Día del Silencio: Los cristianos hablan

Por: Alexis “El Broder” Rodríguez

Hace dos días vi algo en Internet que me dio mucha tristeza.

Se trataba de un blog escrito por un ateo, como tantos que hay por la red. Pero este ateo decía que antes era un cristiano bautista fundamentalista y que poco a poco dejó de serlo. Ahora no solo negaba la existencia de Dios sino también practicaba su pecado secreto: La homosexualidad.

Me dio gran pesar ver que esta persona había crecido conociendo la verdad desde pequeño, escribió artículos y defendió sus creencias, solo que para el final hiciera todo lo contrario.

Sus razones para dejar el Cristianismo eran las mismas mentiras de siempre: Que no existen pruebas históricas suficientes para probar que lo que dice la Biblia realmente pasó… que Jesús nunca existió… que los homosexuales no pueden cambiar… etcétera…

Cada uno de sus argumentos ya los había oido antes, y de antemano sé que son una gran mentira, pero por desgracia la gente cree más rápido y fácil la mentira que aceptar la verdad.

Este hombre me recordó a otra persona (casualmente, ateo y homosexual también) que a pesar de exponerle la evidencia de la veracidad bíblica y la certeza de la existencia de Dios, me dijo algo así como: “A pesar de que me des cientos de pruebas, ¡ESO NO PRUEBA NADA!”. Quedé frío, y pensé: “¿Pues cuántas pruebas se necesitan para probar cualquier cosa?”. La necedad de este hombre llegó al borde de lo ilógico.

Los más batallosos

Tanto los ateos como los homosexuales tienen algo en común: Son las personas más batallosas, groseras y blasfemas con las cuales me he topado. Puedo llegar a hablar bien tanto en persona como por Internet con cualquier religioso (católico, testigo de Jehová, mormón…), agnóstico o incrédulo (no-cristiano) en general, pero cuando se trata de alguno de estos dos, cosas feas ocurren…

No me malentiendan. En cualquier grupo encuentras gente tranquila y gente fanática. El caso es que en los ateos y los homosexuales veo algo en común y en gran medida más que otros grupos:

–Quieren hablar sus ideas (sus creencias), pero quieren callarnos a nosotros los cristianos.

–Tienden a ser muy violentos si les das la contra. Personalmente me han agredido verbalmente de distintas formas.

–Son los que más me “trolean” por Internet.

–Están cambiando las leyes para que vayamos a la cárcel si predicamos el verdadero Evangelio (como ya está sucediendo en algunos países).

Pero también debo reconocer que…

Cuando un ateo o un homosexual me escuchan, tenemos conversaciones bastantes interesantes. Personalmente me gusta mucho saber por qué alguien se hace ateo (les pido me cuenten su historia) o si un homosexual es feliz “saliendo del closet” (muy pocos lo son, me lo han confesado).

Tengo conocidos que son ateos y también otros que son homosexuales (algunos son ambos), y de vez en cuando hablo con ellos. Muchos de los ateos me dicen (al tiempo de conocerlos) de que comenzaron a creer en Dios por las evidencias que les presenté, y también muchos homosexuales reconocieron que no estaba bien lo que hacían. Ambos grupos me dijeron que no se entregaban al Señor por el mismo problema de casi toda la humanidad:

Aman el pecado.

El tipo que mencioné antes amó más el pecado en lugar de entregar su vida a Jesús, por eso no duró (¡Nunca fue un verdadero creyente, solo sabía con su mente la verdad pero su corazón estaba alejado de ella!).

Amemos a los homosexuales

A propósito del Día de Silencio por las agresiones hacia homosexuales y lesbianas, quiero decirle algo a la comunidad gay, lesbiana, bisexual y trangénero desde el fondo de mi corazón:

“Un verdadero seguidor de Jesucristo NUNCA va a agredir físicamente a un homosexual. NUNCA le va a decir groserías. NUNCA lo va a odiar. NUNCA le dejará de darle la mano o hablarle. NUNCA promoverá su destrucción. Pero eso sí: NUNCA dirá que ese estilo de vida es la voluntad de Dios.

Un verdadero seguidor de Jesucristo SIEMPRE le hablará a un homosexual de la ley de Dios que juzga y condena al pecador y la gracia y perdón al humilde. Un cristiano de verdad SIEMPRE amará al homosexual a pesar de todo.

Si uno que se dice ‘cristiano’ rompe cualquiera de lo anterior, lo más probable es que no sea cristiano (o quizás tenga miedo, aunque no debería).

Yo lamento que los homosexuales sean golpeados y muertos por su estilo de vida, créanos que los cristianos los comprendemos en eso: Hemos sido perseguidos, torturados y muertos por 2000 años. La diferencia es esta: Morimos por la causa de Cristo y vamos al Cielo en paz. Los homosexuales no mueren en paz y no van al Cielo.

Es triste saber que los homosexuales sufran muchas cosas (He escuchado historias que me han sacado lágrimas) y lo peor, es que sufran la mayor pérdida: NO CONOCER AL VERDADERO AMOR, JESUCRISTO.

Busquen a Jesús, amigos homosexuales. Si alguno dice que puede ser homosexual y cristiano al mismo tiempo, miente descaradamente.

Yo como cristiano debo hablar de Jesús, y aunque ustedes quieran callarme, no puedo hacerlo. Amo mucho a Jesús y los amo también a ustedes.

No puedo callar lo que sé.”

Un pensamiento en “Día del Silencio: Los cristianos hablan

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s