Luchar según la operación interior de Cristo

Luchar según la operación interior de Cristo

 

~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~

Colosenses 1:28- 29 A quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo a todo hombre; para lo cual también trabajo, luchando según la operación de Él, la cual actúa en mí con poder.

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~

En el versículo 29, Pablo agrega: “Para lo cual también trabajo, luchando según la operación de Él, la cual actúa en mí con poder”. Las palabras “para lo cual” se refieren al hecho de presentar perfecto en Cristo a todo hombre. Con este fin, Pablo trabajaba, luchaba y combatía. No obstante, su lucha era según la operación de Cristo en él. ¡Aleluya, el Cristo que mora en nosotros está ahora operando en nuestro interior! Al operar en nosotros, Él nos infunde Su vigor. Mientras Él nos vigoriza interiormente, nosotros debemos laborar en cooperación con Su operación.

La operación de Cristo actúa con poder. La palabra griega traducida “poder” es la misma palabra de donde proviene el vocablo “dínamo”. Sin lugar a dudas, este poder se refiere al poder de la vida de resurrección (Fil. 3:10), el cual operó en el apóstol y también opera en todos los creyentes (Ef. 1:19; 3:7, 20). Por medio de este poder interior de vida, Cristo opera en nosotros. Este poder difiere del poder creador de Dios. El poder creador de Dios produce las cosas materiales que están a nuestro alrededor, mientras que Su poder de resurrección realiza en nuestro interior los asuntos espirituales para la iglesia. Era conforme al poder de resurrección que Pablo trabajaba, luchaba y combatía. Mediante la operación de este poder, él podía llevar a cabo su ministerio y presentar perfecto en Cristo a cada santo.

Quizás algunos piensan que orar es la manera de presentar perfectos en Cristo a los demás. Sin embargo, es posible tener una comprensión supersticiosa de la oración. Por ejemplo, supongamos que alguien piensa que se deben preparar las comidas con oración y que no necesitamos ir de compras ni cocinar. Este concepto es supersticioso. Por tanto, al presentar perfectos en Cristo a otros, debemos seguir el principio establecido en Génesis 2: el hombre labra la tierra, y Dios manda la lluvia (v. 5). Por un lado, debemos labrar la tierra; y por otro, sólo Dios puede mandar la lluvia. Mientras confiamos en Dios y le pedimos la lluvia, debemos ser fieles en nuestra responsabilidad de labrar la tierra. Esto significa que debemos cumplir el principio ordenado por Dios. Si sólo dependemos de nuestro trabajo, y no confiamos en que el Señor mandará la lluvia, erramos. Asimismo nos equivocamos si sólo le pedimos al Señor que haga llover sin antes cumplir con nuestra responsabilidad de labrar la tierra. Si aplicamos este principio al asunto de presentar perfecto en Cristo a todo hombre, veremos que no sólo necesitamos orar, sino también laborar según la operación de Cristo.

(c) 2010 Living Stream Ministry.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s