La Condenación del Hombre Religioso Hebreo (Romanos 2:17-29)

Estudio tomado de ‘Evangelismo Bíblico’

En la segunda parte de Romanos 2, Pablo expone el caso contra el “hombre religioso” hebreo (v17-29). Este hombre, que se llama a sí mismo judío, tiene su “religión” (sus ritos y escritos) pero está en el mismo predicamento que los hipócritas y los “paganos”.

Puede ver el estudio y las predicaciones completas aqui: http://www.iglesia-del-este.com/predicacion-expositiva/romanos/.

 

Romanos 2:17-29

Le compartimos los comentarios de cada versículo que hemos visto en nuestras paginas de Facebook y Google+.

Romanos 2:17 “He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios,” Ahora, Pablo le hablará a un hebreo. La nación de Israel es un “pueblo especial” y único porque fue escogido. Ellos tienen una relación privilegiada entre todos los de la tierra. Los judíos tienen promesas exclusivas para ellos, sin embargo, un judío solamente nominal está igual bajo condenación, como el pagano y el hipócrita religioso.

Romanos 2:18 “y conoces su voluntad, e instruido por la ley apruebas lo mejor,” A diferencia de todas las demás naciones de la tierra, los judíos tenían la ley de Dios escrita, y no sólo diferenciaban entre lo bueno y lo malo (por su conciencia), sino que podían diferenciar entre lo bueno y lo mejor. Igual nosotros hoy en día, con la Biblia, podemos conocer claramente la voluntad de Dios y saber lo mejor.

Romanos 2:19 “y confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas,” Dios le dio al judío el privilegio de instruir/enseñar a la gente que no sabía nada de Dios o de Sus caminos. Los gentiles (todas las demás naciones) eran ciegos y los judíos debían ser luz (Mateo 5:14). Durante el reinado de Salomón, todo el mundo sabía de esa luz (1 Reyes 10:24) y venían a escuchar la ley. Ahora nos toda a nosotros los cristianos ir y buscarles para abrir sus ojos a la verdad de Dios (Hechos 26:18).

Romanos 2:20 “instructor de los indoctos, maestro de niños, que tienes en la ley la forma de la ciencia y de la verdad.” El judío tenía la verdad y la ciencia de Dios en la forma escrita. ¡Qué privilegio! Nosotros también tenemos la misma posesión hoy, la “forma” de la verdad. La “forma” es un libro: la “Palabra Escrita” (1 Tim. 1:13).

Romanos 2:21 “Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas?” Aquí veamos a Pablo usando la “Prueba de la Buena Persona” con un judío hipócrita. Al evangelizar, podemos seguir este ejemplo para explicar a alguien de su pecado: “¿A Ud. le gusta que le roben? ¿Y lo ha hecho?” Este es el buen uso del 8avo mandamiento.

Romanos 2:22 “Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio?” Este es el buen uso del 7mo mandamiento “No cometerás adulterio”. Quizá alguien no haya cometido adulterio, pero sí codicia a otras mujeres en su mente. Debemos ir y explicarles que eso también es pecado. “Sacrilegio” es no respetar a Dios, por lo que vemos que podemos explicar a los inconversos del 3er mandamiento al evangelizarles.

Romanos 2:23 “Tú que te jactas de la ley, ¿con infracción de la ley deshonras a Dios?” El que tiene “la ley” (la revelación escrita de Dios), se jacta. Pero, desobedece lo que sabe (lo que lee, lo que ha sido enseñado) y así deshonra a Dios. Puede que Ud. esté en una buena iglesia, pero ¿obedece lo que sabe? Ud. sabe que debe evangelizar, pero ¿lo hace?

Romanos 2:24 “Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros.” La mera ortodoxia en religión (la mera conformidad externa a algunas reglas) no resulta en la aprobación de Dios. Tampoco impresiona a los hombres. Es hipocresía y todo el mundo lo sabe. Causa blasfemia.

Romanos 2:25 “Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión.” La circuncisión era una “señal” del pacto hecho entre Dios y los descendientes de Abraham .La Ley aprovecha si uno la guarda. Hay valor en la ley, porque aprovecha, pero, el valor de la ley es limitada porque una vez violada, ella condena. – Greg Kedrovsky

Romanos 2:26 “Si, pues, el incircunciso guardare las ordenanzas de la ley, ¿no será tenida su incircuncisión como circuncisión?” El incircunciso es el gentil, el que no tiene esa señal del pacto de Dios con Israel. Cuando el gentil vive conforme a su conciencia (conforme a la ley revelada a través de su conciencia), entra “en pacto” con Dios, como si fuera circuncidado (o sea, su incircunsición es “tenido como” circuncisión). Sin embargo, luego veremos su condenación.

Romanos 2:27 “Y el que físicamente es incircunciso, pero guarda perfectamente la ley, te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión eres transgresor de la ley.” Un gentil podría ser contado como un judío (su incircuncisión siendo tenida como circuncisión por haber obedecido a la luz que tenía). Pero, el valor de la luz es limitada. ¿Quién obedece “perfectamente” la ley de su conciencia?

Romanos 2:28 “Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne;” Las señas en lo exterior son sólo indicaciones de una realidad interior. La “realidad exterior” (sea lo que sea: nacimiento o circuncisión) no vale sin una realidad adentro. Podemos aplicarlo a nosotros los cristianos, ¿Es Ud. cristiano sólo en lo exterior los domingos o vive para Cristo en su día a día (buscando y salvando a los perdidos, Luc. 19.10)?

Romanos 2:29 “sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.” En el contexto de los judíos, sabemos que no todos los descendientes de Israel son el “Israel de Dios” sino el judío que se sometó a Dios en la Ley de Moisés. Israel es un ejemplo para nosotros los cristianos, pero no debemos confundirnos en este pasaje para decir que nosotros hemos reemplazado a Israel. Si hoy en día, un judío cree en Cristo, entonces se convierte en cristiano. A futuro, Dios retomará su plan para su pueblo escogido Israel.

Un pensamiento en “La Condenación del Hombre Religioso Hebreo (Romanos 2:17-29)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s