamiento en “100%

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s