¿Está usted mostrando su escatología?

EL LLAMADO DE BEREA

T. A. McMahon

Cuando yo me convertí en creyente el libro más popular de esa época era un libro llamado “El Último Gran Planeta Tierra,” escrito por Hal Lindsey.  Este libro produjo un gran interés en la profecía bíblica y en particular en la doctrina del Rapto de la Iglesia.  La profecía y el Rapto eran dos conceptos teológicos que eran extraños para personas como yo, que había sido educado en la Iglesia Católica Romana. No me podía explicar en que consistían esos dos términos o qué tenían que ver con el Cristianismo.

A medida que mi entendimiento de las Escrituras fue más avanzado, mi interés en ambas enseñanzas creció.  La idea de que Jesucristo podría regresar en cualquier momento para llevarme al cielo era en realidad y una bendición (Tito 2:12-13).  Pero algunos años después me di cuenta que algunos de mis amigos evangélicos (y Cristianos en general) no compartían mi interés o eran, hasta cierto punto,  indiferentes.

El inminente retorno de Jesús por Su novia llegó a un nivel de desinterés entre los evangélicos. Esta gran expectación se redujo a  cierta confusión, ya que estos supuestos creyentes decían cosas como: “Él (Cristo) podría regresar antes de la Gran Tribulación,” o sino: “Él podría regresar en el medio de la Tribulación” o “tal vez al final de la Tribulación”.  Tratando de evitar un debate entre los evangélicos algunos empezaron a llamarse “Pretrib,” que significaba antes de la tribulación o también “Postribulación” o cualquier otro término que les convenía.

Una serie de elementos contribuían a tal actitud.  Se llegó a la conclusión de que el Rapto en sí no era una doctrina que era esencial para la salvación, ni tampoco el creer cuándo el rapto iba a ocurrir o en otras palabras, no era gran cosa si uno creía en el rapto o no.

Otros también fueron intimidados por muchos maestros que estaban en contra del Rapto y quienes eran bastante militantes y agresivos en su actitud de probar que tal doctrina no estaba en la Biblia y hasta lo consideraban herético.  El problema con estas objeciones era que reflejaban  la manera de pensar de los hombres en vez de las enseñanzas de Dios, algo que siempre nos lleva a problemas serios (Proverbios 14:12; 16:25).  Por lo tanto esto nos provoca a hacer la siguiente pregunta: ¿Está usted mostrado su Escatología?

Escatología es el estudio de lo que la Biblia enseña acerca de los últimos tiempos.  Considera los eventos que van a ocurrir y cómo están relacionados a la Segunda Venida de Jesucristo: ¿qué va a ocurrir antes que Él regrese? ¿qué va a ocurrir durante Su retorno? y ¿qué va a ocurrir después que Él regrese a la tierra?  Obviamente desde el punto de vista que todavía no ha regresado todas las enseñanzas relacionadas con Su regreso forman la profecía bíblica. Por lo tanto, Escatología tiene que ver con lo que las Escrituras enseñan proféticamente acerca de los últimos días.

Entonces que queremos decir cuando hacemos la pregunta “¿está usted mostrando su Escatología?”

La Escritura nos dice que el justo vive por fe (Habacuc 2:4, Romanos 1:7, Gálatas 3:1, Hebreos 10:38).  Esto significa que lo que creemos debe ser vivido para que nuestras vidas sean fructíferas y agradables al Señor.  Si nuestro entendimiento, de lo que la Palabra de Dios dice acerca de lo que tomará lugar en el futuro, no es fiel a las Escrituras, entonces nuestras actividades basadas sobre ese mal entendimiento serían negativas y hasta espiritualmente destructivas.  Estas son algunas de las  razones por las cuales la gente evita el tema escatológico, y también podría decir que algunos piensan que estos temas puede que ocurran en el lejano futuro y por lo tanto entienden que no tiene ninguna aplicación práctica durante el tiempo presente.  Esto no es nunca el caso, y las realidades prácticas de las creencias escatológicas son más evidentes cada día.

Dos de las enseñanzas más prevalentes en la historia de la iglesia son el Premilenialismo  y el Amilenialismo.  El Premilenialismo es la creencia que Jesucristo va a retornar a la tierra durante un evento conocido como la Segunda Venida, que será al comienzo de su reino de un milenio o 1,000 años y reinará desde Jerusalén.  La otra creencia es  Amilenialismo, que no cree en un reino literal de 1,000 años de Jesús en la tierra.  Esta creencia indica que Jesucristo ya ha tomado dominio sobre esta tierra y que  eso ocurrió inmediatamente después de Su resurrección y que ahora reina desde el cielo.

Otra tercera creencia es llamada el Posmilenialismo, que declara que la Segunda Venida de Cristo tomará lugar después de su figurativo reino de 1,000 años desde el cielo.

¿Se está ahora manifestando la creencia en el Amilenialismo? Sí se está manifestando esta clase de creencia y esto ha estado ocurriendo por los últimos 1,000 años, desde el siglo IV.  Agustín, el principal arquitecto de los dogmas más importantes de la Iglesia Católica Romana,  es acreditado por el haber introducido el Amilenialismo en su libro “La Ciudad de Dios”.

Para mantener un semblante de veracidad bíblica, los Amilenialistas deben espiritualizar casi todas las escrituras proféticas relacionadas con Israel y con el Milenio porque una interpretación literal estaría en contradicción directa a su escatología.  El espiritualizar es un proceso de interpretación que ignora el sentido básico del texto para poder lograr un significado “más elevado”, especialmente cuando este significado fortalece y apoya la predisposición doctrinal del individuo.  Esa manera de interpretar la Palabra de Dios ha tenido consecuencias destructivas. Por ejemplo, las escrituras proféticas que se refieren a Israel han sido espiritualizadas por los Amilenialistas para que estén de acuerdo con el dogma de su iglesia.  Esta falsa doctrina es conocida como la “Teología de Reemplazo,” por la cual la iglesia reemplaza a Israel como el pueblo de Dios.  Aquellos que enseñan esta doctrina hacen mucho hincapié en las bendiciones y casi nunca aplican a la iglesia las maldiciones dirigidas a Israel.

El Catolicismo Romano empezó el Amilenialismo y fue continuado por los reformadores como Martín Lutero y Juan Calvino, con la diferencia por supuesto, que decían que era la iglesia Protestante la que había reemplazado a Israel en vez de la Iglesia Romana. Entre  los numerosos problemas que esta doctrina manifiesta, la teología de reemplazo ha sido instrumental en sembrar las semillas del anti-Semitismo dentro del mundo Cristiano.  La Iglesia Católica ha publicado más de 100 documentos anti-semitas desde el siglo VI hasta el siglo XX.

Lutero, en particular, ejemplificó su anti semitismo entre los reformadores.  Sus viciosas diatribas en sus escritos como por ejemplo “Acerca de los Judíos y sus Mentiras,” que aunque no estuvo basado solamente en Amilenialismo, indudablemente fue influenciado por ese punto de vista o doctrina.

El Amilenialismo de Calvino fue la base sobre la cual él trató de crear una utopía Cristiana en la ciudad de Génova, que él controlaba.  En el siglo 16 y 17, el Amilenialismo fue el suelo fértil para el Preterismo.  Durante la Contra Reforma, el sacerdote Jesuita Luis de Alcázar interpretó las profecías del libro del Apocalipsis diciendo que tales profecías ya habían sido cumplidas en el primer siglo DC.  Sin embargo,  no fue sino hasta los comienzos del siglo 18 que el Preterismo, que es la creencia que la mayoría (o su totalidad) de las profecías ya han sido cumplidas, empezó a ser manifestada por Protestantes.

Eso, por supuesto, era antes, pero, ¿qué es lo que está ocurriendo hoy en día?  El Amilenialismo es la creencia escatológica más común entre aquellos que se profesan ser Cristianos.  Es la creencia de los Católicos Romanos, de la iglesia Ortodoxa Griega y Rusa, de los Luteranos, Presbiterianos, Anglicanos, Episcopales, de la Iglesia de Cristo, algunos Bautistas independientes y la mayoría de Calvinistas (con algunas excepciones).  En los últimos 25 años el Amilenialismo ha dado lugar a la supuesta doctrina ‘Cristiana’ identificada como Reconstruccionismo/Teonomía, que es un atentado que ha surgido en nuestro tiempo presente similar al fracasado experimento de Calvino cuando trató de crear la “Ciudad de Dios” en Génova.

La meta de hoy en día, sin embargo, es mucho más ambiciosa ya que trata de tomar dominio sobre todo el mundo.  Los Reconstruccionistas, también conocidos como Teonomistas, están concentrados en organizar y desarrollar el Reino de Dios en la tierra a través de la implementación de las leyes y principios del Antiguo y del Nuevo Testamento .  Una rama del Reconstruccionismo es la “Coalición del Avivamiento.”  Este es un movimiento que hizo sus comienzos en la década de los años 90 con el apoyo de notorios líderes evangélicos y a través del activismo político de la Derecha Cristiana.

Su estrategia es implementar un punto de vista Cristiano Mundial en todas las esferas de la sociedad: en la educación, ciencia, política, el arte, en el campo militar, etc.  Así como el nombre implica, la escatología de esta Coalición del Avivamiento, está concentrada en un avivamiento mundial, algo que la mayoría de los Cristianos podrían aprobar.  Esa puede que sea la razón por la cual muchos famosos líderes evangélicos que no están de acuerdo con la teología del Amilenialismo o cualquiera de sus ramas, han firmado el Manifiesto de la Coalición del Avivamiento.  Como puede esperarse, esta Coalición es sin lugar a dudas anti-profecía y anti-rapto.  Las doctrinas bíblicas de la Profecía y del Rapto no apoyan las agendas o las metas de los proponentes de la Coalición mencionada o de los Amilenialistas.

Aunque la influencia del Reconstruccionismo Cristiano y la Coalición de Avivamiento parece haber decaído en el mundo Cristiano y puede que hasta sean consideradas solamente como una tendencia pasajera, a mi parecer no estoy de acuerdo con este análisis.  Movimientos como Los Manifiestos Hijos de Dios, el Movimiento Pastoral, las enseñanzas de la Palabra y de la Fe, la iglesia Creciente, la iglesia Emergente, etc., puede que sea como olas en el océano, llegando a la playa y estrellándose en la arena descargando sus desechos.  Siendo así, lo que es depositado por las olas algunas veces se queda en la arena, mientras que otros escombros flotan al alta mar.  Eso es lo que sucede con las enseñanzas que no son bíblicas y con las tendencias falsas que han atraído e influenciado a un gran número de Cristianos a través de la historia.

Los Movimientos de los Manifiestos Hijos de Dios y el Dominio del Reino, entre otros, empezaron a surgir en Canadá en la década de los años 1940’s y se ha esparcido a través del Cristianismo particularmente entre los Pentecostales y entre los Carismáticos. Uno puede ver sus enseñanzas heréticas reflejadas en los supuestos avivamientos espirituales como la bendición de Toronto, el Avivamiento de Brownsville, los profetas de la ciudad de Kansas, la Casa Internacional de Oración y la Nueva Reforma Apostólica.

La influencia del Reconstruccionismo Cristiano y los conceptos de la Coalición del Avivamiento también están regresando y modestamente afectando al mundo Cristiano.  La institución “Enfoque en la Familia” ha producido una series apologéticas llamada ‘El Proyecto Verdad’ que está capturando las mentes y los corazones de jóvenes evangelistas a través del país.  Problemas existen es estas series ya que la doctrina que manifiestan son basadas en Amilenialismo y algunos de los principales maestros son Calvinistas.  El Reconstruccionismo nunca es mencionado; pero aún así, las enseñanzas centrales del Reconstruccionismo y de la Teonomía son evidentes.

Las Escrituras Bíblicas claramente rechazan el Amilenialismo.  La Biblia profetiza acerca del inminente rapto de la iglesia, la Gran Tribulación, la Segunda Venida, el Reino de Cristo por un milenio, la disolución de los actuales cielos y tierra y la creación de un nuevo cielo y una nueva tierra, y que todo esto va a ocurrir en el orden indicado.  Este escenario bíblico y profético no concuerda con el Amilenialismo o con el Posmilenialismo o cualquier otro atentado de traer o de acomodar el Reino de Dios.

El verdadero punto de vista espiritual es que los eventos bíblicos que se han mencionado van a tomar lugar y deben ser tomados en consideración cuando uno desarrolle o formule planes o agendas o ministerios.  No debemos esperar avivamiento mundial o una trasformación Cristiana Global, hasta que el reino del Milenio por Jesucristo ocurra, porque la Biblia declara que los últimos días serán caracterizados por una gran decepción espiritual en todo el mundo y una gran apostasía de parte de la iglesia.  ¿Significa eso entonces que debemos abandonar este mundo?  Por supuesto que no.  Pero no existen bases espirituales para creer que el mundo será o podrá ser transformado a través de la ley bíblica o por principios bíblicos.

Debe ser evidente que las creencia en la doctrina Amilenialismo tiene consecuencias prácticas para todo aquel quien vive esas doctrinas en su vida diaria.  Y de la misma manera también es verdad para aquellos que se llaman Premileanistas, que creen en el retorno de Jesucristo para empezar su reino literal de 1,000 años.

¿Qué dice la Biblia en lo que respecta al cumplimiento en la vida de uno de la escatología Premilenialista?   En primer lugar, la doctrina es caracterizada como la “esperanza bendita” del creyente:

“Mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran  Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13).

El verso 12 nos indica cómo nuestras vidas deben ser vividas esperando esa “bendita esperanza:

“Y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas.  Así podremos vivir en este mundo, con justicia, piedad y dominio propio.”

Juan, el apóstol amado, y probablemente el último de los apóstoles en ir con Jesús nos da la siguiente exhortación que él indudablemente la pudo vivir:

“Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como Él es.  Y todo aquel que tiene esta esperanza en Él, se purifica a sí mismo, así como Él es puro” ( 1 Juan3:2-3).

Jesús dijo: “El que me ama , obedecerá mi palabra” (Juan 13:23).  Y en Lucas 6:46, Jesús formuló la siguiente pregunta: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”  Necesitamos examinarnos nosotros mismos para confirmar si verdaderamente estamos en la “fe encomendada una vez por todas a los santos” (Judas 3).

El apóstol Pablo no solamente estaba dando ciertas sugerencias o instrucciones al joven Timoteo cuando él escribió:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.  Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.  Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo” (1 Timoteo 6:11-14).

Nuestras vidas necesitan reflejar lo que Pablo escribió refiriéndose a la venida de Jesucristo.  A lo cual Juan añade:

“… permaneced en Él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de Él avergonzados” (1 Juan 2:28).

El apóstol Pedro, por otra parte, no solamente finaliza estas enseñanzas sino que también menciona las dificultades que se avecinan y hace hincapié donde nuestros corazones tienen que estar, mientras esperamos por el evento que será más excitante que cualquiera de nosotros pueda imaginarse. Él declara:

“En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida  a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas” (1 Pedro 1:6-9).

Oremos y esperemos para que nuestra escatología bíblica se manifieste.

Un pensamiento en “¿Está usted mostrando su escatología?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s