Lo que los padres cristianos deben saber acerca de Facebook

Una de las preguntas más comunes que se hacen los padres en esta época es si está bien dejar que su hijo o hija tengan una página en Facebook. Y es porque la realidad es que Facebook ha añadido una inesperada y, a veces abrumadora dimensión de crianza de los hijos hoy día.

Para los adolescentes de hoy, Facebook es un canal de conexión vital en la vida, la amistad, el arte, recuerdos, música, y la conversación que se cruzan a toda hora. Y como padre usted puede permitirle a su hijo adolescente tener su propia página siempre y cuando  tenga la intención de supervisar lo que allí ocurra de forma consistentemente.

Eso no quiere decir que Facebook es un lugar para escribir o publicar cualquier cosa que les dé la gana. La directriz que la Biblia da a los padres cristianos “Instruye al niño en el camino,” se extiende a todo lugar, incluso a los lugares de reuniones digitales.

Consejos para los padres cristianos

La seguridad está primero. Vaya a Facebook a la sección “Ayuda”. Allí encontrará el “Centro de seguridad” y de allí, una sección para padres llamada “Ayude a sus adolescentes a jugar de forma segura.” Esta es una gran cosa. No lo pase por alto. También hay una gran información para los adolescentes y también hay herramientas muy útiles y recursos para darle a usted y a su hijo una base sólida y segura en el campo de Facebook.

Si su hijo tiene una página en Facebook, lo necesita también. La mejor manera de entender y monitorear la página de Facebook de su hijo es abrir usted su propia página. Es también la mejor manera de “modelar” la forma en cómo éste debe utilizar Facebook de una manera apropiada. Comience aquí.

Dedique atención a la configuración de privacidad. No dejen esto solo en manos de  su hijo, le toca a usted. Escoja la opción de que todas las fotos, información personal, y publicaciones en el muro sean privadas. Es muy fácil, haga lo siguiente: Vaya a la página de “Inicio” y haga clic en Configuración de privacidad. Allí se pueden establecer normas estrictas para quiénes pueden ver qué tipo de información y pre-aprobar los correos y etiquetas de fotos.

Conocer las contraseñas. Compruebe las contraseñas. Aquí es donde algunos padres (y adolescentes) fallan. Usted puede establecer que Facebook es un privilegio y que parte de ese privilegio está condicionado a que le den a ustedes los padres todas las contraseñas. La seguridad prevalece sobre la privacidad de los menores. Tener una contraseña le permitirá a usted comprobar las conversaciones para ver si alguien “de afuera” del circuito de seguridad de sus amigos y familiares han accedido a la página de su hijo. Si alguno de sus hijos cambia la contraseña sin permiso, sencillamente prohíbale el privilegio de usar Facebook.

Hable con sus hijos de lo que es apropiado para enviar entradas. En un cristiano, además de lo obvio-no hay fotos sexy, ni fotos de bebidas alcohólicas, ni fotos o videos que humillen a los demás, hable francamente con sus hijos sobre lo que significa ser “apartado” por Dios en el Facebook como un cristiano.

Enseñe a sus hijos que su muro de Facebook es en realidad un escenario en el cual el centro de atención son ellos. Recuérdeles que sus opiniones, videos, y bromas  le importan a Dios, a su familia, y a las personas que interactúan con ellos en línea.

Hablar sobre el poder de las palabras. Los adolescentes en Facebook deben ser conscientes del poder de sus palabras, el “tono” de sus mensajes y comentarios en los mensajes de sus amigos. Recuérdeles (varias veces) que una vez que publican algo en línea, que está fuera de sus manos, incluso si lo han quitado, alguien podría haberlo compartido en otro lugar. Firme un  pacto con su hijo donde estas condiciones queden claras y pídale que lo ponga en el ordenador.

Discernir momentos de enseñanza. Para los padres cristianos, Facebook puede convertirse en una serie de poderosos momentos de aprendizaje que ocurren bajo su techo y no se les enseña a ellos en otro lugar por otra persona. Facebook le permite vislumbrar el interior del corazón de su hijo, lo que le está molestando a él o ella, lo que confunde, y lo que es importante para ellos.

Cuando sus hijos coloquen comentarios cuestionables (y lo van a hacer), haga uso del discernimiento. No todos los envíos de fotos requieren su comentario o coaching. Permítales encontrar su propia voz y cometer errores (seguros). Sin embargo, las oportunidades de críticas surgirán sobre cómo podrían “reformular”, un comentario o reconsiderar el video o las letras que han publicado o que han seleccionado como “me gusta”. Si usted está prestando atención (y manteniendo un perfil bajo) los mensajes (post) de su hijo en Facebook abrirán las puertas para hablar con sus hijos acerca de lo que es para Dios la integridad, la intimidación, la pureza, la resolución de conflictos, los chismes, la tolerancia y el amor.

¿Cuál es tu mayor reto con la página de Facebook de su hijo?

Aquí encontrará un documento de reglas básicas que los padres deben establecer para que sus hijos adolescentes puedan utilizar Facebook. Vaya aquí: http://bit.ly/c18IqH # # StandApart LiveSticky

2 pensamientos en “Lo que los padres cristianos deben saber acerca de Facebook

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s