Una generación a la deriva (Segunda parte)

EL LLAMADO DE BEREA

Una generación a la deriva (Segunda parte)

Por T.A. McMahon

“Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo,para gloria y alabanza de Dios.”  (Filipenses 1:9-11)

La oración del Apóstol Pablo por los creyentes en Filipo es también una oración para todos los creyentes en todos los tiempos.  Además, es una oración que todos los padres que son creyentes deberían estar orando por sus hijos, especialmente por aquellos jóvenes que estén en los fines de la adolescencia, en sus años veinte y pico y en los comienzos de sus tempranos años, de treinta para arriba y que conocen al Señor.  ¿Por qué aquellos en especial? Por varias razones, aunque le doy gracias al Señor por las excepciones personales.  Este grupo que está en estas edades son especialmente vulnerables a las influencias adversas de sus compañeros.  Además sus vidas están acosadas por distracciones prácticas como la escuela, el trabajo, la vida social o la falta de ella, las opciones de su carrera profesional, las consideraciones matrimoniales, etc., que los desvía de las misma cosa que los puede sostener a medida que tienen que lidiar con los problemas diarios.

La oración de Pablo por los Colosenses expande un poco más a la intercesión por los Filipenses:

“Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad”(Colosenses 1:9-11).

Tomen en cuenta que Pablo quería que los Colosenses estuvieran “llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual… agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra”.  Esta oración, sin embargo son solamente palabras huecas a no ser que aquellos por quienes él  está orando deseen tener una vida merecedora del Señor y agradable a Él.  Las buenas noticias es que muchos creyentes jóvenes de hoy en día poseen ese deseo y ese celo.  Las noticias que no son muy buenas es que son muy pocos los que parecen poner el esfuerzo necesario para aumentar en el conocimiento de Dios.  Una vez más, puede que sea debido a distracciones, pero cualquiera que sea el caso, va a traer malas consecuencias.

Sin el “crecimiento en el conocimiento de Dios”, que es obtenido leyendo Su Palabra y haciendo lo que la Palabra dice, el camino de un creyente será muy esporádico en agradar al Señor y probablemente no dará muchos frutos en lo que se refiere a las buenas obras.  Además, él no abundará “aun más y más en ciencia y en todo conocimiento”, que quiere decir que él no tendrá una base de discernimiento bíblico.

Sin discernimiento bíblico esta generación venidera se estará yendo a la deriva, dirigiéndose hacia una costa rocosa y al naufragio.  Yo he tenido la oportunidad de hablar con gente joven en los Estados Unidos y alrededor del mundo, y aunque muchos de ellos  parecían tener conocimiento bíblico, ignoraban las enseñanzas falsas al igual que los maestros falsos quienes están seduciendo a multitudes de Cristianos  hoy en día. Yo no puedo comparar estos jóvenes a “los hijos de Isacar”, quienes estaban “entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer”,  (1 Crónicas 12:32).  A mi parecer estos jóvenes no han prestado atención a las tantas advertencias en las Escrituras refiriéndose a la seducción espiritual y a la decepción (Mateo 24:4; Marcos 13:21-23; 2 Corintios 2:3-4; Gálatas 3:1; Colosenses 2:4-8; 2 Tesalonicenses 2:3; 1 Timoteo 2:26; 3:1-2; 3:6; 4: 3-5; 1 Juan 2:26, etc.).  Estos jóvenes también  parecen ignorar las advertencias de Juan, Pedro y Judas concerniente a aquellos que los pueden engañar.  También ignoran la advertencia de Pablo a los Corintios:

“Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno”  (Hechos 20: 29-31).

Cuando los consejos de la Palabra de Dios no son llevados a nuestras mentes y a nuestros corazones y tampoco son puestos en práctica, el resultado es que no hay crecimiento espiritual.  Muy a menudo el resultado es una fe experimental, basada en sentimientos subjetivos en vez de la objetiva Palabra de Dios.  Tal condición produce una fe superficial y por lo general una fe falsa y elimina completamente el discernimiento bíblico.  Tal fe no era de los Bereanos (Hechos 17:11), a quienes Lucas los elogió porque ellos escucharon al apóstol Pablo y después de haberlo hecho escudriñaban las Escrituras diligentemente para comprobar si las cosas que escucharon eran verídicas.  La dependencia en una fe experimental es dominante entre Cristianos hoy en día, ya sean estos Pentecostales, Carismáticos o Evangélicos conservadores.  Aquí podemos mencionar cuatro organizaciones de mayor influencia que están basadas en fe experimental, y que son los mayores seductores de la generación venidera: El Movimiento de la Iglesia Emergente, la Casa Internacional de Oración, la Psicología Cristiana y el Cristianismo Progresivo.

El Movimiento de la Iglesia Emergente no tiene una organización oficial o un liderazgo oficial, aunque algunos de sus adherentes han “emergido” como propagadores y líderes reconocidos dentro de este Movimiento.  Lo que hacen ellos es tratar de atraer la generación post modernista hacia Jesús a través de un Cristianismo modificado.  Los líderes de este movimiento creen que el Cristianismo de hoy en día ha sido distorsionado por la cultura Cristiana.  Esta manera de “reinventar” ocurrió como una respuesta hacia las tácticas empleadas por ciertas iglesias que dio como resultado las llamadas “iglesias amigables”,  su afán era la búsqueda de almas perdidas.  Este tipo de iglesias usaba métodos seculares para atraer  aquellos que no iban a ninguna iglesia en particular, dándoles sermones “positivos” de corta duración , música “Cristiana contemporánea”, producciones dramáticas, patios de comida, juegos de video y un estilo de adoración de música “rock” especialmente dirigida hacia la juventud.  Esta manera de operar, sin embargo, no satisfizo los deseos de esta juventud, quienes en realidad estaban anhelando una experiencia espiritual más profunda.  En vez de poner el énfasis en la Biblia, los líderes del Movimiento Emergente dirigieron su atención a lo que ellos llamaron “auténtico” o “Cristianismo Clásico” o “Cristianismo de esta Época”.

Aunque el Movimiento de la Iglesia Emergente afirma que ellos están regresando a las tradiciones originales de la iglesia, en realidad lo que están haciendo es regresar solamente  a los rituales de la iglesia de la Edad Media que eran la práctica de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa.  La sensualidad de las imágenes, las velas, el incienso y los demás rituales que por alguna razón atrae a una gran número de la juventud evangélica.  Aún instituciones Cristianas con base sólida Cristiana han observado que la juventud en estas iglesias han sido atraídas hacia la Iglesia Emergente para experimentar el “Cristianismo Auténtico”.  Campanas, los olores y las diferentes imágenes han resultado ser una potente seducción.  Los altares, los iconos religiosos y hasta la Estaciones de la Cruz se han infiltrado dentro de los cuartos de reunión de jóvenes y en los sótanos de las iglesias evangélicas.  Esta atracción por lo experimental ha abierto la puerta para otras prácticas y enseñanzas que no son bíblicas, entre ellas oraciones contemplativas y las prácticas ocultistas de los supuestos Padres de la Iglesia y otros místicos Católicos.

El enfoque de esta Iglesia Emergente en lo experimental que está en oposición al objetivo de la Palabra de Dios, ha facilitado el rechazo de la sana doctrina (2 Timoteo 4:3-4).  Entre las numerosas enseñanzas falsas podemos citar las siguientes: Jesús no es el exclusivo camino a Dios; “la verdad” puede ser encontrada en todas las religiones; el evangelio social puede desplazar al evangelio bíblico; la llamada agenda de “restaurar la tierra” es dada más énfasis que lo eterno; y mezclado con todo esto podemos encontrar el universalismo, la idolatría visual y una actitud agresiva de socavar y debilitar la verdad de las Sagradas Escrituras.

Otro movimiento llamado la Casa Internacional de Oración es la última promoción de parte de los Pentecostales y Carismáticos que está atrayendo a la juventud de hoy.  Conocido como “Los Últimos Manifiestos Hijos de Dios”, este es un movimiento que se formó de unas series de “manifestaciones del Espíritu Santo” y sus orígenes van hacia la década de los años 1940.  Este movimiento inicialmente fue declarado herético por las Asambleas de Dios, pero eso no disminuyó su crecimiento entre Pentecostales y Carismáticos.  La creencia de este movimiento es que Dios está derramando Su Espíritu durante estos últimos días y está levantando profetas y Apóstoles que van a dirigir un ejército de creyentes llenos del Espíritu Santo, particularmente gente joven, quienes manifestarán señales y prodigios y quienes tomarán dominio de este mundo antes que Jesús regrese.  Esta doctrina de dominio ha sido parte de los supuestos avivamientos y resurgimientos del Espíritu Santo que ocurrieron en Toronto y en Florida y que pudo atraer a millones de personas de alrededor del mundo que participaron en estas señales falsificadas y prodigios.  El énfasis en estas supuestas manifestaciones del Espíritu ha continuado a través de su líder Mike Bickle y su asociación con los líderes en Toronto y con la escuela de Ministerio Sobrenatural en California.

Los líderes de la Casa Internacional de Oración fueron influenciados profundamente por aquellos que fueron conocidos como los profetas de la ciudad de Kansas, con quienes Bickle estuvo asociado, y cuyas doctrinas derivaron de las enseñanzas de  “Los Últimos Manifiestos Hijos de Dios.”  Una de estas doctrinas específicas es la cual en que el ungido liderato puede oír a Dios directamente y esta comunicación (conocida como “rema”, supuestamente la palabra hablada) sustituye la escrita Palabra de Dios como la autoridad a la que todos debemos sujetarnos.  En el pasado, esa doctrina controladora (llamada “pastorear”) produjo una serie de abusos de tipo sectario entre los seguidores de este movimiento y todavía está en vigencia de acuerdo a padres de familia cuyos hijos están en el movimiento de la Casa Internacional de Oración.  Los seguidores de este movimiento defienden tal institución alegando que los padres de familia carecen la madurez espiritual para entender lo que está ocurriendo.  Y aunque este movimiento pone su énfasis en oración, sus “prácticas de oración” están al borde de lo oculto, especialmente aquellas prácticas que siguen métodos contemplativos místicos.

Aunque es grande la influencia que la Casa Internacional de Oración está teniendo  en muchos jóvenes Pentecostales y Carismáticos, existe otra seducción “experimental” que influenciará a un incalculable número de jóvenes creyentes que fueron educados en iglesias evangélicas conservadoras.  La prestigiosa publicación llamada “Princeton Review”, en una encuesta que hizo de las universidades en los Estados Unidos, reportó que la segunda carrera más popular de los estudiantes es la Psicología.  Esto también es lo mismo en las universidades Cristianas, donde el enfoque es el conseguir diplomas en consejería psicológica.  Si esta tendencia continuara, la próxima generación de evangélicos Cristianos estaría inundada con individuos que han caído en la trampa de una seudo ciencia que es mucho más destructiva que la falsa ciencia de la evolución.  El hecho que la psicoterapia no es y no puede ser ciencia, ya ha sido documentada en numerosas fuentes seculares y en los artículos ya publicados en “El Llamado de Berea”.  La simple razón es que no puede ser científica es que la naturaleza de la psicología es subjetiva y experimental.  Indudablemente está fuera de la metodología que la verdadera ciencia demanda.

Desde el punto de vista bíblico, la consejería psicológica no solamente niega la suficiencia de la Escritura, sino que su concepto fundamental es en la “auto estima” y en “sí mismo,” y su dogma principal en la creencia, en la innata bondad de la humanidad, están simétricamente opuestas a la verdad bíblica que predica la naturaleza pecaminosa del hombre.  Esta realidad hace que la atracción a la supuesta consejería psicológica sea ilusoria en el mejor de los casos y que sea llena del espíritu del Anticristo en el peor de los casos.  Además, no existe un método de consejería psicológica que trate o que enfoque el tema del pecado.  Aún así, eso no ha impedido la promoción de tal falsa consejería en todas las universidades Cristianas, ya que la intención de ellos está en atraer más estudiantes Cristianos.

Aunque la mayoría de las escuelas Cristianas enseñan alguna forma de desarrollo evolucionario, ya sea teístico o ateístico, existen sin embargo un número de excelentes organizaciones e individuos que han informado a los Cristianos acerca de la seudociencia de la evolución darwinista.  Lo mismo no puede ser dicho acerca de informar a la comunidad evangélica, y a su juventud en particular, acerca de la más insidiosa influencia de la seudociencia de la psicoterapia.  Hay muy pocos que se molestan en comentar acerca de esta travestía mientras que dos organizaciones evangélicas de mucha influencia, Enfoque en la Familia y la Asociación Americana de Consejeros Cristianos, están en la vanguardia en tratar de integrar la Biblia con la psicología.  Esta poderosa seducción de la próxima generación de evangélicos, que es la Psicología Cristiana y que está en contra de la Verdad Bíblica, trágicamente está ya bien establecida y prosperando en la iglesia evangélica.

Otro desarrollo que está promoviéndose en el mundo Cristiano, aquí en los Estados Unidos de Norteamérica y que ha atraído a muchos jóvenes evangélicos y los ha alejado de la verdad bíblica, es un fenómeno relacionado con los cambios políticos en este país.  Hace más de tres décadas, el Cristianismo Evangélico era una plataforma y una base de votación para la mayoría moral y para el Cristianismo conservador o de derecha.  A pesar de inherentes problemas, evangélicos a pesar de todo todavía esperan cambiar la sociedad a través de sus propios candidatos políticos de tendencia conservadora.  Hoy en día, ha habido un cambio drástico de la política derechista a la izquierdista.  Aunque este cambio no ha sido completo, ya podemos ver que su efecto, especialmente entre aquellos jóvenes que profesan ser Cristianos.  Muchos se han unido a los rangos de un movimiento u organización llamada “Cristianos Progresivos”, que en realidad es otro nombre para el Cristianismo izquierdista.

La primera atracción del Cristianismo izquierdista es su énfasis en suplir las necesidades de los pobres y rectificar las condiciones que provienen de la injusticia social.  Aunque tal celo por esta causa es admirable, en la práctica y en las enseñanzas del Cristianismo izquierdista, el desvío de las Escrituras es bastante radical.  Aunque la Biblia indudablemente trata sobre estos problemas, también hace hincapié que esto no puede ser dado más énfasis que la salvación de las almas a través de la predicación del evangelio.  La diferencia es a menudo la solución a una necesidad temporal que a su vez reemplaza la vida eterna con Cristo.  La mayoría de las enseñanzas de los líderes del Cristianismo izquierdista (Jim Wallis, Shane Clairborne, Tony Campolo, Ron Sider, entre otros) son opuestas a las enseñanzas bíblicas en casi cada instante.  Este movimiento o modo de pensar, expone lo que ellos llaman una “liberación teológica”, llegar a la “presencia de Cristo” entre los pobres (debido a su condición), promover el evangelio social, que en realidad es la predicación de la salvación por medio de obras.

Una vez más, enfatizamos que tenemos ahora una generación que no está arraigada o cimentada en la Palabra de Dios, y es ésta falta de discernimiento bíblico que ha hecho vulnerable a la juventud de hoy en día y los ha llevado a promover lo que aparentemente son buenas obras, pero con una motivación impulsada por emociones.  Aún más significante, tenemos una generación que está siendo engañada por un movimiento que ha distorsionado las Escrituras por su propia agenda humanista.

Los ejemplos que hemos mencionados son solamente la puntas de algunos témpanos que amenazan la fe y la productividad de la generación venidera.  Nuestra esperanza es que podamos ver y podamos tomar muy en serio la advertencia del apóstol Juan:

“Estas cosas les escribo acerca de los que procuran engañarlos” (1 Juan 2:26).

Nuestra oración y nuestra súplica al Señor es que nosotros aquí, en esta organización, y otros ministerios similares, y hermanos creyentes, hagamos, por medio de la gracia de Dios y Su habilitación, todo lo posible para contactar y ayudar a equipar bíblicamente a los jóvenes evangélicos, y alentarlos e incentivarlos para que crezcan en el conocimiento de Dios y en todo discernimiento mientras ellos esperan “la  Esperanza Bienaventurada”, el retorno de nuestro Señor y Salvador.

Un pensamiento en “Una generación a la deriva (Segunda parte)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s