Ellos Son Superados En Número

Tenemos Que Admitirlo – Ellos Son Superados En Número

Cada cristiano serio sabe que tiene un solo problema central: cómo obedecer la gran comisión. La responsabilidad que Dios dio a Adán fue manejar el planeta. Desafortunadamente, él fracasó con esta tarea.

Cristo nos dio una responsabilidad mucho más simple: testificar a todos que podamos y hacer discípulos de los que responden. Él dijo que íbamos a ser superados en número, pero que hiciéramos lo mejor que podamos.

La mayoría de los profesores de evangelismo dicen que la mejor forma es sentarnos y tener un largo “diálogo” con cada uno. Tome tiempo y sea su amigo, involúcrese en su vida, juegue su deporte favorito con él, alimente su perro cuando está de vacaciones, y finalmente ganará el derecho de presentar el evangelio. Si él acepta, las ángeles se gozarán por este alma. ¿Pero qué pasa con los otros 100,000 personas que van al infierno cada día sin escuchar el evangelio? ¿Los debemos ignorar si hay una forma de implantar un testigo simple del evangelio en su vida?

Jack Chick dice: “¡NO!” Hace cincuenta años, como un cristiano nuevo, él sintió la carga de este asunto más importante. Él sabía de su trabajo como un dibujante probado que hay una forma poderosa de llamar la atención de las personas: dibujos (comics/historietas). Su entrenamiento en teatro le había preparado en cuanto a contar historias. Él vio que nadie puede resistir una buena historia contada en forma de dibujos. Hoy en día, hay testimonios numerosos en los archivos de Chick Publications de suicidios que fueron evitados, drogadictos liberados, familias y vidas que fueron restauradas después de leer una presentación clara del evangelio en un tratado Chick.

Los creyentes de la Biblia que son realmente serios quieren testificar a “toda criatura.” Pero hay demasiado criaturas. Si cada uno de nosotros fuésemos ricos y no tuviésemos que trabajar por un salario, todavía no tendríamos tiempo suficiente para testificar a todos. “Bueno,” puedes decir, “la mayoría de ellos no quieren escuchar el evangelio.” Esta es solamente una excusa para ignorar el problema y no resolverlo. Todavía nos es obligado compartir nuestro testimonio.

Forzara a las personas a hacer una decisión para Cristo no es nuestra responsabilidad. Nosotros solo tenemos que entregar el mensaje. Es posible que la persona hará una decisión instantánea a favor o en contra del evangelio pero simplemente por entregar el mensaje nosotros hemos cumplido nuestra responsabilidad: ser un testigo que les trae al punto de hacer esta decisión.

Con los tratados Chick, no tiene que preocuparse de las personas que rechazan un tratado. Esto pasa, pero no es común. La mayoría los ama. Ello dicen, “¡Gracias!” y la mejor parte los leen. Y si les gusta o no, ellos reciben el mensaje del evangelio.

A veces son convencidos, y en ocasiones se enojan porque habían tenido éxito en no pensar en Dios hasta que alguien de repente se lo llevó. Quizás somos superados en número, pero con los tratados podamos entregar el evangelio a más de ellos. Si sembramos más semillas, Dios puede dar una cosecha más grande.

Lea tratados en línea, ¡GRATIS!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s