Sin temor

MARK CAHILL MINISTRIES

Sin temor

 

Cuando Josué y los Israelitas estaban en el asunto de Dios acerca de tomar la tierra que Él les prometió, algo muy interesante les pasó en el camino.

Josué 7:4,5 dice:

Y subieron allá del pueblo como tres mil hombres, los cuales huyeron delante de los de Hai. Y los de Hai hirieron de ellos como treinta y seis hombres, y los siguieron desde la puerta hasta Sebarim, y los rompieron en la bajada: por lo que se disolvió el corazón del pueblo, y vino a ser como agua.”

Así que estaban conquistando y tomando territorio, y no hubo problemas. Pero después de esto, tuviron mucho temor. Es interesante pensar en esto. ¿Qué haces cuando tienes temor?

Encontré una página web (en inglés) de los 10 más grandes temores de la gente y te los muestro enseguida:

10. Temor al Compromiso
9. Temor a las Arañas
8. Temor al Rechazo
7. Temor al Fracaso
6. Temor a la Muerte
5. Temor a la Intimidad
4. Temor a la Oscuridad
3. Temor a las Alturas
2. Temor a Hablar en Público
1. Temor a Volar
(http://www.selfhelpcollective.com/top-10-fears.html)

¿Algunos de estos temores te suena familiar? Considerando que hablo en colegios públicos, ¡conozco el sentir del número dos! ¿Estaría en tu lista de diez si te preguntan?

Pero cuando los Israelitas vieron a los hombres de Hai,no solo tuvieron miedo, ¡sino que sus corazones se disolvieron como agua! Ese es un nivel enteramente diferente de temor. Ese es un temor de no querer hacer algo jamás. Sería como la plaga. ¿Qué quedaría en esa categoría? ¿Sería hablar en público? ¿Quizás que te pongan un arma encima?

Pregúntate: ¿Podría tu temor a testificar reflejarse en los diez primeros lugares de tu lista? ¿Por qué somos tan temerosos al mandamiento de Dios de alcanzar a los perdidos?

Recuerda el gran versículo de 1 Juan 4:4:

Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.

¿Recuerdas a Quién sirves? ¿Recuerdas qué tan grande es nuestro Dios? Un amigo me dijo una vez: ¿Por qué es que cuando estamos en la iglesia Dios es tan grande y el diablo es tan pequeño; pero cuando salimos a testificar, el diablo es tan grande y Dios parece tan pequeño?”. Me preguntó: “¿Acaso es que Dios ha cambiado?” Por supuesto que no, pero nuestro punto de vista de Dios cambió. Verás, si tenemos el enfoque correcto de Dios, las cosas y los temores del mundo parecen caer de lado.

Tuve una gran plática con un chico de 17 años llamado David en un centro commercial en Detroit el otro día. Me dijo que no creció al lado de su papá. Su papá lo dejó cuando tenía dos semanas de nacido. Tenía mucha ira hacia su papá. Le pregunté si pudiera hacer algo con su papá, ¿qué sería? Ni siquiera lo pensó. Dijo: “¡Una cena familiar, con mi mamá, mi papá y yo!”. Qué respuesta. Sean cuidadosos padres: No traten de comprar a sus hijos. Ellos simplemente los quieren. Tuvimos una gran plática sobre perdonar a su papa por lo que hizo, y sobre el perdón que Jesús ofrece por las cosas que hemos hecho.

En otro centro commercial en Detroit, corrí hacia Scott. Tuvimos una charla profunda sobre la vida y la muerte. Estuve hablando en una conferencia para hombres esa noche, así que le pregunté qué era la major cosa que pudo hacer por su hijo de 17 años, Ethan. Dijo: “Tenemos una plática de una hora antes de irnos a dormer”. Mi quijada casi cae al suelo. Primeramente, yo no le creí, pero él fue muy serio. Incluso dijo que su hijo se estaba volviendo como él, teniendo cuidado para con los estudiantes de su escuela, sentándose con ellos a platicar a la hora de la comida, etc. ¿Ves en lo que la relación de ellos dos se convertirá en los próximos años?

Estoy tan agradecido porque comienzo a entender qué tan grande nuestro Dios es y que no tenemos que temer a los hombres ni temer el rechazo cuando estamos alcanzando a los perdidos para el Señor.

Pero tampoco olvides que los hombres mueren al igual que los que tomaron Hai. Verdaderamente Dios no estaba con ellos. ¿Por qué? Había pecado en el campo. Acán tomó cosas que no debía, y esto terminó en la ira del Señor contra los Israelitas. No solo les costó la vida a esos hombres que trataron de tomar Hai, al final del capítulo vemos lo que le costó a Acán. Todo lo que robó Acán, sus hijos, hijas y todas sus posesiones fueron apedreadas y quemadas. El pecado tiene un gran precio. ¿Puedes pensar en algo que debas arrepentirte y confesarle al Señor antes que Su ira caiga sobre ti? ¿Alguien se alegra que Dios nos da en esta vida una segunda oportunidad después de la segunda oportunidad, después de la segunda?

También recuerda que cuando estamos viviendo en obediencia a Dios, ¡nos trae gozo! En serio pasa esto. Después de mi conversación con David, a quien mencioné antes, lo abracé. Sabía que su papa no debía haber hecho eso y si lo hubiera visto se lo diría. Vi a David una segunda vez en el centro comercial. Se dio tiempo para regresar a darme la mano, ¡y nos abrazamos una segunda vez! Quise asegurarme que antes de que muriera tuviese un toque positive de un hombre y de un hombre de Dios. Recuerda que cuando vives en obediencia, tu temor a los hombres nunca es tan fuerte como cuando estás viviendo en pecado.

Hasta que tengas tu ultimo respiro, ¡nunca olvides cuan grande es nuestro Dios y cuan pequeño es Satanás comparado a Él!

Hasta que las redes estén llenas,

Mark Cahill

Un pensamiento en “Sin temor

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s